Clic Para Compartir

SIN TETAS NO HAY PARAISO

En la sección Reseñas por el 29 julio 2011 a las 3:49 pm

de Gustavo Bolivar Moreno

A los trece años, Catalina se dio cuen- ta de que la prosperidad de las niñas de su barrio dependía del tamaño de sus tetas.

Quienes las tenían pequeñas, como ella, habían de resignarse a vivir en medio de las necesidades y a trabajar como meseras en algún restaurante mediocre. Por su parte, quienes tenían las tetas grandes, como Jessica o Pao- la, se paseaban por la vida en lujosas camionetas, presumiendo su existen- cia y haciendo que las otras chicas agonizaran de envidia.

Fue por esto que Catalina se propuso, como única meta en la vida, conseguir, a como diera lugar, el dinero necesario para implantarse un par de tetas de silicona que no cupieran en las manos abiertas de ningún hombre. Pero nunca pensó que, contrario a lo que ella creía, sus prótesis no serian el cielo de su feli- cidad ni el instrumento de su enrique- cimiento sino su tragedia personal y su infierno mas intimo.

Poco a poco, Catalina ira cayendo en el sórdido y peligroso mundo del narco- traficante, el crimen y la prostitución, sumergiéndose en el ambiente de los capos, la venta del cuerpo y las cons- tantes y dolorosas cirugías de busto. Consiente de su propia degradación, Catalina tomara una serie de decisio- nes que desencadenaran en un final sorprendente que reta al pasaje bíblico en el que Jesucristo crucificado promete al pecador su inminente encuentro en el paraíso.

Screen shot 2011-07-29 at 6.52.36

Tags:

Deja un comentario