Clic Para Compartir

Maritza Yeh Chan gana medalla al Mérito Indígena Maya »Cecilio Chi» 2021

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 30 julio 2021 a las 4:01 pm

La quintanarroense, activista y defensora de la educación bilingüe, será la primera mujer en recibir la presea

Originaria de Uh May, localidad del municipio de Felipe Carrillo Puerto, Maritza Yeh Chan, conocida como la doncella maya, será la primera mujer en recibir la medalla al Mérito Indígena Maya “Cecilio Chi” 2021, que se entregará este 30 de julio en sesión solemne del Congreso de Quintana Roo. 

Desde los 13 años Maritza se ha dedicado a llevar educación a niñas y niños de la zona maya que no tenían la posibilidad y desde entonces es defensora de la lengua maya y la educación bilingüe. La ganadora de este premio es autora de una de las pocas tesis escritas en maya; el tema es el simbolismo del xokbil-chuy en el traje de la mujer maya a través de los patrones geométricos, que dice, le fue relevado en sus sueños.

Defensora de derechos de la mujer, Maritza Yeh Chan, de 37 años, fue propuesta por la Casa de la Mujer Indígena U Muuk’iil Ko’olelo’ob María Uicab, derivado de la convocatoria que cada tres años emite el gobierno estatal para designar esta medalla “a quien se haya (persona moral o física) destacado tanto en el ámbito local, nacional e internacional, por su contribución a la preservación de la etnia maya de Quintana Roo, al fomento y promoción de su cultura y al mejoramiento de sus condiciones de vida”.

Maritza, conocida como la doncella maya, es la primera mujer en recibir la Medalla al Mérito Indígena Maya “Cecilio Chi” desde que fue instaurada en junio de 2010 en el marco del día estatal de la cultura maya.

Ella estudió la primaria en la localidad Uh May y para ir a la secundaria tuvo que emigrar a la cabecera municipal de Felipe Carrillo Puerto, en donde tuvo sus primeros contactos con organizaciones como el Consejo Nacional de Fomento Educativo, lo que le permitió hacer su servicio social y obtener una beca para visitar comunidades llevando educación a donde no llegaba la educación formal.

“Apenas con mi secundaria, a los 13 años, enseñaba a niños de primaria y preescolar, y es así como empieza mi caminar y a conocer las comunidades y llevar educación, y empieza mi transitar en la defensa de la lengua y la cultura”, cuenta. Al tiempo, relata que ella no sabía escribir su lengua materna, sino que sólo la hablaba, hasta que se incorporó al Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

Poco tiempo después, Maritza se integró a la Academia de la Lengua Maya para la promoción y defensa de la cultura maya y es ahí en donde inicia una jornada de trabajo dirigida a jóvenes para revalorizar la lengua.

Yeh Chan participó en un concurso de oratoria en el 2007 de la cual salió ganadora, y posteriormente compitió en oratoria de lengua indígena a nivel nacional, logrando el oro. Desde entonces, ella apoya a la preparación de nuevas generaciones.

El mote de la doncella maya es gracias a que así fue nombrada en un evento cultural llamado Expo Maya, además de participar en la Coordinadora de Mujeres Mayas de Quintana Roo, en donde se involucró con grupos como el EZLN y desde donde trabaja en la defensa por los derechos de las mujeres indígenas.

“Conocí muchas mujeres lideresas que me empezaron a inspirar, y muy joven pensaba que quería ser como ellas, luchar por mis tierras y contra esta ola de violencia, ellas me inspiraron para seguir, y desde la universidad muchas personas me reconocieron por ello”, cuenta.

Maritza escribió su tesis de licenciatura de la Universidad Intercultural Maya en lengua maya sobre el simbolismo del xokbil-chuy en el traje de la mujer maya a través de los patrones geométricos. Afirma que este texto, le fue revelado en sus sueños, por su abuelo. 

“Es un tema del que nunca se había hablado, no hay información en el mundo sobre eso, fue un tema nuevo que no se ha investigado por algunos estudiosos, y en un sueño, porque yo me conecto mucho con mis ancestros, mi abuelo me revela que tengo que aprender, investigar, que tengo que reconocer y valorar”, y añade que, de hecho, ella se había planteado otro tema inicialmente.

Ella cree que no se ha escrito sobre muchas cosas de la cultura, porque casi todo ha sido de manera oral “y muchas veces no se documenta”; pero que a ella le fue revelado por las bordadoras, quienes le explicaban los detalles de los bordados. 

Brevemente, describe el xokbil-chuy como el arte de bordar o hilo contado en punto de cruz, que era para los mayas -antes de la llegada de los españoles- un símbolo que representa la cruz maya verde o ceiba. A través de la serpiente, que desde la época prehispánica es un ente importante en la cultura maya, y que refleja sabiduría y conocimientos, es como se refleja en los bordados de las bordadoras.

“En el dorso de la serpiente, boa o de cascabel, podemos ver los patrones geométricos que se bordan en el traje de la mujer maya y que también vemos en los centros ceremoniales como Chichen Itzá, y tenemos el rombo, el círculo, la celosía, las grecas, esos patrones que encontramos en el dorso de la serpiente”, describe.

Gran parte de este simbolismo trata sobre la cosmovisión maya, “desde por qué las mujeres bordan un animal representativo, como el gallo, que representa el tiempo o el amanecer o incluso las flores que hay alrededor (…) desde como en la práctica, la observación, de los sueños y la transmisión de conocimientos, hay una metodología y aprendizaje en la enseñanza del bordado de la mujer maya”.

Maritza Yeh Chan, quien además ha participado en un sinnúmero de encuentros de mujeres indígenas y organizaciones, es danzante de maya pax, inspirada en su abuela, quien fuera mayordoma de las danzantes en el centro ceremonial y a la que considera su inspiración.

Edición: Laura Espejo

FUENTE:

https://www.lajornadamaya.mx/quintana-roo/177076/maritza-yeh-chan-gana-medalla-al-merito-indigena-maya-cecilio-chi-2021?fbclid=IwAR2LyJeE9AUdhKkpZqo_xNdk8l0SIO7LpqWs_k71NQono-oZ0L1XEewHbpc

Deja un comentario