Clic Para Compartir

Combate al sargazo requiere voluntad política y recursos financieros

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 30 julio 2020 a las 11:36 am

Necesariamente Incómoda

**IPN emprende proyecto para estudiar efectos de la macroalga
**SEMAR da a conocer resultados de recolección de sargazo en QRoo.
Graciela Machuca Martínez
Durante las últimas semanas se ha ido incrementando la cantidad de sargazo que está llegando a algunas playas de Quintana Roo de alta afluencia turística, cuyo efecto se ha minimizado debido a que la afluencia de visitantes aún sigue a niveles mínimos, consecuencia de la pandemia, pero el arribo de esta alga no se ha podido controlar, pese a los recursos institucionales y de la iniciativa privada que se han destinado para este esfuerzo.
La llegada del sargazo a las costas del Caribe tiene causas medioambientales que los científicos siguen estudiando, para lo cual requieren de recursos financieros, vía sus universidades o centros de investigación, pero para retirarlo de las playas también se requieren de recursos que deben salir de las arcas públicas y particulares, para conseguir ambos financiamientos se requiere voluntad política a largo plazo, sin que esté influenciada por motivos electorales, porque de lo que se trata es construir soluciones a largo plazo, solo de esa manera se podrá evitar que la actividad turística de Quintana Roo sufra pérdidas año tras año.
Tanto las Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) han informado de las investigaciones que realizan sobre el sargazo, mientras que las universidades estatales de Quintana Roo no han presentado resultados al respecto y si los tienen, sus estrategias de comunicación siguen fallando.
Por ejemplo, el IPN, el pasado 12 de julio difundió, a través de su comunicado 117 que el confinamiento por la pandemia del COVID-19 impactó en la acumulación del sargazo en el Caribe mexicano, “debido a que las actividades se redujeron a lo esencial, y se espera que en los próximos meses lleguen a esta zona toneladas de la macroalga, provenientes del Océano Atlántico”.
Un equipo de expertos de dicha institución de educación superior del país, realizará un diagnóstico integral sobre la afectación que ésta tiene en la calidad del agua, los sedimentos y ecosistemas, así como en la modificación de la línea de costa y de las playas.
Lo anterior lo informó la doctora Norma Patricia Muñoz Sevilla, especialista del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD), quien también dijo que en lugares de relevancia turística como Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum o Cozumel “es notoria la presencia de sargazo, asociado ya con pastos marinos y en ocasiones con otras especies de macroalgas de presencia común en la costa de Quintana Roo. Por ejemplo, en Akumal, la masa de esta planta acuática llega a tener de 40 o 50 metros de ancho desde la playa hacia mar adentro.”
“En esta región donde predominan las propiedades privadas se dificulta y casi se imposibilita la limpieza de las playas, y por lo tanto la acumulación del sargazo es muy importante con la consecuente afectación, de ahí la relevancia del estudio del sargazo en todas sus facetas”, advirtió la especialista.
La intervención del equipo del IPN “consiste en analizar la probable correlación de los parámetros ambientales obtenidos en tiempo real de la estación meteorológica del Politécnico, ubicada en la localidad de Pez Maya, Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an, en Quintana Roo, con “las arribazones” de la macroalga, en función de la composición química del recurso, es decir, cuáles serían las opciones que se tienen para darle un valor agregado, y con ello evitar la contaminación que su lixiviación pudiera generar en las aguas subterráneas de la Península de Yucatán.”
El grupo de expertos del IPN trabajará en coordinación con el Comité Asesor del estado de Quintana Roo e investigadores de la región, quienes estudiarán diversos aspectos del sargazo, debido a que se encuentra a lo largo de los aproximadamente 700 kilómetros de la costa del Caribe mexicano.
En tanto, los científicos politécnicos realizarán “un análisis de la macroalga en los laboratorios del CIIEMAD; mientras que el Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (CeProBi) efectuará estudios de viabilidad para generar energía eléctrica, a partir del sargazo”.
La también presidenta del Consejo del Cambio Climático e integrante del Sistema Nacional de Cambio Climático (Sinacc), dijo que normalmente el sargazo retirado de las playas es depositado en rellenos sanitarios al aire libre, donde la materia orgánica se descompone, genera líquidos que se filtran en el subsuelo y afecta las aguas subterráneas.
Es importante resaltar el comentario de Muñoz Sevilla en el sentido de que actualmente Cancún “está en fase naranja y es uno de los cinco destinos turísticos del mundo que cuenta con una certificación internacional que le permite reabrir y ofrecer servicios a los visitantes en el regreso del confinamiento. Pero se prevé que, en los próximos meses, lleguen al Caribe toneladas de sargazo provenientes del Océano Atlántico, lo cual afectaría nuevamente a la industria turística y se tendrían graves problemas ambientales de no atender adecuadamente esta situación.”
A Muñoz Sevilla en el proyecto, le corresponderá analizar la relación entre los parámetros ambientales registrados en la región durante los últimos tres años y la presencia del sargazo, así como continuar con el análisis proximal químico de la especie.
El investigador del CIIEMAD, Jonathan Muthuswamy Ponniah, realizará la caracterización de sedimentos superficiales y capas profundas. La doctora Sandra Morales García, especialista del Centro Mexicano para la Producción más Limpia (CMP+L), abordará el tema del agua; el doctor Francisco Rodríguez González, científico de CeProBi, llevará a cabo el estudio fisicoquímico de algas marinas y su aplicación en la remoción de iones metálicos. También participarán alumnos de posgrado, quienes estudiarán el perfil de la línea de costa que ha registrado transformaciones por la acumulación de sargazo, así como la certificación internacional de playas.
SEMAR difunde sus resultados del control del sargazo en Quintana Roo
Este 25 de julio, la Secretaría de Marina-Armada de México informó que en el marco de la Estrategia del Gobierno de México para la Contención del Fenómeno Atípico del Sargazo, del mes de mayo a lo que va de julio se han recolectado 803 toneladas de esta alga en las playas y áreas marítimas que conforman los siete municipios afectados en el estado de Quintana Roo, esto en una acción coordinada entre los tres órdenes de gobierno, concesionarios.
Para esta encomienda la SEMAR opera una aeronave, 26 embarcaciones de las cuales ocho son sargaceras y cuatro barredoras, así como de 60 elementos navales, quienes con cuatro mil 252 metros de barrera, apoyan en la recolección del sargazo en las diferentes playas afectadas de los municipios de Solidaridad, Benito Juárez, Puerto Morelos, Tulum, Cozumel, Isla Mujeres y Othón P. Blanco.
La misma institución del gobierno federal, informó el 26 de junio pasado, que hasta esa fecha había recolectado 5 mil 678 toneladas en playas quintanarroense, así como la instalación de 4 mil 252 metros de barrera de contención de sargazo.
Aclaró la Secretaría de Marina que el arribo de la planta acuática comenzó en el mes de mayo, cuando se recolectaron 2 mil 674 toneladas, “no obstante, para el presente mes (junio) el recale y recolección ascendió a las 3 mil 004 toneladas…”
Entre el boletín del mes de junio y de julio hay un desfase en el número de toneladas recolectadas, quizás por algún error de edición. El comunicado del 26 de junio dice que en mayo se recolectaron dos mil 674 toneladas y en junio tres mil 004, mientras que en el comunicado del 25 de julio se escribió: “del mes de mayo a lo que va de julio se han recolectado 803 toneladas de esta alga…”.
Por lo que esperamos una aclaración o precisión al respecto de la Secretaría de Marina.
Esta institución también precisó que seis de las embarcaciones sargaceras fueron diseñadas y construidas por Ingenieros de la Armada de México en un esfuerzo por contener el fenómeno atípico del sargazo en las aguas nacionales.
Cabe hacer mención, se dice en el comunicado del 26 de julio, que de los buques que dispone la Armada de México, el Sargacero Oceánico ARM “NATANS” (BSO-101) continúa en rehabilitación con un avance del 99%, realizándose actualmente pruebas en la mar al término de sus reparaciones a fin de verificar su óptimo funcionamiento para que próximamente se incorpore a los trabajos de recolección de sargazo.
Por otra parte, en lo que refiere a la construcción de buques sargaceros costeros clase FLUITANS, los trabajos del personal naval representan el avance del 19.3% en el Casco 93 y 3% en el Casco 94.
El compromiso de los tres niveles de gobierno es vital para encontrar soluciones técnicas y efectivas a la presencia del sargazo en las playas de Quintana Roo, porque representa un grave y complejo problema para la reactivación económica de la entidad.

Deja un comentario