Clic Para Compartir

Deuda de Quintana Roo se redujo en 4 años con disciplina: Yohanet Torres

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 13 septiembre 2020 a las 3:02 pm

Necesariamente Incómoda

**Reducción del sargazo en Zona Norte de Quintana Roo y la reapertura turística.
**El consumo de grasas trans, un asunto de salud pública antes y durante la pandemia.
**México, entre los 15 países donde mueren más personas por consumo de estas grasas.
Graciela Machuca Martínez
La herencia financiera que tiene el pueblo de Quintana Roo se ha ido reduciendo y redefiniendo debido a las acciones emprendidas desde la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLN) que dirige Yohanet Torres Muñoz, quien acaba de declarar que la reducción de la tasa de interés real, “es un reconocimiento directo por parte de las instituciones financieras sobre el adecuado manejo de los recursos del Estado, por lo que se seguirá trabajando para mantener las finanzas sanas y transparentes en beneficio de las y los quintanarroenses”.
Argumentó que la tasa real de la deuda permite conocer la verdadera carga que soporta el Estado; ya que, elimina los efectos inflacionarios de la tasa nominal. De allí el propósito que se monitoreen las condiciones en los mercados financieros para estar en posibilidad de aprovechar de manera recurrente las oportunidades que permitan seguir mejorando el perfil de la Deuda pública.
Mientras que al cuarto trimestre de 2016 la tasa real promedio de la deuda era de 4.8%, la actual administración logró que al primer trimestre de 2020 se reduzca a 3.9%.
Según Torres Muñoz “Son 90 puntos base lo que hemos logrado reducir, la tasa real promedio de la deuda heredada, lo cual permite destinar mayores recursos para satisfacer las necesidades más apremiantes de la población”.
La servidora pública considera que con Disciplina Financiera se alcanzarán los objetivos del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, consistentes en mantener finanzas públicas sanas, elemento indispensable para el crecimiento económico.
Esta información fue obtenida con datos del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República y del INEGI.
Se abate el rezago en educación media superior en Quintan Roo
Otro de los aspectos de la administración estatal, a cuatro años de iniciada es que el rezago en educación media superior se abatió con la puesta en marcha de la Prepa en Línea y Modular. Hace cuatro años había un déficit de tres mil jóvenes que no contaban con un espacio para estudiar el bachillerato y ahora se alcanzó el 100 por ciento de cobertura.
Se creó el Canal 4.2 de televisión abierta, del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, para darles los servicios educativos a los alumnos sin acceso a la red de internet.
El sargazo y la reapertura económica en Quintana Roo
Con información de la Red de Monitoreo del Sargazo Cancún, se estableció que durante el mes de agosto pasado la presencia de sargazo se redujo considerablemente en playas de Quintana Roo, en comparación con temporadas recientes.
Por ejemplo, en la parte norte de la entidad, ninguna de las 80 playas monitoreadas mostró un recale excesivo o abundante del alga marina, 15 están limpias, 53 tienen una presencia muy baja de la macroalga y solo 12 tienen presencia moderada.
Agencias de Estados Unidos que colaboran con la NAZA reportaron la disminución de la macroalga en el Océano Atlántico en un 50 por ciento durante julio y agosto. La mayor cantidad se identificó en las Antillas Menores, de esta manera se prevé que durante septiembre y octubre, seguirá disminuyendo en las playas de Quintana Roo.
Esta información es oportuna ahora que la actividad turística de Quintana Roo se irá reabriendo debido a que se activará la fase amarilla del semáforo sanitario. Sin embargo, hay que esperar la información de los centros de investigación que monitorean las aguas de Belice para conocer el comportamiento del sargazo en la zona sur de la entidad.
Desde luego que hay otros aspectos sobre el fenómeno del sargazo que involucran a gobiernos municipales, los cuales no han tenido tiempo de transparentar y explicar el uso de recursos públicos para la recolección de la macroalga.
Otro asunto pendiente sobre el sargazo es su acumulación en lugares cercanos a la playa, a servicios turísticos y centro poblacionales, ya que la contaminación persiste tanto para suelos y aguas, como para la salud de la población en general y visitantes. Este es un asunto que debe ser resuelto entre los tres niveles de gobierno.
Los efectos nocivos del sargazo contra la salud humana: UNAM
Hay que recordar, en aras de incidir en políticas públicas y acciones de gobierno de salud pública, que en el mes de julio pasado, la UNAM difundió algunos avances investigativos en torno a la presencia del sargazo en el Caribe Mexicano, los cuales deben ser tomados en cuenta, porque ignorarlos significaría cerrar los ojos ante una realidad que no solo pone en riesgo la salud de los quintanarroenses sino de los millones de visitantes.
El 3 de julio, la UNAM, detalló que el sargazo pelágico, que llega masivamente al Caribe mexicano desde 2014, contiene elementos como arsénico, cobre, manganeso y molibdeno, que en altas concentraciones pueden ser dañinos para la humanidad, la flora y fauna local.
Se tratan de las afirmaciones de Rosa Elisa Rodríguez Martínez, de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM, con sede en Puerto Morelos, Quintana Roo.
El equipo liderado por Rodríguez Martínez (2018 y 2019) analizó 63 muestras de estas macroalgas en diferentes localidades, también encontraron aluminio, calcio, cloro, cobre, hierro, potasio, magnesio, fósforo, plomo, rubidio, azufre, silicio, estroncio, torio, uranio, vanadio y zinc, entre otros.
“Si bien algunos de estos elementos son nutrientes esenciales, otros pueden llegar a ser tóxicos. El que más preocupa es el arsénico, pues se detectó en todas las muestras colectadas, y en la mayoría en concentraciones que superan los límites establecidos para consumo humano y animal”, según la investigadora.
Salud pública, consumo de grasas trans y los contagios del coronavirus.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) echó a andar hace dos años una ambiciosa iniciativa que busca eliminar del suministro global de alimentos las grasas trans de producción industrial para 2023. De entonces a la fecha, 58 países han implementado legislación, protegiendo así a 3200 millones de personas de esas sustancias nocivas para finales de 2021.
No obstante, más de 100 naciones carecen todavía de medidas para eliminar esas sustancias nocivas, entre ellas algunas de las que registran el mayor número de muertes por cardiopatías coronarias a causa de las grasas trans, indica un nuevo informe de la agencia de salud. Esta falta de regulación provoca el deceso de unas 500.000 personas anualmente, según cálculos de la OMS.
A propósito de esto, el director general de la Organización, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que en un momento en el que el mundo se enfrenta a la pandemia de COVID-19, debe hacerse todo lo posible para cuidar la salud de las personas, de acuerdo a un documento del organismo.
“Esto incluye la adopción de todas las medidas posibles para prevenir las enfermedades no transmisibles que pueden hacer que las personas sean más susceptibles al coronavirus y provocar muertes prematuras. Nuestro objetivo de eliminar las grasas trans para 2023 no debe demorarse”, puntualizó.
Quince países registran casi dos tercios de las muertes del mundo vinculadas a la ingesta de grasas trans, de los que cuatro (Canadá, Eslovenia, Estados Unidos y Letonia) vienen aplicando desde 2017 normativas que se ajustan a las prácticas óptimas recomendadas por la OMS, ya sea estableciendo para las grasas trans de producción industrial límites obligatorios del 2% en el contenido de aceites y grasas de todos los alimentos o prohibiendo los aceites parcialmente hidrogenados.
Los once países restantes (Azerbaiyán, Bangladesh, Bhután, Ecuador, Egipto, India, Irán, México, Nepal, Pakistán y República de Corea) aún tienen pendiente la adopción de medidas urgentes.
¿Qué son las grasas trans?
La OMS sostiene que las grasas trans de producción industrial se encuentran en grasas vegetales solidificadas, como la margarina, y están con frecuencia presentes en aperitivos y alimentos horneados y fritos. A menudo los fabricantes las utilizan porque se conservan durante más tiempo y son más baratas que otras grasas, aunque existen alternativas más saludables que no afectan al sabor ni al costo de los alimentos.

Deja un comentario