Clic Para Compartir

Derecho a la Información Pública garante de transparencia en el Tren Maya

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 5 agosto 2020 a las 11:23 am

Necesariamente Incómoda


**Federación paga indemnización a ejidatarios de Felipe Carrillo Puerto.
**INAI pide a la SFP información sobre derechos de vía e impacto ambiental.
Graciela Machuca Martínez
El gobierno federal tiene muchas deudas con la población del municipio de Felipe Carrillo Puerto, en el estado de Quintana Roo, en materia de salud, empleo, educación, servicios básicos, pero recientemente, para poder seguir negociando la construcción del Tren Maya, se vio en la necesidad de liquidar una deuda que tenía con ejidatarios de este municipio, al expropiarle tierras para la construcción de la Carretera 307.
Se difundió el pasado 3 de agosto que para el Tramo 6, entre Tulum y Chetumal, fue nombrada una persona como Enlace Territorial y se trata de Lilia González Moreno, quien asistió a una reunión extraordinaria convocada por la asamblea ejidal de Felipe Carrillo Puerto “con el objetivo de atestiguar el cumplimiento del pago de la indemnización por la carretera 307”.
Según un comunicado de prensa de FONATUR, el pago se llevó a cabo con apego a la normatividad del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN).
En la crónica oficial de la reunión se reproduce el testimonio de Ponciano Martín Esquivel, ejidatario de Felipe Carrillo Puerto, quien dijo: “este problema de la carretera tiene entre 10 y 12 años; no era una ocurrencia del ejido, estábamos demandando una indemnización justa y legal que las anteriores administraciones habían ignorado. No había la voluntad política”.
El pago de la indemnización a los ejidatarios de Felipe Carrillo Puerto era una deuda pendiente de las administraciones federales anteriores, derivada de la utilización de tierras de uso común del mencionado ejido para la construcción de la Carretera Federal 307.
Con esta acción gubernamental se allana el camino para las negociaciones que vienen. Las autoridades sostienen que al pagar esa indemnización, ya tiene liberado el derecho de vía para utilizarlo para el trazo del Tren Maya.
El INAI pide al gobierno federal entregar información sobre derecho de vías
Al seguir con la crónica sobre la construcción del Tren Maya, nos encontramos con una resolución del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), en el sentido que instruye a la Secretaría de la Función Pública (SFP), para que busque y entregue: “los documentos que acrediten el derecho de vía del Tren Maya, la existencia de vías de tren con rieles propiedad del Gobierno Federal, así como los expedientes de la venta de rieles”.
El INAI, también resolvió que la SFP, “debe brindar una respuesta que dé certeza sobre los permisos ambientales otorgados, indicando la fuente y la forma para consultar la Manifestación de Impacto Ambiental para la Fase 1 del proyecto”.
Correspondió a la comisionada Blanca Lilia Ibarra Cadena, afirmar que “el Tren Maya es una de las obras de infraestructura más grandes impulsadas por el Gobierno Federal, por lo que transparentar la información brindará a la población certeza sobre tres aspectos esenciales del proyecto”.
Primero: la manera en que se aprovecha el trazo preexistente de líneas ferroviarias en la Península de Yucatán. “Es preciso que la ciudadanía tenga claridad de la magnitud de los trabajos necesarios para rehabilitar estas vías, así como las adiciones o modificaciones que resultarán necesarias para poder concretar este proyecto”.
Segundo: la forma en que se están erogando los recursos públicos para avanzar en los trabajos. “Se ha reportado la celebración de contratos por más de 40 mil millones de pesos, que equivalen al 29 por ciento del presupuesto para el proyecto”.
Tercero: si la obra cuenta con los estudios en materia ambiental y las autorizaciones necesarias para su ejecución. “Debemos contar con elementos que aseguren que, en su construcción, se están tomando las medidas necesarias para lograr el menor impacto en los ecosistemas de la Península de Yucatán”.
El INAI detalla que en respuesta al particular que solicitó los documentos, la SFP proporcionó cinco ligas electrónicas, argumentado que ahí podría acceder a información del proyecto.
En relación con los permisos ambientales, señaló que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó una exención a las manifestaciones de impacto ambiental en los tramos de la Fase1 del proyecto, ya que solo se trata de obras de mantenimiento.
El solicitante inconforme porque no le fue posible localizar la información de su interés en los vínculos electrónicos proporcionados, presentó un recurso de revisión ante el INAI.
En alegatos, la SFP precisó que, tras una búsqueda de la información en los Órganos Internos de Control de la Semarnat y del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, así como en la Dirección de Políticas de Fiscalización y Contrataciones Públicas, no se localizaron los documentos requeridos.
En el análisis del caso, a cargo de la ponencia de la Comisionada Ibarra Cadena, se constató que las ligas electrónicas señaladas por la SFP no contienen información sobre el derecho de vía del proyecto, los rieles propiedad del Gobierno Federal y los expedientes de venta de rieles. Sin embargo, se advirtió que existen dos unidades administrativas que pueden contar con la información y a las cuales no se les turnó la solicitud, a saber, la Subsecretaría de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas y la Unidad de Política de Contrataciones Públicas, encargadas de intervenir en las licitaciones reguladas por la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas, como las que se realizan para la concreción del Tren Maya.
Respecto de los permisos ambientales, la SFP precisó que la Semarnat otorgó una exención a las manifestaciones de impacto ambiental en los tramos de la Fase 1 de la obra; no obstante, a través de una de las ligas electrónicas proporcionadas por la dependencia, se pudo acceder a la manifestación de impacto ambiental para la fase uno del Tren Maya, la cual da respuesta al requerimiento del particular.
La comisionada concluyó que no existe certeza de la respuesta proporcionada por la secretaría. “Si bien el desarrollo del proyecto del Tren Maya no está directamente a cargo de la Función Pública conforme al estudio del fondo del asunto, este sujeto obligado cuenta con unidades administrativas competentes para dar seguimiento a las actividades que se realizan en materia de obras públicas para poder desarrollarlo”.
Por unanimidad, el Pleno del INAI revocó la respuesta de la SFP, a efecto de que realice una nueva búsqueda exhaustiva de los documentos que acrediten el derecho de vía del Tren Maya y la existencia de vías de tren con rieles propiedad del Gobierno Federal, así como los expedientes de la venta de rieles, en todas sus unidades administrativas competentes y, en caso de localizarlos, entregarlos al particular. Asimismo, debe precisar dar una respuesta brinde certeza sobre la fuente y la forma para consultar la Manifestación de Impacto Ambiental para la Fase1 del proyecto.
Como vemos la existencia de un órgano autónomo como el INAI nos permite a la ciudadanía poder ejercer nuestro Derecho de Acceso a la Información Pública Gubernamental, que siempre ha chocado con el criterio patrimonialista sobre la información pública en su poder, que tienen muchas personas servidoras públicas.
Presentar solicitudes de acceso a información pública, en este caso sobre el Tren Maya, nos permite conocer detalles de la administración pública, que sin esta herramienta ciudadana sería imposible acceder a ellos. Recordemos, que la información que tiene el gobierno es de toda la sociedad y por ende tenemos derecho a conocerla.

Deja un comentario