Clic Para Compartir

Postal en una playa de Puerto Morelos, Quintana Roo

En la sección Turismo sin Fronteras por el 6 noviembre 2021 a las 12:23 pm

Necesariamente Incomoda

Graciela Machuca Martínez

En las alturas se escucha el potente motor de un helicóptero modelo MI17 de la Secretaría de Marina, en el que varios militares observan lo que sucede en el conocido destino turístico de sol y playa: Puerto Morelos.
Calles de la zona centro, playas y sus accesos, en los alrededores de hoteles y restaurantes están custodiadas por efectivos de las policías municipal, estatal, de la Guardia Nacional y de la Marina, quienes portan sus armas de fuego reglamentarias. Los patrullajes los realizan en un estado de alerta máxima.

Del cuatro al cinco de noviembre de 2021, disminuyó la afluencia de visitantes, las playas se ven semivacías, de los hoteles siguen saliendo camionetas y taxis con rumbo al aeropuerto de Cancún, otros a las estaciones de autobuses.

Personas servidoras públicas del Ayuntamiento de Puerto Morelos se han encerrado a piedra y lodo, no responden llamadas para informar lo que sucedió al medio día del cuatro de noviembre en las inmediaciones de dos hoteles.
Empleados de hoteles, restaurantes, bares, antros, así como sus propietarios y gerentes, además, de miedo por la violencia, viven en la incertidumbre, por temor a que la afluencia turística descienda, pues hace pocas semanas se había notado un repunte, luego de los meses de poca actividad a consecuencia de la pandemia.

Militares, policías, agentes de investigación, peritos, se ven en las instalaciones y en las cercanías del hotel Azul Beach, en Bahía Petempich.
Además, del sol, la belleza de las playas, la calidez del mar y la cortesía de muchos prestadores de servicios de Puerto Morelos, más de un visitante que tuvo salir de Quintana Roo en el primer vuelo que encontró, se llevó el recuerdo de esos momentos en que pudo perder la vida, cuando escuchó y sintió las detonaciones de armas de fuego de grueso calibre a unos metros o centímetros de donde estaba.

Mientras cientos de turistas disfrutaban de las bellezas naturales de Puerto Morelos, un grupo de personas armadas, la policía dijo que 15, se congregaron en la playa, frente al hotel y asesinaron a dos hombres, supuestamente involucrados en el narcomenudeo. A uno lo siguieron hasta donde había logrado esconderse.
La balacera se prolongó por varios minutos. Los agresores lograron su objetivo y se retiraron, la policía, la Guardia Nacional, los marinos, llegaron, cuando ya nada se podía hacer para detener a las personas agresoras.

Como sucedió hace unos días en Tulum, cuando un grupo armado asesinó a dos turistas, una alemana y otra estadounidense, de origen hindú, y una más fue lesionada, supuestamente por quedar en el fuego cruzado de dos bandas de narcomenudistas, la Guardia Nacional fue movilizada en Puerto Morelos, para que refuerce la seguridad.
Por más elementos que envíen a cada lugar donde se cometan crímenes en Quintana Roo, los efectivos asignados a esta entidad serán insuficientes, es un juego del gato y del ratón, mientras custodian un destino turístico sometido por la delincuencia organizada en otro más se requerirá su apoyo y así irán de municipio en municipio, de playa en plata, de calle en calle; estrategias de esa naturaleza hacen colapsar a cualquier institución de seguridad, por más fortalecida que se encuentre.

Entre las postales de bellos recuerdos en Puerto Morelos, habrá una que muestre la cara real de la violencia, más allá de los discursos bonitos y los miles de millones del presupuesto para la seguridad pública, cuyos resultados positivos siguen sin reflejarse en la cotidianidad de Quintana Roo.

La Fiscalía General del Estado de Quintana Roo confirmó en Bahía Petempich, en el municipio de Puerto Morelos, dos personas del sexo masculino perdieron la vida tras recibir impactos de bala por integrantes de un grupo delictivo dedicado al narcomenudeo y con quienes -de acuerdo a datos preliminares-, se disputaban espacios para la venta de sustancias tóxicas.

Del resultado de las primeras investigaciones, se logró conocer que a las 11 horas con 30 minutos se presentó un grupo de 4 a 5 personas y mencionaron que ellos iban a ser los encargados de la venta de droga en esa zona de la playa, quedándose en el lugar dos de ellos. Sin que se haya reportado a la autoridad, informó la Fiscalía.

“A las 14 horas con 10 minutos -aproximadamente- se presentó un grupo de 15 sujetos quienes se dirigieron directamente a las dos personas que permanecían en la zona de playas, capturando a uno de ellos, mientras que otro corrió hacia el interior de un centro de hospedaje donde finalmente quedó sin vida, mientras que al otro sujeto lo privaron de la libertad y metros adelante de la vida, dándose a la fuga”.
De estos hechos, resultó una persona lesionada que fue trasladada a un hospital con lesiones que no representan un riesgo para su vida.
De acuerdo a reportes oficiales de las diez organizaciones criminales que operan en Quintana Roo, dos se disputan el control de la venta de droga en las playas de Puerto Morelos. ¿Las personas consumidoras de drogas tendrán alguna responsabilidad al respecto? Si hay oferta es que hay demanda.

Deja un comentario