Clic Para Compartir

Experimento democrático y resaca política

En la sección Política por el 1 septiembre 2009 a las 6:34 am

La maestra Teresa Ulloa, instructora del Diplomado online “Acceso a la justicia y trata de personas para la explotación sexual”, que se impartirá desde el  6 de julio, apunta que los daños físicos a los que se exponen niñas y mujeres pueden ser muy graves, tales como, desnutrición, lesiones físicas, enfermedades de transmisión sexual e incluso otras derivadas del estrés y los nervios, como colitis y dermatitis.
“Además del daño social, la pérdida de identidad y de sus lazos familiares, se aúna la interrupción de los estudios y de su proyecto de vida. Por si fuera poco, existe un severo daño psicológico, que deriva en intentos recurrentes de suicidio, la presencia de la automutilación, el rechazo del propio cuerpo, la incapacidad para manejar la culpa, estrés postraumático y en algunos casos personalidad bipolar” subraya la experta de la Dirección de Educación Continua.
En el caso de las niñas que son obligadas a prostituirse, generalmente terminan siendo adictas a drogas como la piedra de cocaína, lo que permite a sus captores mantenerlas bajo su yugo. Teresa Ulloa comenta que entre las tácticas de reclutamiento más socorridas se encuentran el engaño, el rapto y la seducción: “Se les ofrecen sueldos y oportunidades laborales que serían inalcanzables para ellas en México, tras lo que los tratantes les quitan el pasaporte y las comprometen a pagar su deuda por el traslado a su nueva residencia”. En el caso de la estrategia de la seducción, cada vez es más común que los futuros captores no sólo enamoren a la chica, sino que, la embarazan y se casan con ella, haciendo creer a la familia que la unión será normal, lo cual no despierta sospechas sobre el posterior traslado de la hija de familia a otra entidad o país.

Para informes sobre el curso “Acceso a la Justicia y Trata de personas para la Explotación Sexual”, favor de comunicarse con:

Lic.  Abraham Valverde
Tel. 5950 4000 Ext. 7160 ec.online@uia.mx

Tags:

Deja un comentario