Clic Para Compartir

Zona Maya: Fallece bebé por negligencia médica

En la sección Salud por el 1 marzo 2018 a las 8:25 am

POR ESTO

FELIPE CARRILLO PUERTO, 28 de febrero.- Una posible negligencia médica en el Hospital General de esta ciudad causó luto familiar, cuando una seí±ora acudió al nosocomio con trabajos de parto, pero por la falta de un ginecólogo, le hicieron dar vueltas; cuando en un principio se sabí­a que el producto no estaba en condiciones para nacer mediante parto normal, y no se le practicó una cesárea y cuando los médicos vieron lo complejo del asunto, enviaron a la paciente a la ciudad de Chetumal, pero en el trayecto el bebé perdió la vida en el vientre materno y hoy está siendo velado en el domicilio de los padres ubicado en la colonia Lázaro Cárdenas y posteriormente, trasladado al cementerio municipal para su eterno descanso.
Los hechos pudieran quedar impunes dada la desconfianza que se tiene hacia las instancias de impartición de justicia; son del mismo sistema, seí±ala Don Rafael Tuz Can, ”lo denuncio públicamente para que la gente tome sus precauciones cuando acuda al Hospital General».
De acuerdo a la información dada a conocer por el seí±or Rafael Tuz Can, originario de la comunidad indí­gena de Filomeno Mata y con domicilio actual en la calle 67 entre 44 y 46 de la colonia Lázaro Cárdenas, describió el viacrucis que tuvo que pasar su esposa y su bebé que finalmente falleció por presunta negligencia médica en el Hospital General de esta ciudad.
Don Rafael, con un nudo en la garganta y con los ojos llorosos, platicó a Por Esto! Quintana Roo, lo que sucedió en el Hospital General de esta ciudad, cuando el pasado lunes, mi esposa Paulina tení­a una cita con el ginecólogo del Hospital General por cuestiones de su embarazo, y cuando llegamos nos informaron de que no iba a estar el doctor, y la enfermera nos refirió que hasta el próximo viernes llegarí­a el doctor, además, preguntó la posible fecha en que nacerí­a el bebé, y le dijimos que tentativamente el próximo 7 de marzo.
Por lo que, nos entregó una nueva cita para el próximo miércoles, es decir para ayer, pero los trabajos de parto se adelantaron, por lo que la madrugada para amanecer el martes, mi esposa se sintió mal y la tuve que llevar de inmediato al hospital general de esta ciudad y cuando llegamos solo nos atendió una enfermera y nos dijo que todaví­a faltaba por nacer y nos pidió un ultrasonido y que regresáramos con la luz del dí­a. En eso se supo que él bebé no estaba en posición para nacer, sino se encontraba sentado, por lo que se le tení­a que practicar a la madre una cesarí­a.
Agregó que luego de hora y media que me quite del hospital, estando en casa, a mi esposa se le rompió la fuente, y tuvo que retornar al hospital y la misma persona nos volvió a atender y la checaron y nos dijeron que estaba bien, y le empezaron a marcar al ginecólogo para que acudiera, pero nunca llegó, de ahí­ me mandaron a comprar paí±ales y otras cosas que necesitarí­a el bebé y la mamá. Por lo que al acudir a realizar esas compras, a la farmacia, al regresar me llevé la sorpresa que ya habí­an trasladado a mi esposa a la ciudad de Chetumal, al Hospital Materno Infantil, sin que me notificaran nada.
Siguió diciendo el afligido padre de familia, como pude me trasladé a la ciudad de Chetumal, y al llegar al hospital donde supuestamente habí­an trasladado a mi esposa, al preguntar los responsables de dicho lugar, no me supieron decir nada de mi esposa y me dijeron que acudiera a preguntar al Hospital General de la capital del estado, y que al llegar me refirieron que habí­an un reporte que la iban a llevar ahí­, pero que nunca llegó, y después me dijeron que fue ingresada a la clí­nica de salud de la ciudad de Bacalar.
Ante esto, me trasladé a Bacalar, y al llegar a la clí­nica me informaron que el bebé no se pudo salvar, ya que habí­a fallecido, al parecer se asfixió en el vientre, al quedar mucho tiempo y no realizarse la cesárea, ya que sabí­an perfectamente que el bebé se encontraba en una mala posición, era necesario esa cirugí­a, pero nunca se hizo, ya que el factor tiempo era primordial para la vida de mi hija que estaba a punto de nacer, pero por la negligencia de los médicos, este ser ya no vio la luz del dí­a. Mi esposa también estuvo en peligro su vida, por lo que ahora se encuentra internada en la clí­nica del Bacalar.
Rafael Tuz Can, dijo que es lamentable e indignante lo sucedido, con la muerte de mi bebé, a quien habí­amos acordado con mi esposa de llamarla Luz Marí­a, pero desgraciadamente este ser, no pudo ver la luz, por la negligencia de los médicos no le dieron la oportunidad de vivir. Es por eso que le estoy haciendo un llamado al gobierno para que se preocupe por la salud de la gente, por las personas que menos tienen, no es justo que personas como nosotros nos nieguen esta oportunidad de recibir una atención digna.
Visiblemente molesto e indignado don Rafael, mencionó que ”estoy haciendo esta denuncia pública, para que la gente sepa qué tipo de servicios tenemos en el Hospital General, donde dejan morir a las personas, y no hago la denuncia penal, porque sé que no me harán justicia, estas personas pertenecen al mismo sistema de gobierno, siempre habrá impunidad. Ahí­ está el caso, si alguna instancia quiera tomar el caso, lo pueden hacer.
Luego de un breve sepelio, en el humilde domicilio de don Rafael, los familiares procedieron a trasladar el pequeí±o cuerpo que se encontraba en un féretro blanco, al cementerio municipal ubicado en la colonia Rafael E. Melgar, para el eterno descanso de la nií±a Luz Marí­a; mientras que su madre sigue convaleciendo en el hospital de Bacalar.

Deja un comentario