Clic Para Compartir

Fin de la carrera política de José Esquivel Vargas ante repudio de partidos políticos y hartazgo de la sociedad carrilloportense

En la sección Política, Política Local por el 19 febrero 2021 a las 8:39 am

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez
**Ante su incapacidad para la administración pública, partidos políticos “le hicieron el feo” y terminaron con sus aspiraciones para reelegirse.
** Paoli Elizabeth Perera Maldonado, será candidata de la alianza PAN, PRD, PRI y CQ; PAN y PRD postularon a Esquivel Vargas, por lo que su discurso electoral estará restringido.
**Promesas y compromisos incumplidos ponen a Paoli en el filo de la gloria al infierno.

Los días de la carrera política de José Esquivel Vargas, presidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, están contados, ahora, sus aliados políticos lo consideran “víctima de la peste” por sus excesos de corrupción, irresponsabilidad e ineficiencia al frente de la administración municipal, por lo que ya no es rentable electoralmente.
Ya ni se diga de la sociedad carrilloportense, la cual llegó al hartazgo, porque Esquivel Vargas no tuvo la capacidad técnica, política y administrativa para dotar de servicios públicos de calidad al municipio que le tocó gobernar, a lo que se comprometió en 2018 cuando anduvo en campaña electoral, prometiendo, lo que sus nulas capacidades le impidieron cumplir.
Siendo diputado local por la coalición entre PAN y PRD, obtuvo el visto bueno para ir como aspirante a la presidencia municipal de Felipe Carrillo Puerto y arrebatarle ese gobierno al Partido Revolucionario Institucional (PRI), una encomienda fácil de cumplir, ya que Paoli Elizabeth Perera Maldonado, presidenta municipal de ese entonces, había dejado la administración municipal en la anarquía, (los carrilloportenses se referían mas a su pareja que a ella como edil)lo que provocó inconformidad social que benefició a José Esquivel Vargas, a quien tampoco se le conocía capacidades en la administración pública municipal, por lo que fue registrado por la coalición Por Quintana Roo al Frente, integrada por Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano (MC).
Teniendo la bendición desde el Poder Ejecutivo, así como la publicidad que le dio ser diputado local y la mala administración de Perera Maldonado, obtuvo la presidencia municipal de Felipe Carrillo Puerto, lo que provocó que este municipio, considerado la cabecera política, cultural e histórica de la zona maya, entrara en bancarrota.
El 10 de abril de 2018, José Esquivel Vargas obtuvo su registro como candidato del PAN, PRD y MC; el primero de julio gana las elecciones; el 30 de septiembre toma protesta como presidente municipal, en presencia del gobernador Carlos Joaquín González, así como de diputados locales y federales. Ese día fue de fiesta de Esquivel Vargas, pero a partir de entonces empezó su debacle política, porque a pesar de que le dieron la oportunidad de ser diputado local y presidente municipal no estuvo a la altura de las circunstancias.

ANTIGUOS ALIADOS LE PERDIERON LA CONFIANZA A ESQUIVEL VARGAS POR INCAPACIDAD PARA GOBERNAR

Esquivel que se asume de sangre azul, primo de Roberto Borge y primo también de Carlos Joaquín, Por ley está en condiciones de reelegirse durante los comicios del próximo seis de junio, pero sus antiguos aliados y protectores, ya no quieren saber nada de él porque sus incapacidades políticas y administrativas llevaron a la ruina al ayuntamiento y perdió el poco capital político que tenía para ofrecerle a sus aliados.
Al iniciar el proceso electoral 2020-2021 empezó su recorrido en busca de que sus amigos, aliados, protectores y patrocinadores lo incluyeran en la lista de munícipes con posibilidades de reelección, pero ninguno le dio una respuesta afirmativa; se concretó, a nivel nacional, la alianza entre PAN, PRD y PRI y CQRoo por lo que las dirigencias estatales de los dos primeros partidos tuvieron la excusa perfecta para negarle la reelección, ya que los acuerdos serían entre las cúpulas nacionales.
En un claro desafío a su jefe político Carlos Joaquín Gobernador del estado, se brinco las formas ya sintiéndose desprotegido por los partidos nacionales que en el pasado le dieron su apoyo, busco cobijo entre los partidos estatales, pero su capital político está tan diezmado, que ninguno se quiso arriesgar con él. Pasaron las semanas y pidió una oportunidad de reelección con el Movimiento Ciudadano, cuyas instancias internas decidieron que no había espacio para él.
Se lo comunicaron por escrito, para dejar evidencia de que a pesar de tener el derecho constitucional de reelegirse, no cumplió con las condiciones que establece la misma ley, pues no renunció a tiempo al PRD, organismo político que lo postuló como candidato a la presidencia municipal.
Fue la Comisión Nacional de Convenciones y Procesos Internos de Movimiento Ciudadano, la que determinó la improcedencia del registro Esquivel Vargas, por contravenir el artículo 139 de la Constitución de Quintana Roo, del cual se desprende que la postulación para una reelección sólo podrá ser realizada por el mismo partido o por cualquiera de los partidos integrantes de la coalición que lo hubieren postulado, salvo que hayan renunciado o perdido su militancia antes de la mitad de su mandato, pero el aún munícipe de Felipe Carrillo Puerto, mantuvo su militancia en el PRD, partido que lo postuló, hasta hace unas semanas, cuando le informaron que no sería el candidato.

PAOLY ELIZABETH PERERA MALDONADO AHORA REPRESENTA AL PAN Y PRD, LOS CUALES POSTULARON HACE TRES AÑOS A JOSÉ ESQUIVEL

Ahora el PRD, el PAN, Confianza por Quintana Roo y el PRI, llevan como candidata a la presidencia municipal de Felipe Carrillo Puerto, ni nada más, ni nada menos, que a Paoli Elizabeth Perera Maldonado, militante del PRI, quien perdió su reelección en 2018, precisamente ante Esquivel Vargas. Ambos terminaron siendo socios del mismo dolor, las malas prácticas en sus respectivos gobiernos los unieron.
Esquivel Vargas se quedó sin la posibilidad de reelegirse, perdió el capital político que tenía, (los electores no olvidan que una de sus principales promesas fue auditar al gobierno de Perera Maldonado, cosa que nunca hizo) pero además, está en riesgo de que las auditorias a su administración se realicen conforme a la ley y con ello, está en peligro de pisar la cárcel o evadirse de la acción de la justicia, por lo que su vida política está acabada.
Pero la sociedad con Perera Maldonado no se rompe, porque será ésta, quien tenga que pagar los platos rotos, tanto de su administración municipal (2016-2018), como la de Esquivel Vargas (2018-2021), porque da la casualidad que el PAN y PRD, que postularon en coalición al hoy munícipe son los mismos institutos políticos, más el PRI y Confianza por Quintana Roo, los que la postularon en esta ocasión, al suscribir la alianza “Va Por Quintana Roo”.
José Esquivel Vargas tuvo la oportunidad de ganar la elección del primero de julio de 2018 usufructuando los malos resultados de la administración municipal de Paoly Elizabeth Perera Maldonado, a quien señaló de opacidad, malos manejos, tráfico de influencias y de mantener una pésima relación con los empleados municipales; además de aprovechó de la caída del PRI en la entidad, para írsele a la yugular a la presidenta municipal que intentaba malamente reelegirse.

DISCURSO ELECTORAL DE PAOLY RESTRINGIDO POR COMPROMISOS INTERPARTIDISTAS E INTERGUBERNAMENTALES

Pero, Perera Maldonado ahora tiene muchas restricciones para integrar su discurso electoral, no tendrá la libertad de cuestionar el trabajo de Esquivel Vargas, porque éste fue postulado por una alianza entre PRD y PAN, los mismos partidos que la postularon en esta ocasión a ella.
Los pilares del discurso electoral de Paoli serán los cuestionamientos al gobierno federal, encabezado por el fundador de Morena, Andrés Manuel López Obrador, en temas como el débil apoyo al campo, a la infraestructura sanitaria, los deficientes resultados en el manejo de la pandemia de la Covid-19, pero no podrá tocar temas centrales como la construcción del Tren Maya, porque hay un acuerdo tácito entre los gobiernos estatal y federal, por la inyección de recursos frescos a la economía estatal que representa la obra.
Si no puede cuestionar el trabajo del gobierno de José Esquivel, ni el del gobierno estatal, porque el PAN y PRD llevaron el triunfo a Carlos Joaquín González y ahora la apoyan y los cuestionamientos al gobierno federal los tendrá acotados por compromisos políticos del gobierno estatal, entonces, ¿cuál será su agenda discursiva para convencer al electorado que ella es mejor opción, que la persona que lleve como candidata la alianza integrada por Morena, PVEM, PT, MAS y sus demás aliados a nivel estatal?

EL QUE RIE AL ULTIMO RIE MEJOR…..

La forma de gobernar de Esquivel marcará la campaña de Paoli, así como los resabios de lo que ella hizo en la administración municipal. El escenario político electoral en Quintana Roo cambió radicalmente, los antiguos enemigos, ahora comerán en el mismo plato, mientras que la ciudadanía pagará las consecuencias de esos acuerdos de las cúpulas del poder a nivel nacional, para impedir que Andrés Manuel López Obrador conserve la mayoría en la Cámara de Diputados Federal.
A unos meses que concluya su mandato Esquivel Vargas, integrantes de su cabildo, determinaron iniciar una serie de auditorias a recursos como los que solicitó en calidad de préstamo en 2019 para pagar aguinaldos de empleados, los cuales no pagó.

CIERTO ES……

Que Paoli, no contará con los votos que el cuasi nulo capital político de José Esquivel tenga, ni los de Gabriel Carballo su antecesor que la llevó a la silla en su gestión, pues de mal agradecida y gandaya no la bajan, pero no es solo la diversión que disfrutó Paoli en su gestión sino en un elemento más de perversidad cuando promovió el voto cruzado a favor del diputado Pedro Pérez sin calcular que eso mismo le dio la derrota en su reelección.

Deja un comentario