Clic Para Compartir

La “bola de nieve” de incapacidad y opacidad del Fonatur en torno al Tren Maya

En la sección Medio Ambiente por el 22 febrero 2021 a las 8:47 am

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez
Quien ya no ve lo duro sino lo tupido es el director General del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, porque se encuentra entre la espada y la pared, entre su lealtad y obediencia al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y cumplir con los tiempos y formas que la ley le impone por ser servidor público y manejar un elevado porcentaje del Presupuesto de Egresos de la Federación.
En este espacio periodístico he venido documentando y comentando diversas aristas de los impactos que tiene y tendrá el Proyecto del Tren Maya por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo y con el paso del tiempo nos hemos percatado que los escenarios que he descrito han ido reflejándose en la realidad.
Así como he resaltado los efectos positivos de la obra, también he hecho énfasis en los impactos negativos, los cuales he descrito a detalle y no solo desde mi punto de vista analítico, si por la información que han proporcionado expertos, así como las personas de comunidades y ejidos tendrán la carga social de una decisión política del presidente de la República y sus compromisos con los planes empresariales del neoliberalismo, como lo ha documentado la Revista Forbes, al hacer un recuento de los proyectos ferroviarios que se desarrollarán entre México y Centroamérica y de los cuales el gobierno mexicano se niega a hablar.
Un documento público de la Auditoria Superior de la Federación (ASP) en el que hace referencia a la Tasa de Rendimiento Inmediata (TRI) del Proyecto del Tren Maya, sostiene que el incremento en los costos proyectados al inicio del actual gobierno federal pone en riesgo de que se pierda su rentabilidad, recordemos que el gobierno de México invertirá sumas presupuestales multimillonarias, es decir, las fianzas del país están en un solo proyecto.
La Tasa de Rendimiento Inmediata se encuentra en 10.2 por ciento, cuando el límite para aprobar un proyecto es 10 por ciento, por lo que, de incrementarse más el costo de la obra, existe el riesgo de que se pierda la rentabilidad, de acuerdo al referido documento
El documento se trata de la tercera entrega de la Cuenta Pública de la ASF, en la cual se indica que el desembolso para la edificación del proyecto ferroviario es de 161 mil 356 millones de pesos, lo cual ha significado un aumento de 16 por ciento, lo que ha generado un perjuicio.

EN RIESGO LA RENTABILIDAD DEL PROYECTO DEL TREN MAYA POR INCREMENTO EN LOS COSTOS

Con esta inversión «el valor de la TRI se ubicaría en 10.2 por ciento, lo que significa que, de incrementarse la inversión, el proyecto dejaría de ser rentable, de acuerdo con el parámetro del 10 por ciento establecido en la Tasa Social de Descuento por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)».
El mismo organismo fiscalizador del país hace mención que no se contaron con los estudios de pre inversión concluidos conforme la programación registrada, lo cual genera un riesgo de retraso para iniciar las etapas de inversión y de operación del proyecto, lo anterior, afectaría la rentabilidad del Tren Maya una vez que esté en operaciones.
Asimismo, la ASF dio a conocer que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) “elaboró un análisis de la demanda para el periodo 2023 a 2053, sin embargo, se identificó que algunos supuestos empleados para realizar las proyecciones no fueron razonables, lo que podría impedir la materialización de los escenarios proyectados y, en consecuencia, afectar el beneficio social esperado.
«Lo anterior, debido a que, en lo que se refiere a las estimaciones de demanda de carga, en el documento no se explicó de qué forma, en 2026, después de sólo tres años de operación, el tren ofrecerá niveles de eficiencia que aseguren que los viajes intra-peninsulares tengan un factor logístico 51/(FL) de 80 por ciento y los viajes extra-peninsulares de 90 por ciento», de acuerdo a la ASF.
Pero como ya es costumbre, la oficina de aclaraciones de prensa de Fonatur trabajó el fin de semana para difundir un desmentido por medio de un comunicado de prensa que dice:

PROYECTO DE TREN MAYA ES TRANSPARENTE, ASEGURA FONATUR

Con relación a las notas periodísticas sobre el informe de la Cuenta Pública correspondiente al 2019 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) busca aclarar:
El Tren Maya es un proyecto transparente que cumple con la normatividad.
Este informe refleja un proceso abierto, en el cual una vez que se notifiquen ante el Fonatur los informes individuales, se tiene un término de 30 días hábiles para presentar ante la ASF la información y consideraciones pertinentes, respecto a las acciones y recomendaciones emitidas, así como para el caso de las presuntas responsabilidades administrativas señaladas por la ASF, una vez notificadas por el Órgano Interno de Control del Fonatur, se cuenta con un plazo legal para la presentación de las aclaraciones.
Cabe destacar que Fonatur entregó en su debido momento su respuesta a las pre-recomendaciones y resultados emitidos por la ASF. La ASF dictaminó las respuestas remitidas por parte de Fonatur, aunque dichos insumos no fueron incluidos en su totalidad en el informe para valoración pública.
Fonatur continuará atendiendo las acciones emitidas por la ASF, clarificando las dudas que puedan surgir, para defender la legalidad y transparencia con la que se ha manejado el proyecto de desarrollo integral Tren Maya.
Confiamos en que la ASF revisará toda prueba objetivamente y aclarará los malentendidos plasmados el día de hoy en los diarios.
Reconocemos la labor de vigilancia de la ASF pero lamentamos que la información se maneje públicamente como hechos concretos y declarados, cuando en realidad se trata de observaciones que deben sustentar un proceso de defensa. Esta auditoría debe resolverse y llevarse a cabo de acuerdo con los procesos y tiempos establecidos, no se resuelve mediáticamente. Hasta aquí la versión de Fonatur.
La información de la ASF se dio a conocer el sábado 20 y el Fonatur salió con su aclaración al día siguiente, sin embargo, no aclaró gran cosa, solo se concretó a decir, que son observaciones preliminares y que tiene 30 para dar cumplimiento a esas observaciones.

ASF RECUERDA QUE FONATUR INICIÓ LAS OBRAS SIN CONTAR CON ESTUDIOS DE IMPACTO AMBIENTAL

La ASF si fue clara al afirmar que Fonatur inició las obras de construcción del proyecto Tren Maya sin contar con los estudios necesarios de impacto ambiental que descarten los posibles efectos y riesgos sociales que generarían su construcción y operación. Eso es una realidad y de ello hay evidencias.
Un asunto que le da urticaria al gobierno federal es que el Fonatur debe restablecer el proceso de la consulta indígena y garantizar los estudios que comprueben que se trata de un proyecto rentable. Esto, dado que Fonatur no realizó los estudios necesarios para determinar el potencial desarrollo social del proyecto, en tanto no definió el trazo definitivo del Tren Maya y no ubicó los polos de desarrollo a lo largo de la ruta.
Se trata de un total de 20 recomendaciones las que emitió la ASF, en las cuales también pide definir una metodología que asegure el beneficio social que tendría el Tren Maya en las comunidades por las que pasará.
Según el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2019, la ASF realizó siete auditorías al proyecto del Tren Maya y determinó que también se debe de aclarar el destino de 156 millones 106 mil 25 pesos, los cuales se habrían destinado a contrataciones y pagos no justificados.
“En términos generales, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, no cumplió con las disposiciones legales y normativas que son aplicables en la materia”, se advierte en el informe sobre 2019, ahora esperemos las observaciones que le hará la ASF para el ejercicio 2020, cuando se llevaron a cabo la mayoría de los procesos de licitación del proyecto, en el que se invertirán miles de millones de pesos de la Hacienda Pública mexicana.
El documento de referencia hace mención a diversos aspectos de la poca experiencia de Fonatur para hacerse cargo del proyecto o en su caso, por negligencia o corrupción.

ASF PIDE A FONATUR ACLARAR ERRORES EN ADJUDICACIÓN DE CONTRATOS

Por ejemplo, uno de los asuntos que Jiménez Pons debe aclarar es U una presunta adjudicación injustificada señalada bajo el contrato número CTM-008/2019, destinado a servicios de ingeniería básica; otro aspecto es la duplicidad en pagos del personal directivo y técnico, pues no se encontraron mecanismos para garantizar el cumplimiento del contrato C-™️-007-2019, vinculado a la liberación del derecho de vía. Esto, apunta el ente fiscalizador, generó una diferencia en los servicios pagados por 13.2 millones de pesos y, debido a la falta de definición del trazo, gastos innecesarios por 6.2 millones de pesos.
Además, se detectaron pagos en exceso por 4.2 millones de pesos para contratos donde hubo plazos superiores a los establecidos, así como 15 millones de pesos de recursos destinados para el Tren Maya que no contaban con documentación comprobatoria y que validaran un estudio de telemetría
Tampoco, se acreditó la recepción de los servicios de un organismo internacional, un presunto gasto injustificado de 20 mil 716.2 pesos.
“Ni Fonatur ni FTM contaban con un modelo financiero y proyecto ejecutivo en el que se establecieran variables económicas o financieras, entre otras, a efecto de identificar el esquema de financiamiento y las posibles obras y servicios por contratar para el proyecto”, según el informe de la ASF.
“Se corroboró que el Fonatur careció de mecanismos o herramientas para ejercer su gobernanza con sus empresas filiales, ya que no se estableció un marco normativo que permita al Comité Técnico conocer las actividades de gestión y de rendición de cuentas de las empresas filiales”.
Al respecto, la ASF emitió 13 recomendaciones destinadas a que Fonatur determine un mecanismo de control para dar seguimiento a la inversión, los costos, los beneficios del proyecto y los indicadores de rentabilidad.
También se verificó que “existieron actividades discrecionales, debido a que la información presentada del proyecto Tren Maya fue informativa y no para su aprobación, lo que afectó la buena gobernanza que el Comité Técnico debe materializar hacia Fonatur”.

Deja un comentario