Clic Para Compartir

Mara Lezama y el Quintana Roo real

En la sección Polí­tica por el 3 agosto 2022 a las 11:36 am

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez

A menos de dos meses de la toma de posesión de la primera gobernadora en Quintana Roo, luego que el pasado 5 de junio ganó las elecciones a través de la coalición conformada por los partidos del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), del Trabajo (PT), Verde Ecologista de México (PVEM) y Fuerza por México (FM), se desconoce la agenda que llevará en su gobierno en materia de defensa de derechos humanos, atención a la violencia contra las mujeres, inseguridad pública, así como agravios a personas periodistas, ya que en su campaña no se ocupó de esos temas ni se ve que le interesen y le están reventando ahora luego de que se rodea de un grupo que la blindaron en campaña y la tienen secuestrada como gobernadora electa atendiendo sólo sus intereses.

LA GOBERNADORA ELECTA

Mara Lezama ganó los comicios para gobernadora el pasado 5 de junio, días antes ya había terminado la campaña electoral, sin embargo, en su discurso de hoy en día, sigue incluyendo elementos desfasados en el calendario electoral, ya es la gobernadora electa de acuerdo a las instancias administrativas y jurisdiccionales que se encargaron de validar ese proceso.

Quizás la rapidez con la que ascendió en su carrera política no le permita dimensionar que ahora es la gobernadora electa, su investidura le exige poner los pies sobre la tierra y olvidarse que una vez candidata, porque en las próximas semanas llevará sobre sus espaldas el destino de un estado, nada más ni nada menos que más de un millón y medio de habitantes de Quintana Roo, donde más de 300 mil personas votaron por ella para que gobierne.

Sin embargo, ni su equipo de asesores ni ella, se han percatado que ya pasaron los tiempos de las improvisaciones, a finales del mes de septiembre rendirá protesta ante el Congreso del Estado como gobernadora constitucional y para entonces ya debe tener terminado un plan de gobierno, el cual no se debe confundir con una decálogo de buenas intenciones ni tampoco podrá justificarse en que los problemas son responsabilidad de los gobiernos anteriores, esos argumentos fueron aceptados políticamente durante los primeros tres primeros años del presidente Andrés Manuel López Obrador, ahora ya no tienen los efectos esperados, porque ya resultan infundados, porque ese argumento es más de lo mismo.

PERSONAS DESAPARECIDAS

El asunto de las personas desaparecidas en Quintana Roo tiene implicaciones a nivel nacional e internacional por la afluencia turística en todos los municipios de la entidad, la responsabilidad es compartida por los tres niveles de gobierno, pero resulta que en Cancún es el municipio donde más personas desaparecidas están registradas, desde luego que se debe al índice poblacional, pero como la responsable del gobierno municipal durante los últimos cuatro años tiene que rendir cuentas sobre lo que le corresponde.

La protesta de familiares de personas desparecidas que presenció el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el pasado 31 de julio es resultado de lo que los gobiernos federal, estatal y municipal no han hecho en municipios como Benito Juárez, donde la sociedad está expuesta todos los días a la violencia generada por la ineficiente atención al rubro de seguridad pública.

LOS DERECHOS HUMANOS Y LA INSEGURIDAD

A la desaparición de personas, hay que sumar los feminicidios, los homicidios que enlutan a decenas de familias todos días y los meses, los cierres de negocios por la extorsión sistemática, los establecimientos comerciales baleados o incendiados, porque sus administradores no pagan la extorsión o llega el momento que caen en quiebra y que les es imposible seguir entregándole dinero al crimen organizado.

La autoridad municipal de Benito Juárez, por lo menos del último día del mes de septiembre de 2018 tiene una gran responsabilidad de la violencia que impera en todo el territorio municipal, porque el Artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es muy claro al asignar las facultades en materia de seguridad pública a los tres niveles de gobierno.

Otro grupo de víctimas que piden justicia son las personas agredidas por la Policía Municipal y demás personal de seguridad pública de Benito Juárez, del fatídico 9-11 de 2020, ese expediente sigue abierto y Mara Lezama lo seguirá cargando en su hoja de vida política y personal, porque en lugar de atenerse a una investigación parcial en beneficio de las víctimas, Mara utilizó sus influencias políticas para darle carpetazo a esa violación de derechos humanos.

El pueblo de Quintana Roo ni sus visitantes se merecen una violación más a sus derechos humanos, por lo que este tema debe ser abordado directamente por la hoy gobernadora electa y no dejarlo en manos de su equipo de asesores, el cual seguramente debe tener, pero hasta el momento, al parecer no conocen del tema o no quieren incomodarla con sus recomendaciones.

LA PRIMERA GRAN PROTESTA DE MUJERES

El enojo que le provocó a López Obrador la protesta de familiares de personas desparecidas es una muestra que a él y a su gobierno no les interesa el respeto y la defensa de los derechos humanos, esperamos, por el bien de Quintana Roo que a Mara Lezama si le interese y que cuando sea la titular del Poder Ejecutivo Estatal, no se vuelva a repetir otra violación a derechos humanos como la ocurrida frente al palacio municipal de Benito Juárez el 9 de noviembre de 2020.

Como gobernadora electa de Quintana Roo, más que responsabilidades jurídicas, las que tiene antes de la toma de posesión, son de índole política y moral, pero al parecer ese aspecto no lo quiere ver, porque el proceso electoral interno de MORENA se le salió de control.

ELECCION DE CONSEJEROS

Las elecciones para nombrar delegados al Congreso Nacional de Morena se desarrollaron en medio del caos, la violencia y la antidemocracia, las mismas prácticas de corrupción electoral que MORENA le critica a otros partidos se cometieron en Quintana Roo, si Mara Lezama intentó meter orden para que las elecciones fueran limpias, nadie le hizo caso, cada grupo político arrebató lo que pudo.

En este espacio de opinión, hace unas semanas expuse los riesgos de estas elecciones internas de MORENA, lo que molestó a muchas personas morenistas, pero no hicieron nada para dar el ejemplo de que ya no son los mismos tramposos y gandallas que eran cuando pasaron por el PRI o por el PRD.

Cuando se trata de tener una representación partidista, como en este caso formar parte del Consejo Nacional de Morena, quienes tienen alguna pizca de liderazgo se olvidan de los militantes, de los que contribuyen a los triunfos, para quedarse con las posiciones, porque acatan al pie de la letra aquel principio de Maquiavelo que el poder no se comparte, aunque para tenerlo haya que arrebatarlo a golpes, sombrerazos, robo y mentiras.

Mara Lezama, a partir de su primer día de gobierno se enfrentará al Quintana Roo real, a un pueblo que ya no quiere más mentiras, para entonces de nada le servirá su argumento que ha sido una luchadora social, porque se le exigirán soluciones como gobernante.

Deja un comentario