Clic Para Compartir

AÑO NUEVO

En la sección Reportaje por el 2 enero 2011 a las 8:33 am

¿Cómo será este año?, ¿Qué nuevas experiencias viviré? ¿Qué cambios se presentarán en mi vida?… Estás y muchísimas más preguntas se aglutinaron en mi mente al pensar en el 2011; un año que, supongo y espero, traerá grandes cambios a mi vida y a mi entorno, muchas cosas dejarán de ser como las estoy viviendo en este momento, sin embargo, espero sean de lo mejor.
Es muy complicado escribir sobre algo que no se ha vivido y, mientras lo intentaba, fui recordando cómo me había sentido cada inicio de año desde que ingrese a mis dos últimos semestres de la normal (en Bacalar y eso ya hace alguno ayeres), los recuerdos fueron algo aterradores y perturbadores, bueno en realidad no eran lo que esperaba, pero creo que exagero al darles el mote de “perturbadores y aterradores”.
Cada año que comenzaba, esperaba que fuera el mejor de los años de mi vida, el que marcara todo lo que tenía y fuera inolvidable. Es decir, ponía todas mis esperanzas en ese año y en lo que la vida me pudiera deparar, como si el simple hecho de desear las cosas me permitiera alcanzar lo añorado.
También me di cuenta que, cada año, pensaba en no cometer los mismos errores de años anteriores y hacer casi perfecta mi vida; sin embargo, al parecer sufro de algún tipo de alteración en mis procesos cognitivos y afectivos, eso o carezco de memoria ya que, no solo repetía muchos de los errores que cometía los años anteriores, sino que los renovaba y agregaba nuevos para tener un repertorio más amplio. Es decir, cada año que comenzaba parecía que cometía más errores que en años anteriores.
Otra de las cosas que vino a mi mente mientras hacia el ejercicio mental de recordar mis inicios de año, fue el hecho de que siempre deseaba que la vida a lado de mis amigos no cambiara, inclusive me inventaba historias en las que vivíamos felices y contentos mientras nuestros hijos correteaban por los jardines de nuestras casas y nosotros degustábamos grandes y deliciosas raciones de comidas y bebidas en un domingo cualquiera. ¡¡¡Ah!!! Como soñaba con mantener siempre cerca a las amistades, sin embargo, conforme trascurría el año, me daba cuenta que eso era casi imposible si, además, se pretendía cambiar de aires laborales o educativos.
Pude recordar cómo cada inicio de año hacia una lista interminable de objetivos que no podían ser eliminados por nada del mundo, que debía cumplirse a como diera lugar y costara lo que costara, que eran la prioridad y por lo tanto, no importaba lo que se dejará a un lado o lo que tuviera que ser sacrificado. Hoy me doy cuenta que algunas cosas no eran tan prioritarias, sin embargo, fueron decisiones ya y hoy solo me general sonrisas al recordar que tipo de prioridades tenía en mi vida.
Después de ese ejercicio mental que me permitió recordar, también,algunas cosas que no mencionare debido a que es una revista de tipo familiar, pude sonreír y escribir algunas cosas sobre lo que espero para este 2011 y que a continuación comparto con ustedes queridos lectores:
-Me gustaría contar con vida y salud suficiente para ver el fin de año, después de todo, conforme pasa el tiempo más me doy cuenta que en cualquier momento se acaba. Sin salud es más difícil disfrutar de las maravillas de la vida.
-Compartir con la familia momentos que sean importantes, se que será difícil que sean muchos debido a la distancia física que nos separa, pero al menos aprovechar las nuevas tecnologías para este deseo.
-Me gustaría realizarme en los aspectos personales en los que aun no he incursionado, en esos en los que se requiere compartir mucho más que un espacio físico con otra persona.
-Quisiera seguir rodeado de la gente maravillosa que hoy me rodea, sin embargo, si por alguna razón no lo puedo hacer, quisiera saber que las disfrute y ellas disfrutaron lo mejor.
-Contar con un empleo que me permita vivir adecuadamente (y si es posible holgadamente), y disfrutar lo que hago, tratar de no quejarme, después de todo debo estar agradecido de que tengo un empleo y que lo puedo desempeñar.
-Contar con la paciencia, la inteligencia y la humildad para aceptar y disfrutar todo lo que se dé y lo que, por alguna razón, no se logre dar.
Estas son algunas de las cosas que vinieron a mi mente mientras pensaba en este nuevo año que comienza, este año que nos brinda una nueva oportunidad para hacer cosas que no hicimos o que creímos que no hicimos de la mejor manera.Aprovechemos este 2011 y ¡FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!… ahora, a vivir.

Dr. Eduardo Ariel Herrera Avila

Tags:

Deja un comentario