Fundamental la participación de la sociedad en el combate al dengue en Quintana Roo 

0

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez 

En materia de servicios de salud, cada nivel de gobierno tiene sus facultades y obligaciones, por lo que a los gobiernos municipales tienen la encomienda constitucional de hacer la gestoría y preparar la logística en todas y cada una de sus localidades para emprender acciones concretas como son las campañas de descacharrización y fumigación para combatir el mosco transmisor del dengue, el zika y el chikungunya.

Sin embargo, en municipios como Felipe Carrillo Puerto, Tulum y Othón P. Blanco, las autoridades municipales se olvidaron de realizar las acciones preventivas antes de que llegara la temporada de lluvias y huracanes, por lo que se corre el riesgo de que estas enfermedades transmitas por ventores se salgan de control.

En Felipe Carrillo Puerto no se realizó al menos una campaña de descacharrización, de control de malezas y fumigación, por lo que ahora que han pasado las lluvias del primer huracán se está en grave riesgo que el dengue siga cobrando vidas, lo que a la presidenta municipal Maricarmen Hernández Solís no le interesa.

Este gobierno municipal también se ha olvidado de que tiene la obligación de contar con un plan integral de recolección y confinamiento final de deshechos de la ciudad de Felipe Carrillo Puerto y de las diversas localidades del municipio, por lo que por cualquier rincón hay tiraderos clandestinos, las bolsas de basura se encuentran regadas por todos lados, esparciéndose los desechos, porque al no ser recolectadas en tiempo y forma, los perros las rompen lo que agudiza la contaminación.

El Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto le cobra a la ciudadanía el servicio de recolección de basura para darle un destino adecuado, además, cuenta con recursos presupuestales para contar con un área de confinamiento, pero esta tarea no se encuentra dentro de las prioridades del gobierno municipal y dejan que la basura se acumule en la vía pública, constituyendo un grave foco de infección que, además, sirve par que el mosco transmisor del dengue, utilice la basura para depositar sus huevecillos y la epidemia se siga propagando.

Desde luego que a la sociedad quintanarroense le corresponde jugar un papel fundamental en el control del dengue, limpiando de cacharros, basura y maleza, los alrededores de sus viviendas y centros de trabajo.

Las autoridades, por ley, tienen bien definidas sus obligaciones en materia sanitaria, pero la población debe contribuir con hábitos de limpieza para eliminar al máximo la proliferación de los moscos transmisores de esta enfermedad.

Como sociedad también tenemos nuestras obligaciones en materia sanitaria, si el gobierno municipal no recolecta la basura y la confina adecuadamente, nosotros no podemos seguir acumulando desechos a nuestro alrededor, debemos poner el ejemplo al respecto y exigir a las autoridades que cumplan con sus facultades, porque para eso se alquilaron y reciben un sueldo de muchos miles de pesos para desempeñar el trabajo que como ciudadanía les encargamos.

Las lluvias que se han presentado durante los últimos días en la entidad han propiciado encharcamientos, diversas acumulaciones de agua, lo que provoca la proliferación del mosquito Aedes Aegypti, principal vector del dengue, por lo que casos de esta enfermedad siguen en aumento.

El dengue es una enfermedad que mata. A pesar de los servicios que las autoridades del sector salud ofrecen a población en general, las condiciones de la infraestructura sanitaria impide que a toda persona que requiera la atención médica se le atienda en tiempo y forma, de allí la importancia de realizar medidas preventivas eficientes.

Por medio de las diversas campañas de prevención que realizan las autoridades federales y estatales se menciona que las acumulaciones de agua en recipientes a la intemperie y las altas temperaturas favorecen la reproducción del mosco portador del dengue.

Durante los últimos días, los Servicios de Salud del Estado de Quintana Roo han intensificaron los operativos de fumigación y control larvario, sin embargo, se requiere de la participación directa de la población en general para que estas tareas gubernamentales tenga los resultados esperados, por lo que los gobiernos municipales deben cumplir con su encomienda, como lo establece la ley.

En entrevista, la gobernadora de Quintana Roo Mara Lezama, recordó que el mosco portador del dengue solo necesita una pequeña cantidad de agua contenida en cualquier recipiente para iniciar su ciclo de reproducción, por lo que invitó a la población a mantener la limpieza del patio y la azotea, como estrategia principal para eliminar los criaderos de moscos.

La petición permanente es recolectar los cacharros u objetos inservibles como botellas, plásticos y otros objetos, y depositarlos en una bolsa para que se los lleve el camión de la basura, además de tapar todos los recipientes en los que se almacena agua para uso doméstico, como piletas, tambos, tinacos y cisternas; así como voltear cubetas en desuso y lavar, al menos 2 veces a la semana, floreros y bebederos de las mascotas, antes de cambiar el agua.

Recordemos que el dengue es una enfermedad transmitida al ser humano por mosquitos de la especie Aedes Aegypti o Aedes Albopictus, infectados por el virus.

Las autoridades sanitarias de la entidad han informado que cuando se presenten síntomas del dengue se acuda a una clínica de salud y que ninguna persona se debe automedicar.

Graciela Machuca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *