Clic Para Compartir

Durante los primeros cuatro días de agosto, asesinan a dos periodistas en México; Guerrero y Michoacán de luto

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 5 agosto 2020 a las 7:32 pm

Necesariamente Incómoda


**ONU-DH y RSF, entre otros organismo piden a México que investigue con profesionalismo los asesinatos de periodistas.
*El estado de Derecho ha desaparecido cuando se trata de investigar violencia contra profesionales del periodismo.

Graciela Machuca Martínez
Durante la última semana nos enteramos del asesinato de dos periodistas, uno en Guerrero y otro en Michoacán, casos que se suman a la larga lista de asesinatos de periodistas en México, donde el estado de Derecho ha desaparecido, porque son contados los casos que han sido investigados, de los cuales, no siempre han detenido a los autores intelectuales.
Tanto organismos defensores de derechos humanos nacionales como internacionales, de manera reiterada se pronuncian en contra de este tipo de asesinatos, pero al parecer, al gobierno mexicano no le interesa este tipo de pronunciamientos, porque el número de víctimas crece y las autoridades siguen sin actuar, sin investigar y sancionar a los responsables.

Por ejemplo, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), el 4 de agosto condenó los asesinatos del periodista Pablo Morrugares Parraguirre y del agente de policía que participaba en su servicio de escolta.
Morrugares Parraguirre y su escolta fueron atacados la madrugada del domingo 2 de agosto, en la ciudad de Iguala (Guerrero), falleciendo a causa de las heridas ocasionadas por los impactos de bala recibidos.
Morrugares Parraguirre, quien cubría información relativa a la actividad de grupos criminales en la región de Iguala y realizaba crítica política, disponía desde 2015 de medidas de protección otorgadas por el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, operado por la Secretaría de Gobernación (SEGOB).
Desde 2016, el periodista estuvo desplazado fuera de Guerrero a causa de otro ataque en contra suya y de su familia, habiendo regresado recientemente. Estas agresiones todavía no han sido esclarecidas.
ONU Pide a autoridades investigar de forma exhaistiva
Por lo tanto, la ONU-DH llamó a las autoridades a investigar de forma exhaustiva y de conformidad con los estándares internacionales de debida diligencia el asesinato de Morrugares Parraguirre y de su escolta, de forma que este crimen no permanezca en la impunidad.
Una vez más, advirtió que “para tal fin es necesario agotar todas las líneas de investigación, considerando entre ellas la posible vinculación de este ataque con la actividad periodística desarrollada por la víctima, así como con las amenazas y agresiones previas recibidas”.
Para esta agencia de la ONU en México, con el asesinato de Morrugares Parrguirre, al menos 3 periodistas han sido asesinados en México durante 2020, de acuerdo con la información registrada por la ONU-DH. Pero nuestra documentación ascendía a seis casos. Guerrero es uno de los estados más peligrosos para ejercer la labor periodística en México. La ONU-DH ha observado varias agresiones contra la prensa, incluidos al menos cinco asesinatos desde 2017.
En este contexto, además de la adopción de medidas de protección para las personas periodistas de la región, sería necesario concertar acciones interinstitucionales de prevención que permitan abordar las causas estructurales del riesgo y generar un clima propicio y seguro para el ejercicio periodístico, de acuerdo a la ONU-DH.
RSF destaca que Morrugares recibía protección del Estado Mexicano
Mientras tanto, para Reporteros sin Fronteras (RSF), Morrugares es el cuarto periodista asesinado en México desde el inicio del año.
Pablo Morrugares, periodista y director del portal informativo PM Noticias, fue asesinado a tiros por hombres fuertemente armados en un restaurante el domingo 2 de agosto a la una de la madrugada, en el municipio de Iguala, estado de Guerrero (sur del país). Debido a las amenazas que padecía desde 2015 el reportero gozaba de medidas de protección del Estado, por lo que contaba con la protección de un policía, quien se encontraba con él en el momento del ataque y también fue asesinado, de acuerdo al organismo no gubernamental con sede en París.
RSF documentó que el periodista realizaba investigaciones sobre los grupos delictivos de la región. Recientemente había publicado un reportaje sobre la detención provisional de dos sospechosos de haber cometido un homicidio y otro sobre una emboscada a las fuerzas policíacas organizada por un grupo delictivo.
Por lo tanto:
“Reporteros sin Fronteras (RSF) pide a las autoridades que realicen una investigación exhaustiva sobre el asesinato del periodista Pablo Morrugares y el policía que lo protegía”, señaló Emmanuel Colombié, director del Despacho América Latina de RSF. “Debe identificarse a los responsables de estos asesinatos para que rindan cuentas ante la justicia y luchar contra la impunidad que prevalece en este tipo de crímenes, que nutre la violencia que enfrentan los periodistas en el país”, añadió.
Pablo Morrugares es el cuarto periodista asesinado en México desde el inicio de 2020 –y el segundo en Guerrero–. El periodista Víctor Fernando Álvarez Chávez desapareció el 1 de abril de 2020; la Fiscalía General del Estado de Guerrero confirmó que el reportero fue asesinado diez días después. En el norte de México, el periodista Jorge Miguel Armenta Ávalos, quien también contaba con protección del Estado, fue asesinado el 16 de mayo de 2020. La periodista María Elena Ferral Hernández fue asesinada el 30 de marzo en el estado de Veracruz.
De acuerdo a la documentación de RSF, en 2019 se registraron en México diez casos de periodistas asesinados en los que el crimen estuvo relacionado con su profesión.
México es uno de los países más peligrosos para la prensa, se encuentra en el lugar 143, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por RSF.
En Michoacán asesinan al periodista y académico Luis Eduardo Ochoa Aguilar
Este 5 de agosto, se difundió que el gremio periodístico en Michoacán se encuentra de luto, porque la noche anterior, fue asesinado en Uruapan, el periodista y académico, Luis Eduardo Ochoa Aguilar, con un disparo en la cabeza.
La versión de la Fiscalía General del Estado de Michoacán (FGE), indica que se inició Carpeta de Investigación con relación al homicidio del periodista Luis Eduardo O., ocurrido anoche en el fraccionamiento Los Aguacates, en esta ciudad (Uruapan).

De acuerdo a datos aportados hasta el momento ante el Ministerio Público, “el profesionista actualmente impartía clases en una institución privada y tenía un estudio fotográfico”.

Con relación a los hechos, se estableció que anoche, Luis Eduardo O., y un primo, salieron del domicilio de unos familiares con la finalidad de comprar alimentos; sin embargo, cuando transitaban por la calle Hass, del Infonavit Los Aguacates, fueron interceptados por unas personas que los amagaron con armas de fuego y los despojaron de sus pertenencias.

Luis Eduardo O., fue llevado hacia un parque recreativo, sitio donde fue herido por disparos de arma de fuego, ocasionándole la muerte; tras la agresión, los responsables se dieron a la fuga, por lo que se hizo de conocimiento de la Fiscalía Regional.
Luis Eduardo Ochoa laboró en medios de comunicación como CB Televisión, La Voz de Michoacán y La Opinión de Michoacán.
Asimismo, se desempeñó como coordinador de Comunicación Social de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, durante la administración del exalcalde priísta, Aldo Macías Alejandre.
Actualmente también impartía clases en la UNID y escribía para la página de noticias Central Informativa.
*Periodista en el estado de Quintana Roo. Consejera suplente del Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, dependiente de la Secretaría de Gobernación.

Deja un comentario