Clic Para Compartir

Comicios del 5 de junio y los efectos de las estrategias presidenciales

En la sección Polí­tica, Polí­tica Local por el 3 marzo 2022 a las 11:33 am

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez

Conforme se acerca el 5 de junio cuando se desarrollarán las elecciones a gobernador y para renovar la Legislatura local, la agenda político-electoral de Quintana Roo se va complicando porque los grupos políticos y de poder económico que se quieren quedar con todo el pastel están dispuestos a jugársela del todo por el todo, el juego sucio es su arma preferida, sin importar el daño que puedan causar a la población quintanarroense que nada tienen que ver con sus disputas por el control de la entidad.

Cada partido, cada coalición, ya hizo lo que está definido por la normatividad electoral y todos intentarán apegarse a las reglas del juego y a las etapas que marca el calendario electoral, pero también, entre la clase política quintanarroense se conocen muy bien y saben que el juego limpio no es una virtud que los caracterice, porque aquellos grupos que no puedan acceder al poder estatal, si no están de acuerdo con plegarse a los intereses del ganador, tendrán que quedarse en la banca o afrontar las consecuencias de convertirse en oposición o a manejar el doble discurso de protestar con la mano izquierda y cobrar con la mano derecha.
Pero a Quintana Roo no solo le espera afrontar las consecuencias de una lucha intestina por el control de los poderes Ejecutivo y Legislativo estatales durante los próximos meses, sino las circunstancias que se vayan generando en la economía internacional por el efecto rebote de la guerra entre Rusia y Ucrania, así como la terminación a marchas forzadas de las obras del Tren Maya, porque al presidente de la República se le está a punto de terminarse su gobierno aunque en lo formal concluya en el mes de septiembre de 2024.

Recordemos que el sistema presidencial mexicano como se lo conocimos al PRI no pudo variar durante los dos sexenios del PAN y en la era de la 4T se ha fortalecido aún más que en los tiempos de Luis Echeverría ílvarez y José López Portillo: populismo y lágrimas. Los próximos seis meses serán fundamentales para consolidar su estilo de gobierno.

A partir del mes de septiembre, cuando falten dos años para que concluya su mandato, la esperanza se habrá diluido. Tanto sus colaboradores como sus opositores tendrán el camino libre para hacer mancuerna y pelearse entre ellos la presidencia de la república, porque la clase política y quienes detentan el poder en México no han cambiado, siguen siendo los mismos, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) fue una válvula de escape para el sistema.

La clase del poder se está reacomodando, sus instintos camaleónicos están más vivos que nunca porque ya se han insertado en el círculo cercano al presidente, incluso, se jugarán la presidencia de la República con MORENA, pero harán todo lo posible por desarticular el movimiento, llevarán a AMLO como bandera, para convencer a los nostálgicos y utilizarán sus errores, sus fracasos y limitaciones para ir cavando la tumba de su proyecto de Nación.

Durante los comicios del 5 de junio próximo la imagen de AMLO seguirá beneficiando al proyecto del Partido Verde Ecologista, las posibilidades de triunfo siguen siendo altas, en comparación de la simpatía que han despertado entre la ciudadanía el resto de las candidatas y candidatos.

Sin embargo, asuntos como el de la llamada Casa Gris en Texas le ha impactado a todo el proyecto de la 4T, porque el presidente quiso darle carpetazo luego de más de 20 días de dimes y diretes, con una auditoria interna de la empresa petrolera involucrada, porque en ella ha laborado el propietario de la referida mansión de lujo que ocupó el hijo mayor del presidente, lo que contrasta con su discurso de austeridad.

Con este caso, se demostró que el presidente no tiene asesores, ya sea porque su forma de gobernar no se lo permite o porque a los que contrató en materia de imagen pública se convirtieron en sus fans y se olvidaron del profesionalismo que debe tener todo asesor que trabaja en la administración pública, porque su salario proviene de las arcas públicas y no del bolsillo del presidente.

El desgaste físico y político que le generó el hecho que su hijo haya estado viviendo en una mansión con una renta millonaria, vino a demostrar que la efectividad de Las Mañaneras va disminuyendo cuando se olvida que es un jefe de Estado y le da prioridad a la defensa de sus cachorros.

El daño a su imagen no está en si hay conflicto de interés porque su hijo y familia vivan en una casa propiedad de un ejecutivo de una petrolera, sino vivir en una lujosa mansión, contraviene la austeridad que pregona en todo lugar en donde se para, porque está convencido que repetir una mentira mil veces se vuelve en verdad. Usar como estrategia que no había conflicto de interés, porque la esposa del hijo mayor tiene dinero para pagar una casa como esa y muchas más, fue la equivocada, porque la opinión pública mexicana está convencida o al menos esa es su percepción, que quienes integran la clase política se sirven con la cuchara grande. Negar el conflicto de interés resultó contraproducente, lo que se verá reflejado, indudablemente, en la jornada de revocación del mandato presidencial, durante la cual tendrá mayoría, pero solo de la escasa participación ciudadana.

Otra actitud presidencial que se verá reflejada tanto la revocación de mandato como en los comicios del 5 de junio en Quintana Roo y en los otros cinco estados, es la descalificación que hace de los informes preliminares de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), se niega a rendir cuentas, no quiere saber nada con la transparencia, por ello su decreto de declarar asuntos de seguridad nacional las obras de infraestructura del gobierno federal.

Querer tapar el sol con un dedo y decir que en el país ya no hay corrupción porque él lo dice, es una de sus estrategias fallidas que tarde o temprano la historia se lo reclamará.

Deja un comentario