Clic Para Compartir

Hambre Cero”, acción gubernamental que busca atender necesidades urgentes de la población de Quintana Roo

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 6 agosto 2020 a las 6:18 pm

Necesariamente Incómoda

**Corresponsabilidad, solidaridad y empatía nos permitirán ser sobrevivientes de la pandemia de la COVID-19
Graciela Machuca Martínez
En medio de la pandemia de la COVID-19 han surgido muchas acciones gubernamentales para afrontar la crisis sanitaria y económica, sin embargo, son pocas las que han tenido un impacto directo en las familias que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, como el denominado programa “Hambre Cero” del gobierno del estado de Quintana Roo, que busca resolver de manera directa los requerimientos de alimentación de familias quintanarroenses.
Este programa gubernamental, además, de tener como objetivo reducir la carencia alimentaria, busca difundir nuevos hábitos de cuidado e higiene y fortalecer el tejido social.
Se ha puesto en marcha en su primera etapa en 20 colonias de Cancún y ocho de Chetumal, de acuerdo a lo expresado por el gobernador Carlos Joaquín González.
Este programa de atención a personas con carencias alimentarias, en esta etapa de recuperación, tiene el precedente de la entrega durante la contingencia sanitaria de más de un millón 032 mil paquetes alimentarios casa por casa.
Carlos Joaquín ha reconocido que la COVID-19 “le pegó fuerte a la economía de Quintana Roo. Más de 90 mil personas fueron despedidas de sus empleos y más de 190 mil sufrieron de manera indirecta, quienes no están en el régimen del Instituto Mexicano del Seguro Social, pero trabajan en el sector turístico de los servicios”.
“Casi 300 mil familias tienen hoy un problema en materia económica. De un día para otro, de ser el estado con mayor creación de empleos en el país, nos convertimos en uno de los más afectados económicamente, con pérdidas considerables en la actividad laboral, lo cual repercutió considerablemente en la economía familiar”, sostuvo el gobernador al hacer la presentación oficial de este programa.
Otro de los programas creados para atender la emergencia es el denominado “5 apoyos para tu tranquilidad”, con ayuda para agua, luz, gas y comida en las mesas de las familias, durante la etapa de confinamiento.
Las cifras oficiales sobre los efectos de la pandemia en la entidad son preocupantes y merecen acciones de gobierno efectivas. Por ejemplo, se cerró el 97 por ciento de las empresas.
Al suscribirse un pacto de unidad por Quintana Roo, se pudieron conservar cerca de 400 mil empleos, lo que está permitiendo que la economía salga a flote en estos tiempos de contingencia sanitaria.
Quintana Roo da muestras de recuperación económica, “con medidas de prevención y control en el número de contagios y la enfermedad, pero todavía hay familias que requieren apoyo debido a su situación complicada”, ha dicho el gobernador Carlos Joaquín.
Por ello, con el programa “Hambre Cero”, se dará continuidad al programa alimentario de atención a las familias que cumplan con los criterios de elegibilidad, de acuerdo con los indicadores de carencia social del CONEVAL.
Se aclaró que habrá una cuota de recuperación para los paquetes alimentarios, a cargo del beneficiario, con base en un estudio socioeconómico de las carencias sociales. Habrá familias que solamente puedan pagar el 10 por ciento; otras, el 25 por ciento.
También se contempla la corresponsabilidad del beneficiario “mediante acciones que desarrollen sus capacidades y mejoren su calidad de vida a través de diversos servicios que ofrece el Gobierno del Estado.
Como en el resto del país y del mundo, Quintana Roo no estaba preparado para afrontar los efectos negativos de esta crisis sanitaria y económica, pero con acciones de corresponsabilidad, solidaridad y empatía se podrá salir adelante.
Tanto la sociedad como el gobierno están teniendo lecciones constructivas que nos permitirán salir fortalecidos como personas y como país de esta emergencia.
Desde las instancias gubernamentales se pueden generar grandes soluciones a las crisis, de acuerdo a la normatividad vigente, a la cual se deben circunscribir las autoridades, pero a la ciudadanía, a la población en general compete la participación colectiva.
Gobierno y sociedad tenemos responsabilidades y es el momento de tomarnos en serio nuestro papel como agentes del cambio en nuestra persona, en nuestra familia y en nuestra comunidad.
Los contagios siguen, los hogares enlutados se multiplican, la expansión de la capacidad hospitalaria para atender a pacientes graves de Covid está llegando al nivel máximo, solo acciones como la sana distancia, usar cubreboca, lavarse las manos y quedarse en casa, nos permitirán sobrevivir a la pandemia.

Deja un comentario