Clic Para Compartir

Organización indí­gena maya de Quintana Roo copada por intereses polí­ticos y económicos

En la sección Cultura por el 6 abril 2019 a las 8:22 am

**Ley del Derecho Positivo se sobrepuso  a la cultura y justicia indí­genas

**El bastón de mando entregado a López Obrador detonó la crisis

**Centro ceremonial de la Cruz Parlante un proyecto de la clase polí­tica

Graciela Machuca Martí­nez

Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo — La intromisión de instancias gubernamentales, grupos polí­ticos y económicos en la organización interna de los pueblos mayas de Quintana Roo quedó en evidencia en los últimos meses, la ventana que mostró esta realidad fue la degradación a soldado raso del general del centro ceremonial de la Cruz Parlante, ubicado  este municipio, José Isabel Salub Cimá.

A pesar de que el cargo de general de un centro ceremonial maya es vitalicio, de acuerdo a  sus usos y costumbres, a Salub Cimá también lo destituyeron como presidente del Gran Consejo Maya, una figura creada por la Ley de Derechos, Cultura y Organización Indí­gena del Estado de Quintana Roo, publicada en el periódico oficial el 31 de julio de 1998, durante la administración del gobernador Mario Villanueva Madrid.

Las diferencias entre los integrantes del Gran Consejo Maya se hicieron evidentes desde hace más de dos aí±os, pero el asuntó que detonó la ruptura fue el hecho de que el entonces general Salub Cimá, fue invitado a entregar un bastón de mando al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, a nombre de los pueblos originarios de México, el primero de diciembre de 2018, en el Zócalo de la Ciudad de México, luego de tomar posesión ante el Congreso de la Unión. 

El general maya del centro ceremonial de Chancah Vercruz,  Gabino Cruz Yeh, y quien también se desempeí±a como secretario del Gran Consejo Maya, declaró en entrevista Maya sin Fronteras que ignora la razón por la que Salub Cimá  fue degradado de general a soldado raso en el centro ceremonial de la Cruz Parlante, ”ya que todos los centros ceremoniales somos autónomos y nadie se puede meter en las decisiones que tomen  su interior».

Sin embargo, reconoce que sí­ se metió en el proceso de destitución de José Isbel Salub Cimá, organización indí­gena en la cual se desempeí±a como secretario desde hace más de dos aí±os, cuando fue electo también, como presidente, el ahora destituido.

”Donde me metí­ yo es para cambiar al presidente del Gran Consejo, eso sí­, es lógico, tenemos que hacerlo, allí­ es de todos, los centros ceremoniales, pero no de lo que pasa en la Cruz Parlante. Yo por ejemplo, si tengo problemas acá (Chancah) yo solo lo tengo que solucionar, es autónomo, todos son autónomos», detalló durante la entrevista.

Al preguntarle sobre la razón que motivó la destitución del general Salub Cimá como presidente del Gran Consejo Maya, tocó el tema del bastón de mando indí­gena que entregó a López Obrador: ”también dicen del bastón que lo llevó allá,  yo no lo conozco, cuando era presidente del Gran Consejo deberí­a de juntarnos, antes sí­ nos juntaba, oye, tenemos que poner su ropa del gobernador, esto o esto, ¿están de acuerdo?, sí­. Pero eso, solo agarró y se va, solito se fue».

El bastón de mando que recibió López Obrador, una de las causas

–¿Entonces, ese fue el problema?

–Pues no tanto, lo que pasa es que tení­a problemas en su centro, eso no sé, desde antes. Pero eso cuando fue allá, pues, ya, hasta me preguntaron los demás sacerdotes, dignatarios, ¿oye qué está pasando?, llevó bastón, quién lo autorizó, sí­ a mí­ me lo preguntan, no lo conozco, el bastón. 

La destitución de Salub Cimá como presidente del Gran Consejo Maya se dio el 23 de enero de 2019 y fue hasta el 11 de febrero siguiente, cuando el nuevo presidente, Simón Caamal  Coh y Gabino Cruz Yeh, quien fue ratificado como secretario, convocaron  conferencia de prensa para anunciar la nueva conformación del Gran Consejo Maya.

Caamal Coh, desempeí±a el cargo de sargento en el centro ceremonial de Chumpón, mientras que Cruz Yeh, es general del centro ceremonial de Chancah desde el aí±o de 2016, cuando fue nombro luego de la muerte de su padre, quien desempeí±aba tal cargo.

Durante ese encuentro con representantes de medios de comunicación se dijo, entre otras cosas que el cambio de los directivos del Gran Consejo se dieron porque ”los jerarcas mayas ya están cansados, les perjudica la edad, y le toca a los jóvenes llevar los destinos de este consejo».

La asamblea en la que destituyeron a Salub Cimá se realizó en la ciudad de Tulum. Se le seí±aló de ”no respetar los acuerdos del Gran Consejo Maya, en diversas ocasiones, se toma acuerdos por el gran consejo y esta persona de manera integral rompe lo dicho en los acuerdos tomados; realiza reuniones en comunidades bajo la cobertura de otros Centros Ceremoniales Mayas, comentarios inapropiados en contra de sus demás compaí±eros dignatarios mayas».

A Eduardo Beh Hoy se le nombró como tesorero, mientras que como integrantes del consejo de vigilancia se designó  a Placido Balam Noh, Cornelio Puc Jiménez, Eulalio Can Chi y Esteban Caamal Dzul.

Cruz Yeh, cuando se conoció la degradación de Salub Cimá de general del centro ceremonial de la Cruz Parlante a soldado raso, declaró a la prensa que procederí­a la destitución de Salub Cimá como  presidente del Gran Consejo Maya, ya que sus estatutos seí±alan que el presidente debe ser un general de cualquiera de los centros ceremoniales, pero el nuevo presidente, solo tiene el grado de sargento en el centro ceremonial de Chumpón.

Se busca que leyes sobre asuntos  indí­genas se conozcan

Cruz Yeh reconoció que la Ley de Derechos, Cultura y Organización Indí­gena y la de Justicia Indí­gena ”hay muchos que no lo conocen, pero yo más o menos,yo también ya estoy en eso, porque es lo que hemos visto, hay muchas personas de las comunidades que no saben que es la ley indí­gena. Entonces esta vez ya pudimos platicarlo con los jurí­dicos para que nos expliquen y creo que va a haber una plática acá, en cada centro ceremonial, en las comunidades,para que nos expliquen cómo sus derechos de cada indí­gena».

–¿Con quién estás viendo eso?

–Con Inmaya, con el instituto, porque la maestra Delta está trabajando mucho, igual que el gobernador, también está trabajando mucho también en frente del gobierno, la maestra Delta también, y el Inmaya también está dando trabajo, a los centros ceremoniales, no solo a los centros, también a las comunidades, eso abandera a todos. 

Los dignatarios mayas son autónomos y se les debe respeto: Delta Moo

La directora del Instituto para el Desarrollo de los Pueblos Mayas de Quintana Roo, Delta Moo Arriaga, se deslindó de los seí±alamientos que hay en su contra sobre su presunta participación en el proceso de destitución del general José Isabel Salub Cimá como presidente del Gran Consejo Maya.

En entrevista, ví­a telefónica, con Maya sin Fronteras, al referirse al cambio de Don Isabel, consideró que ”ellos son los que lo hicieron, nosotros como autoridades no podemos meternos allí­, porque ellos son autónomos, ellos tení­an un A.C. del Centro Ceremonial y yo creo que eso que hicieron, cambiaron a Don Isabel, porque están haciendo el Consejo».

Explicó que el Gran Consejo Maya vení­a funcionando como una asociación civil, pero la Ley de Derechos, Cultura y Organización del Estado de Quintana Roo no habla de que este Consejo debe ser una A.C., solo se refiere al Gran Consejo Maya.

La fracción IV del Artí­culo 4 de la referida ley dice que el  ”Gran Consejo Maya: Es el órgano máximo de representación de los indí­genas mayas del Estado, integrado por los dignatarios mayas representantes de los Centros Ceremoniales».

”Desconozco la verdad, él porque lo hayan hecho, ellos son muy autónomos, ellos se manejan solos, nosotros solamente estamos para apoyarlos, apoyarlos en lo que ellos necesiten en caso de una enfermedad, de alguna gravedad, hospitalización, medicamente, ataúd y sus apoyos que les dan cada dos meses», dijo la servidora pública. 

Detalló que además de los múltiples servicios que se le otorgan a la población indí­gena de Quintana Roo desde el Inmaya, se ha realizado diversos trabajos de remodelación y rehabilitación ”de nuestros centros ceremoniales que están en nuestro cargo». 

Sobre el caso de Don José Isabel dijo: ”yo no tengo ningún problema con él, el seí±or se alejó del Instituto, el porqué no lo sabemos, las puertas están abiertas para él».

Detalló un serie de beneficios que se le dieron personalmente  a él como a su familia, como recursos para la reparación de su automóvil, ”inclusive para el mes de enero, su nieto se fue  Filipinas, porque sacó una visa para estudiar allá y no se quedó el muchacho y no tení­a para regresar y empezaron  a pedir apoyos por todos lados y no se le dio, se acercó a mí­, al Instituto y yo con gusto le dio el vuelo, de allí­ para  Cancún y sí­ hemos apoyado mucho a Don Isabel».

A don Isabel lo querí­an cambiar desde hace un aí±o

–Sin embargo, la seí±alan algunas voces a usted como la que estuvo dando vueltas y estuvo dándoles a firmar para que destituyeran a don José Isabel.

–Eso comentan, yo en ningún momento he hecho eso y yo quiero decirte, que ante dios jamás llevé ningún documento para que destituyeran al seí±or, al seí±or lo conozco desde mucho tiempo, lo respeto, es una gran persona para mí­. Desde hace muchos aí±os conozco  a don Isabel, no lo acabo de conocer, y lo respeto, lo que si te puedo decir que el aí±o pasado, estuvieron a punto de cambiarlo y el recurrió, él hacia mí­ y yo le dije, hablé a los demás y les dije, mira, saben qué no lo hagan por esta razón, porque yo acabo de entrar no quiero problemas, no quiero esto, porque siempre la prensa me va a seí±alar a mí­, porque piensan que yo soy la que los manda, no es así­, ellos son muy independientes, son muy autónomos, sus reuniones que hacen yo no puedo ir, porque yo soy una funcionaria pública, no lo debo de hacer, porque ellos son autónomos. Documentos si los tengo, tengo copias en la oficina, que ellos me traen, donde ellos, cuando yo entré, donde ellos me presentan un documento  donde está el Gran Consejo Maya, pero no es un Gran Consejo Maya, eso si te lo puedo decir y te puedo mostrar la documentación cundo gustes en la oficina, es una A.C. qué les hicieron en ese entonces, yo desconozco, quien lo hizo, ellos deben saber quién hizo ese documento.

Recordó que desde el inició de su encargo al frente del Inmaya les comentó: ”no se estén peleando porque ustedes están mal y dijeron ellos, pues no, lo vamos a componer y ustedes lo van a componer, ustedes saben que es lo que tienen que hacer, yo no puedo entrar en eso, porque yo soy una funcionaria, y no estoy para apoyarlos, en lo que haga una institución o un cambio que hagan, no puedo meter las manos, absolutamente no puedo meter las manos».

Invitó a los dignatarios  que se unan, ”yo creo que Quintana Roo necesita una unión para servirnos mejor. Yo creo que no deben politizarlos porque son personas que merecen respeto, yo los respeto mucho, don Isabel lo sabe, todo lo que me ha pedido se le ha dado, por respeto al seí±or, porque es una persona que merece respeto como todos merecen respeto. Yo a nadie discrimino, las puertas a del instituto Inmaya están abiertas para los que quieran ir allí­ a saludar y  pedir apoyo».

La ley permite la participación polí­tica de los indí­genas

Petronilo Ukan Chi, enlace con dignatarios mayas en el municipio de Felpe Carrillo Puerto, considera que la llamada ley indí­gena ”tiene muchos beneficios a las comunidades indí­genas en el aspecto social, también en el aspecto polí­tico, porque también cómo indí­genas tienen derecho a la participación polí­tica, yo creo que aquí­, lo único que no se ha dado es la oportunidad a la gente indí­gena para que participe, en todos los sentidos, en la vida social, en la vida polí­tica, vida laboral, inclusive, muchas veces, aunque tu tuvieras una formación académica, te limitan por el simple hecho de ser indí­gena».

Advirtió que autoridades incurren en discriminación cuando ”no permiten que nosotros cómo indí­genas tuviésemos un trabajo digno, porque se puede considerar como una discriminación, claro, porque al momento que se crean las leyes debe ser de observancia en general, tanto para indí­genas como para la sociedad en común, entonces, prácticamente al no haber esto, se estarí­a pensando que todaví­a en pleno siglo XXI estarí­amos sujetos  las discriminaciones  que se vení­an dando desde hace más de 500 aí±os, desgraciadamente no tenemos ninguna organización social que vele por los intereses de las comunidades indí­genas, solo vemos que cada indí­gena anda luchando por su parte, los apoyos que llegan nunca les llegan en su oportunidad, llegan a trasmano, primero se benefician aquellos que ni siquiera son indí­genas, ellos son los que se apropian con todos esos apoyos, yo creo que en la actualidad, el gobernador debe tener en cuenta, que Carrillo Puerto es una zona netamente indí­gena,  que carece de los recursos necesarios para  que tengan una buena atención en las comunidades. Una representción polí­tica formal no hay.

–¿Qué opina de la destitución del general José Isabel?

–Prácticamente no podrí­a yo dar una opinión de la destitución de don José Isabel, porque ellos conocen su estructura de gobierno como dignatarios mayas, son autónomos, ellos deciden lo que consideran que es apropiado para su organización, no tengo ninguna opinión al respecto, solamente yo veo que ellos están haciendo sus actividades, si yo pudiese opinar y voy a decir otra cosa distinta,  van a decir que  estoy metiendo mano, pero no, por ello nunca figuro en esos eventos que ellos organizan o que realizan por la autonomí­a que ellos sostienen  como grupo religioso, yo también soy respetuoso de la religión de ellos, ellos solamente saben porque le actuaron de ese modo. 

La Cruz Parlante  fue un invento de la clase polí­tica

Bruno Núí±ez Ukan, estudioso de la cultura maya y promotor de la cultura de Felipe Carrillo Puerto en Cancún desde hace 34 aí±os es directo es sus argumentos al seí±alar que el centro ceremonial de la Cruz Parlante se creó en la década de los ochenta para dar respuesta  a intereses polí­ticos de quienes gobernaban el recién creado estado de Quintana Roo en ese entonces. Fue en el segundo periodo como presidente municipal (1984-1987) de Sebastián Estrella Pool cuando se conforma el proyecto. Estrella Pool fue el primer presidente municipal de Felipe Carrillo Puerto (1975-1978), luego de haber sido diputado constituyente en 1974 cuando se creó el Estado Libre y Soberano de Quintana Roo.

Bruno Núí±ez Ukan ha documentado que en Chan Santa Cruz o Santa Cruz de Bravo, como se le ha conocido a la ahora cabecera municipal de Felipe Carrillo Puerto, no existió un santuario o un centro ceremonial  de los ancestros mayas como tal, ”solo era un nicho, ni siquiera era una iglesia,  que fue rescatado y en la época de Sebastián Estrella como presidente municipal en 1984 se inaugura el  centro ceremonial de la Cruz Parlante, durante una semana cultural a la que asistí­ como uno de los fundadores de la Casa de la Cultura de Cancún».

í‰l habla de ”un sistema de simulación y todo esto empieza, de 1850 a 1901, que entra el general Bravo (Ignacio A. Bravo), aún con sus conflictos internos que tuvieron, pero ellos vivieron una autonomí­a, pero en 1850 crean esta teocracia, es la última teocracia del Siglo XIX y eso es maravilloso, porque conjuntan el aspecto militar y religioso, entonces le dan un connotación realmente religiosa y obviamente tení­an su sistema de justicia que era la pila de los azotes, pero que ha funcionado mucho mejor moral y éticamente par los mismos mayas».

Explica que esa estructura permaneció ”y logró unir mucho a la familia, basta con que vayamos a una comunidad y nos demos cuenta de la relación familiar que hay entre ellos y que es muy cercana, es el abrazo, es el beso, vamos, es un ejemplo de concepto de familia muy diferente al occidental».

Porfirio Dí­az, luego que  finales del Siglo XIX firma un acuerdo con la corona inglesa, esta le retira el apoyo comercial y venta de armas a los mayas, por lo que a principios del Siglo XX enví­a a la región al general Ignacio  A. Bravo para combatir  a los sublevados mayas y crea el territorio de Quintana Roo. 

Núí±ez identifica varias rupturas culturales, polí­ticas y religiosas de los mayas del hoy estado de Quintana Roo a partir de la derrota de los mayas insurrectos al gobierno de Porfirio Dí­az con la entrada de las tropas federales, a Chan Santa Cruz, un lugar emblemático que estuvo en poder de los indí­genas mayas prácticamente de 1847 a 1902, periodo, que según la historia oficial duró la llamada Guerra de Castas.

La derrota militar ante el general Ignacio A Bravo, la primer gran ruptura

Ignacio A. Bravo, fue nombrado por Porfirio Dí­az en 1903 jefe polí­tico de Chan Santa Cruz, cargo que desempeí±ó hasta 1911. El 5 de mayo de 1904, Chan Santa Cruz recibe el nombre de Santa Cruz de Bravo, lo que aleja a los Mayas  Cruzoob del gobierno federal, el cual los habí­a derrotado. Para conservar su estructura religiosa y organización interna conforman los centros ceremoniales de  Tulum, Chancah Veracruz, Chun Pon y Tixcacal Guardia. 

”En ese momento se abandona el sistema de justicia de usos y costumbres, prácticamente y no habí­a necesidad, eran porque te robaste una gallina, eran cosas totalmente triviales, y eso también hizo que se fortaleciera su cultura, en ese sentido. Entonces, es hasta 1901 que entra el General Bravo acá y se siente profanada Chan Santa Cruz, es el pueblo sagrado de la Santa Cruz» Esa es la primera ruptura.

Las escuelas y el ejido, otra afrenta al pueblo maya

La siguiente fue ”la introducción tanto de las escuelas como del ejido, pero las escuelas es hasta Pacheco Cruz que llega aquí­ y logra imponer, logra convencer a los mayas para que acepten la primera escuela, ¿pero porque no querí­an aceptar las escuelas?, porque ellos sabí­an que iban a perder sus usos y costumbres y no querí­an nada de lo mexicano. Otro momento de ruptura a la organización, a los usos y costumbres, es la introducción del ejido, la propiedad era comunal, totalmente, su forma de vivir era la autosuficiencia, viví­an y no viví­an mal, porque la selva les da todo». 

Creación del estado de Quintana Roo, otra ruptura de la cultura maya

La otra gran ruptura se da en 1974 ”cuando se crea el estado, obviamente, motivado por los territorialistas nativistas de Chetumal, pero eso es cuando se acuerdan de los mayas, por primer vez, ante la avalancha que viene de Cancún, en ese momento que empezaba a construirse Cancún, se empezó desde 68 con Javier Rojo Gómez».

Aí±ade que  para 1974, el presidente de México, Luis Echeverrí­a ílvarez,  ”consolida el estado de Quintana Roo, el estado tiene la necesidad de justificarse y legitimarse, en el sentido de tener control sobre de ellos, entonces es cuando voltean a ver a los centros ceremoniales y resultan que los centros ceremoniales eran totalmente ajenos y habí­an sido, desde 1901 hasta la fecha, se habí­an conservado los centros ceremoniales intactos, en ese sentido y eran nada más cuatro».

La Cruz Parlante, como centro ceremonial en Felipe Carrillo Puerto, no forma parte de esa historia, es un proyecto polí­tico de Sebastián Estrella Pool. ”í‰l se inventa el centro, se le ocurre y se le unen una cantidad de masones. También interviene Moisés Estrada, quien trajo  la Cruz  de Cancún. Luego empezaron  seleccionar a los dignatarios que integraron el nuevo centro, coincidentemente, todos ya habí­an sido expulsados de otros centros ceremoniales». 

Agrega: ”son ellos los que inventan el Santuario de la Cruz Parlante, entonces le dan vida al Santuario. Y es un de las primeras divisiones en los santuarios, porque nunca los han aceptado, los cuatro centros ceremoniales, nunca, todo ha sido simulado. Después Mario Villanueva, tomó el poder y entra en conflicto con estos seí±ores, en este momento también detona el problema de Chiapas, con el Ejército Zapatistas de Liberación Nacional (EZLN) y Marcos. Llegan los tiempos de los Acuerdos de San Andrés Lairrainzar, las consultas, los foros».

Las leyes indí­genas de Mario Villanueva fueron el golpe final

Por lo que en ese momento, ”y muy hábilmente,  Mario Villanueva le pide  Joaquí­n González Castro que cree la Ley Indí­gena y entonces, en esa soberbia, en ese pleito, se llevan entre las patas a los mayas y crean las dos leyes, una es la ley de Justicia Indí­gena y la otra es  de derechos, cultura y organización indí­gena. Las dos leyes nunca se normaron, nunca se reglamentaron, nada más se aventaron». Posteriormente se le han hecho reformas, pero no se han adecuado a la realidad indí­gena de Quintana Roo».

El magistrado indí­gena, una figura de decoración

Además, esa ley de Justicia Indí­gena ”da vida a una figura que tiene más de 20 aí±os y  que nunca ha levantado el dedo, más que para llevarlos, acarrearlos, que es el magistrado indí­gena, y que no sabe él par que sirve, (además  ni es abogado) desconociendo los auténticos usos y costumbres de Quintana Roo, que no son los mismos que los de Campeche. Es cuando crean ese personaje. Pero esa Ley de Justicia Indí­gena viene a romper con los verdaderos usos y costumbres, es más, en la Ley de Derechos, Cultura y Organización Indí­gena hay un apartado, que dice que cualquiera que usurpe, invente, simule, obviamente, tendrí­a derecho a cárcel, tendrí­a su sanción, está especificado, pero bueno, aquí­ lo importante es que tenemos que dar a conocer que esta Ley de Justicia Indí­gena, trastoca los usos y costumbres y que no tiene razón de ser».

El entrevistado resalta que a raí­z de que entra en vigor esa ley, la clase polí­tica le dice  los mayas que ”hay que crear un Gran consejo Maya, antes de la ley,  eran 144 dignatarios entre los cuatro centros ceremoniales,  en este momento el universo ya rebasa os 900. Esa ley da pie  juzgados tradicionales, cuando ellos, el concepto de juez ni siquiera lo entienden, para que sirve un juez, el que dictaminaba los usos y castigos,  en este caso era el general o el sacerdote, entre ellos es que decidí­an cuantos azotes, cuál era el grado de gravedad de la conducta de los mayas, entonces que nunca pasaban de ser una rencilla con el vecino, nunca llegaban ni siquiera a tocarse, podrí­a ver pleitos de borrachos, que hay que ubicar bien, porque esta gente no tení­a esta malicia de lo occidental, que el estado debió tener la obligación y asesorarse con especialistas».

Núí±ez lamenta  que ”nunca vino un antropólogo detrás de ellos, ni siquiera han intervenido en ese sentido. Entonces ese es otro momento de ruptura bastante  importante, que hay que visualizar».

Recordó la constitución del desaparecido Instituto Nacional Indigenista (INI), ”habí­a mariposario,  venadario, habí­a taller de mecánica, era completí­simo, pero ante esas situaciones el mismo gobierno del estado se da cuenta de lo que implica polí­ticamente y empieza  a colocar a gente de aquí­, obviamente, que era el amigo, bueno, volvemos, no eran antropólogos y el INI también se lava las manos.

Cuando empieza a operar el centro ceremonial de la Cruz Parlante ”empieza la división entre los cuatro centros ceremoniales, al grado que en los aí±os 90-92 todaví­a que viví­an Don Isidro y  Don Marcelino, ellos nunca lo reconocieron».

Sebastián Estrella involucró  a los masones y  un lí­der cancunense, que fue lí­der del Partido Acción Nacional (PAN) y diputado,  ”vino y les regaló una virgen que quien sabe dónde quedó, una virgen preciosa, así­, enorme, les trajo la cruz, cuando empieza el manoseo, también aparece en esos aí±os chuscamente Gastón Alegre», quien después llegó a ser diputado y terrateniente». 

La Ley de Justicia Indí­gena debe desparecer

Advierte que con la  ley de Mario Villanueva ”empiezan a soltar dinero y a crear unos cuartitos, con baí±o y  eso le llamaron juzgados tradicionales y hay en todas las comunidades abandonados, un juez tradicional no tiene tampoco funciones ni al interior, eso solo es para ir a acompaí±ar al gobernador en sus actos y de ornato van,  ellos se prestan, porque, obviamente les dan un dinero, todos lo sabemos, fue así­ como fueron pervirtiendo los centros ceremoniales, eso lo que da coraje».

Hizo un llamado al Congreso y los pueblos mayas para que esa ley de justicia indí­gena desaparezca,  ”no funciona y  nada más ha servido para legitimar una burocracia que vive en Chetumal, que ni siquiera conoce la zona maya, porque no salen de Chetumal».

Reiteró que ”hay que acabar con esa ley de justicia indí­gena, porque es un invento y  es una intromisión a sus usos y costumbres… da validez, pero nada más  las autoridades, ¿porque los mayas en qué han ganado? sí­ toda la zona maya ha acabado como mano de obra barata para los hoteles, dí­ganme un solo reconocimiento que le hayan dado  un chef maya, nunca y son los mejores cocineros, por ese lado. Se habla de las famosas marcas de Tulum y Cancún, yo lo vengo escuchando desde hace 30 aí±os y de la famosa marca, pero de la marca maya nadie habla, hay Riviera Maya, todos son Casa Maya… Los hoteles son mayas, aparentemente…».

El cargo de general de un centro ceremonial es vitalicio, según usos y costumbres

Pedro Canul, promotor cultural y comunicador indí­gena, identifica en la organización interna de los pueblos mayas de Quintana Roo ”una figura teocrática militar, tiene prácticamente la estructura de lo que es la milicia, el general, el sargento, el cabo. El nombramiento del general de un centro ceremonial es realizado por todos los representantes los abuelos, los seí±ores ya de mayor edad, los que hacen el nombramiento de los que siguen, después de haber fallecido un general, por lo tanto no se puede destituir, que venga alguien y diga te vamos a quitar, no,  sino de acuerdo a  la tradición y costumbres de los centros ceremoniales, es vitalicio el nombramiento de un general». 

Se trata de la organización  interna de la propia organización de la comunidad ”y allí­ es que se tiene que respetar,  como tal, porque, incluso, existen leyes que dicen que se tiene que respetar lo que son usos y costumbres de una comunidad». 

Acepta que pudiera ser que ”haya personas atrás con algún fin muy ajeno, a lo que es la iglesia católica maya, porque tiene que ver con usos y costumbres o las tradiciones propias de una comunidad y no tiene otro, fin más que ese, sin embargo, por lo que se pudo haber observado, pues cómo que hay personas ajenas a ella que quizás lo quieran utilizar para otro fin, muy ajeno a lo que es».

Origen de la Cruz Parlante, un emblema sagrado para los Mayas Cruzoob

De acuerdo a la sinopsis de un documental producido por el Instituto Nacional de Antropologí­a e Historia (INAH) y el Canal 22, denominado La Cruz Parlante y difundido en 2012, es ”para los mayas cruzob de Quintana Roo el sí­mbolo supremo de lo sagrado».

Además, funciona como intermediaria entre dios y los hombres. ”Nació siendo un oraculo militar de la Guerra de Castas en Chan Santa Cruz durante el otoí±o de 1850. Existe un documento titulado ”Proclama en lenga maya de Juan de la Cruz, adivino de X Balam Na (Casa del Jaguar)» era el nombre dado a este primer templo construido para la Cruz Parlante. Ahí­, solo lo generales podí­an escuchar a la cruz, los soldados y las mujeres permanecí­an afuera esperando oí­r cuáles eran sus órdenes. Hoy en dí­a las jerarquí­as de las guardias que custodian el santuario donde reside son nombradas de manera militar. Son las guardias que organizan los cultos y son ellos que nos platican en este documental como suele expresar sus deseos o aconsejar a sus devotos mediante cartas escritas en lengua maya que aparecen sobre su altar».

”En tiempos pasados dotada del don de la palabra, fungia como guí­a militar, hoy representa un pasado muy presente donde se mezcla lo espiritual, el sentido de comunidad y la modernización de los pueblos mayas. La Cruz Parlante tal vez tiene una apariencia católica, pero en el fondo su voz y alma son mayas cruzob». Sinopsis tomada de: https://diversidad.inah.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=102&Itemid=46

Deja un comentario