Clic Para Compartir

Las palabras de AMLO cubren la impunidad e invisibilizan el reclamo de justicia de madres mexicanas

En la sección Mujeres por el 17 mayo 2021 a las 8:38 pm

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez
Una madre que busca justicia porque su hija o hijo se encuentra desaparecido, porque los asesinos de su hija o hijo andan libres con total impunidad o porque los procesos por abuso sexual se encuentran viciados, lo único que tienen en la mente es encontrar a quien se encuentra desaparecida, así como exigir justicia por parte de las autoridades para que asesinos y violadores sean encarcelados; cada que amanece renueva la esperanza que recibirá una llamada telefónica, una notificación que su búsqueda de personas y de justicia ha dado resultados positivos.
Los festejos, las felicitaciones, los homenajes, las serenatas salen sobrando y se convierten en un insulto, cuando no hay respuesta por parte de las autoridades, quienes con sus acciones y omisiones perpetúan la impunidad, la corrupción y el silencio a favor de quienes con el tráfico de influencias, con favores políticos y complicidades logran que el sistema de justicia en el país a diario ratifique su obsolescencia y su colapso.
Leer informes, testimonios, llamados de auxilio de familiares en busca de justicia, acompañarlos, es conocer el México de carne y hueso, el país que no necesita de una clase política omisa y cómplice de la delincuencia, lo que la convierte en una clase política que vive de y para la delincuencia, porque en primer lugar no hacen nada para evitar las víctimas de la violencia que se cuenta por miles y después se cruzan de brazos cuando les exigen justicia.
El pasado 10 de mayo, mientras frente del Palacio Nacional, madres de mujeres y hombres asesinadas, desaparecidas, víctimas de abuso sexual pedían que el presidente de la República las escuchara, porque no tienen nada que festejar en torno al Día de las Madres, sino solo dolor y angustia ante la inacción de las autoridades para hacerles justicia, Andrés Manuel López Obrador, ordenó que las puertas de la casa del pueblo siguieran cerradas, mientras que en su interior cambió su tradicional “mañanera” por un concierto con Eugenia León para festejar a las madres del país, a esas mismas a las que no ha querido recibir, con lo que las revictimiza.
¿LAS MADRES UNA PRIORIDAD? OTRO DESACIERTO DE AMLO Y SU 4T: SOLEDAD JARQUÍN EDGAR

La periodista Soledad Jarquín Edgar, escribió sobre el efecto político de ese acto presidencial y tituló el texto de su columna Mujeres y Política: ¿Las madres una prioridad? Otro desacierto de AMLO y su 4T, publicado originalmente en la agencia SemMéxico el 11 de mayo.
Soledad, feminista, periodista, madre de la fotoperiodista María del Sol, asesinada en la ciudad de Juchitán, Oaxaca, el dos de junio de 2018, en el contexto de una campaña electoral, recuerda, al inicio de su texto que Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, “se para frente a las y los representantes de los medios que cada día acuden a la mañanera para escucharlo y les dice: -Hoy no habrá conferencia, lo primero son las madres. Detrás un telón y Eugenia León contribuye al espectáculo-homenaje”.
Soledad Jarquín Edgar, Ganadora del Premio Nacional de Periodismo y después presidenta del jurado que otorga este galardón, refiere que en la segunda década del Siglo XX, “esos que tanto odia el presidente mexicano, es decir, los conservadores inventaron el día de las madres. La historia ha sido repetida hasta el cansancio, fue escrito por la historiadora Martha Acevedo hace varias décadas. Un director de un diario y un gobernante en turno buscan con esta acción detener la toma de conciencia de las mexicanas sobre sus derechos: desde los políticos, hasta los del cuerpo y a la educación. Recién estaban los Congresos Feministas de Yucatán en 1916 y las movilizaciones de mujeres por el derecho al sufragio persistían de una y otra forma. Recién también se había puesto en la mesa el derecho a decidir de las mujeres…así la historia”.
Soledad, la periodista, la educadora, la madre, la feminista, sabe muy bien de lo que habla. Conoce la historia de los movimientos feministas de este país, pero también ha tenido que luchar contra la burocracia de la Fiscalía General de Oaxaca y los intereses políticos del exfiscal Rubén Vasconcelos Méndez, quien durante más de dos años se dedicó a detener el avance de las investigaciones en torno al feminicidio de María del Sol, porque integrantes del grupo político del gobernador Alejando Murat Hinojoza tenían que ser llamados a declarar y para protegerlos, no lo permitió.
Sol recuerda que frente a esas grandes movilizaciones de las mujeres, en la década de los veinte del siglo pasado, LOS CONSERVADORES inventaron el día de la madre, “el mismo que fanfarronamente festejó el señor presidente mexicano, mientras en la puerta de palacio nacional, donde festejaba López Obrador, madres de desaparecidos y desaparecidas de todo el país le tocaban insistentemente. Pero él decidió no abrir la puerta. ¡Presidente No tenemos nada que festejar!… pero sus gritos no se escuchaban”.
LOPEZ OBRADOR NO QUIERE SEGUIR ESCUCHANDO MÁS RECLAMOS, NO QUIERE SEGUIR OYENDO A LAS MADRES…
El texto periodístico de Soledad Jarquín Edgar es imperdible. Ella nos escribe: “Sin duda esta acción del 10 de mayo, es la suma de muchas tropelías cometidas contra las mujeres y, sobre todo, contra sus derechos. López Obrador no quiere seguir escuchando más reclamos, no quiere seguir oyendo a las madres lamentándose de los asesinatos de sus hijas, ni quiere saber nada sobre el feminicidio, ni sobre la desaparición de personas, porque dirá es parte de lo que hicieron los otros, tienen años de haber sucedido…omite con ello que siguen sucediendo, que se engaña y lo engañan”.
Las reflexiones de Soledad son contundentes al considerar que hace tiempo el presidente perdió la punta del hilo en materia de igualdad para las mujeres, para el ejercicio de derechos fundamentales como la no violencia, obstaculizó su acceso al trabajo al cerrar guarderías, las puso en riesgo al pretender dejar fuera el financiamiento a refugios y al negar sistemáticamente la participación de la sociedad civil organizada en las instituciones públicas como el Inmujeres, instancia que va en picada.
Para este mujer que ha recibido el reconocimiento nacional e internacional por su quehacer periodístico y como formadora de periodistas, el monopolio de la palabra del presidente López Obrador “no tiene resonancia en las familias desquebrajadas y deshechas por el dolor, por la pérdida de sus hijas e hijos, como acaba de suceder en Jalisco, donde tres integrantes de una familia fueron asesinados, dos hombres y una mujer, tres jóvenes universitarios con futuro y que se sabe fueron sustraídos de su casa por personas que podrían pertenecer a un cartel.
“¿Los va a perdonar presidente? Me refiero si va a perdonar a los criminales y también me gustaría que personalmente pudieran, usted y el gobernador de Jalisco, ver a la cara a la mamá de Ana Karen, Luis Alberto y José Ángel González Moreno.
“Nos queda claro a las y los mexicanos. Los gobiernos estatales han fracasado en la búsqueda de justicia para miles y miles de jóvenes en este país desde que el narcotráfico, la misoginia y el machismo gobiernan disfrazados de los partidos políticos de siempre. De ahí que la 4T ERA una esperanza, la misma que cierra la puerta en la cara de las madres que piden justicia”.
EN PALACIO NACIONAL LE CIERRAN LA PUERTA EN LA CARA A LAS MADRES, LITERALMENTE
“Cerrar la puerta en la cara a las madres”, parece una figura, pero se da así, literalmente, o se da bajo subterfugios. “Lo que parecía que le quedaba claro al presidente era que en el caso de personas desaparecidas y feminicidios y/o asesinatos violentos de mujeres, quienes han fallado son las fiscalías generales de casi todos los estados del país. Al menos así lo dijo la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el 25 de noviembre del año pasado.
“Y es que un día antes, esta que escribe, en su calidad de mamá y periodista estuve en la famosa mañanera, donde además de llevarle una carta con 18 mil firmas que exigían #AltoAlFeminicidio, como parte de la campaña #NosVanAVerJuntas al que nos invitó el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, le expliqué al presidente mexicano cómo en Oaxaca el ahora ex fiscal había obstaculizado toda investigación, los errores cometidos, las omisiones del gobernador Alejandro Murat que se ampara en la “autonomía” de la Fiscalía para no poder hacer absolutamente nada y de cómo las cuatro carpetas de investigación -feminicidio, robo, delito electoral y anticorrupción- estaban “en veremos” después de dos años y medio de los hechos en que mi hija María del Sol Cruz Jarquín había sido asesinada en un atentado realizado en un contexto político-electoral”.
Recuerda: el presidente “dio la instrucción Sánchez Cordero de atenderme y ésta a su vez giró la misma instrucción a la titular de Conavim, Fabiola Alanís, seis meses después y varias reuniones virtuales, quiero decirles que el resultado es idéntico al anterior, NO HA PASADO GRAN COSA. Solo y es importante, se activaron las audiencias y eso coincidió con la apertura de estos procesos suspendidos de manera presencial por la pandemia de Covid 19.
“De ahí que el dicho del presidente López Obrador de que las madres somos la prioridad, es otro desacierto más de la actual administración. Y conste que lo digo con las pruebas en la mano”.
Como esta historia presidencial, en México tenemos muchas otras, donde la simulación y la tomadura de pelo, es el pan de todos los días, cuando las madres de víctimas de violencia piden, exigen y gritan por justicia.

Deja un comentario