Clic Para Compartir

El difícil reto de ganarle al PRI

En la sección Política por el 5 junio 2010 a las 3:09 pm

El proceso electoral del próximo 4 de julio comienza a recorrer un camino conocido. Las esperanzas de la oposición, que llegaron a su cúspide en los primeros meses del año, chocan contra la realidad de un PRI fuerte y organizado que no quiere ceder un milímetro de poder.
Algunos políticos opositores se desaniman cuando realizan un análisis profundo de su situación electoral. Saben, por ejemplo, que todas las argucias políticas del PRI para debilitar a sus rivales, a priori, han resultado. Los partidos opositores van divididos, están infiltrados, y muchos de sus supuestos candidatos son al fin personajes políticos vinculados al PRI, que serán, más temprano que tarde, funcionales al tricolor.
Ese escenario, sumado al destino electoral casi seguro en algunos municipios que parece imposible quitarle al tricolor, dan a entender que la elección del 4 de julio es una prueba demasiado difícil para la oposición.
Sin embargo, actores de la oposición siguen pensando que no se debe dar una batalla por perdida bajo ninguna circunstancia. Las campañas políticas son, casi por definición, un enigma. Hay demasiados ejemplos de “triunfos seguros” que se dieron vuelta a última hora, como para que nadie, de un lado u otro del espectro político, pueda dormir tranquilo hasta el 5 de julio.
Más allá de esa situación de incertidumbre, lo cierto es que de acuerdo a las diversas encuestas y cálculos electorales de los partidos, el PRI va por elecciones muy favorables en Othon P. Blanco (Carlos Mario Villanueva) Cozumel (Aurelio Joaquín González) Tulum (Edith Mendoza) José María Morelos (Froylan Sosa) y Solidaridad.
Este último municipio tiene la particularidad de que la candidatura opositora de Marciano Toledo tiene fuertes vínculos con el propio PRI, y hasta una posible victoria suya no desagradaría del todo a los tricolores.
En una reciente entrevista publicada en Luces del Siglo, Marciano Toledo (el candidato de la oposición, recuérdese) dijo que el gobierno de Félix González en el estado, y el de Román Quian Alcocer, en Solidaridad, eran excelentes, y no había nada que cambiar. Su estrategia sería, entonces, ganar con los votos del PRI y no con los de la oposición, que está muy lejos del tricolor en ese municipio. Nada diferente puede esperarse de un gobierno con esas bases.
En los otros municipios del estado podría haber enfrentamientos mas complejos, aunque no necesariamente perdedores para el PRI. Estos son:  Felipe Carrillo Puerto, donde ya ha ganado el PRD hace pocos años ( y que dejara saldos lamentables en contra de la ciudadania desgraciadamente); Lázaro Cárdenas, con la candidatura de una mujer  (Trinidad García) y un buen acuerdo electoral entre PAN y PRD; Isla Mujeres, donde gobierna el PAN, pero tiene un duro desafío para mantener la alcaldía con la candidatura verde-priísta de Antonio Coronado, y Cancún, que es una situación con aspectos claramente particulares.
La importancia fundamental de Benito Juárez, por supuesto, tiene que ver con su tamaño electoral. En ese municipio se concentra la mitad de los electores del estado, y su gobierno es de oposición. Pero esa elección se divide en dos elecciones muy diferentes entre sí; la elección municipal y la estatal, lo que le da un aspecto a tomar muy en cuenta.
En la elección municipal, la candidatura de Julián Ricalde tiene el respaldo de toda la oposición. PRD, PT, Convergencia y PAN se unieron a esa causa, que incluye, por supuesto, el apoyo de la candidata a la gubernatura por el blanquiazul, Alicia Ricalde (hasta el cierre de este artículo, esa candidatura seguía en pie) que además es su hermana.
Ese gran cruce de apoyos, que haría lógico un triunfo indiscutible, en realidad no logra dar esa certeza. Los votos de Benito Juárez, al fin, son fundamentalmente de Gregorio Sánchez, y su relación con el candidato de la oposición a la alcaldía nunca ha sido la mejor. Nadie descuenta una mayúscula sorpresa en las urnas, surgida de esa trunca amistad y la eterna desconfianza mutuas.
La situación de la elección estatal que se dirimirá en Cancún es diferente. En ese contexto, Gregorio Sánchez sabe que tiene una gran cantidad de votos propios el municipio, y hará que éstos sean sus fortalezas para pelear por la gubernatura del estado.
En el búnker del candidato aseguran que arañarán los 100 mil votos sólo en esta demarcación y su zona de influencia, y eso será suficiente para pelear de igual a igual la elección con el priísta Roberto Borge. Más allá de esos números, sin embargo, entienden claramente el grado de dificultad que tiene quitarle el gobierno a un partido que nunca ha dejado de gobernar, y tiene estructuras políticas y electorales muy bien provistas de dinero y disciplina para enfrentar ese reto.
Pero si el tema de las elecciones municipales es preocupante para la oposición, mas lo es el próximo Congreso.
El PAN designó como diputados plurinominales (acaso los únicos que logre imponer) a viejos conocidos o simpatizantes del PRI. Los tres primeros lugares de esa lista los cubren Yolanda Garmendia, Patricia Sánchez (ex empleada del gobierno estatal) feminas que no presisamente se distinguieron por un buen trabajo en favor ni del genero ni de su partido, y Jorge Martín Angulo. Cualquiera que llegue será, en el mejor de los casos, un diputado afín a quien gane la elección, aunque se trate del PRI.
Con ese escenario, al cual se debe sumar la probable llegada al Congreso del convergente  Rubén Darío Rodríguez, fuertemente vinculado a Gabriel Mendicuti, coordinador de campaña del candidato del PRI, y la siempre vigente negociación en Benito Juárez, que podría derivar en un triunfo de Julián Ricalde a cambio de tres o cuatro distritos electorales de Cancún para sus adversarios, es casi un hecho que la próxima Legislatura estará nuevamente dominada por el tricolor.
Así vistas las cosas, la situación de la oposición depende casi exclusivamente de que Gregorio Sánchez logre la hazaña de ganarle al PRI. Y aun así, una parte sustancial de los partidos opositores seguirá transitando su sueño de parecerse cada vez más al viejo dinosaurio, que siempre está ahí.

Tags:

Deja un comentario