Clic Para Compartir

Quintana Roo, el estado con más delitos en la Península de Yucatán

En la sección Actualidad, LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 24 abril 2020 a las 8:24 pm

Necesariamente Incómoda
**Número de homicidios dolosos pone a prueba el sistema de seguridad.
**Llamado urgente a quedarse en casa, atención hospitalaria en riesgo.
Graciela Machuca Martínez
La crisis sanitaria va en ascenso en todo el país, pero estados como Quintana Roo, no solo tienen que lidiar con la contingencia, a pesar de la respuesta positiva de la mayoría de la sociedad, que ha decidido quedarse en casa, (como lo ha reconocido autoridades de salud a nivel nacional) sino que también tiene que hacer frente a la violencia, porque el crimen organizado y la delincuencia del fuero común también están en crisis y la única forma de solucionar sus diferencias es con muerte.
Un aspecto que debe ser atendido con eficacia y voluntad y ética política es la escasez de equipo de protección para el personal médico, así como de medicamentos que se requieren para atender a los enfermos de Covid-19, principalmente los que llegan a terapia intensiva, ya que ellos requieren medicinas de alta especialidad. Las acciones de protesta en hospitales del IMSS, ISSSTE y de la Secretaría de Salud se siguen presentando, a pesar de que se insiste por todos los medios que ya les hicieron llegar lo requerido.
Primero me referiré al asunto de la inseguridad en Quintana Roo y recordaré que el pasado 20 de abril, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública dio a conocer cifras sobre incidencia delictiva nacional durante el mes de marzo de 2020, periodo en el que se registraron 186 mil 826 presuntos delitos en todo el país, siendo Campeche el que documentó solo 198 y el Estado de México, 29 mil 960.
Reportes estadísticos de esta naturaleza permiten evaluar los resultados de las acciones de gobierno, de las políticas públicas en materia de seguridad pública, así como la corresponsabilidad de la sociedad. Los números nos pueden parecer fríos, pero cada delito documentado es la historia de una persona, de una familia, de una comunidad que se convierte en víctima de la delincuencia, ya sea del fuero común o de la delincuencia organizada, a las cuales hay que agregarles la impunidad con que opera el sistema de justicia, así como la complicidad, negligencia y omisión de servidores públicos.
Cada año, los congresos locales y el Congreso de la Unión destinan millonarios presupuestos para combatir a la delincuencia, pero en lugar de disminuir la incidencia delictiva, ésta aumenta, así como el número de víctimas.
En Quintana Roo se registraron cuatro mil 166 presuntos delitos durante el tercer mes del año y en el mismo periodo la incidencia delictiva de Yucatán fue de 823 presuntos delitos.
La misma instancia federal muestra los datos acumulados del año son de 502 mil 104 presuntos delitos cometidos de enero a marzo.
Campeche sigue siendo el estado que a nivel nacional ha tenido menos presuntos delitos, pues la cifra es de 585, mientras que el Estado de México, sigue ocupando el primer lugar con 89 mil 204 en el primer trimestre del año.
El acumulado de Quintana Roo es de 11 mil 931 y el de Yucatán asciende a dos mil 680. El documento Incidencia Delictiva del Fuero Común 2020 para el estado de Campeche nos dice que los presuntos delitos registrados son 202, en enero; febrero, 185 y; marzo, 198.
Durante el mes de enero, en Quintana Roo se cometieron cuatro mil 12 presuntos delitos; febrero tres mil 753 y; marzo, cuatro mil 166. Para Yucatán las cifras se comportan de la siguiente manera: enero, 990; febrero, 867 y; marzo, 823.
El Reporte de Incidencia Delictiva del Fuero Federal por Entidad Federativa 2012-2020 indica que en Campeche, durante el primer trimestre del año se cometieron 227 presuntos delitos tipificados en diversos instrumentos jurídicos federales, como el Código Penal Federal; en Quintana Roo, 275 y; en Yucatán, 140.
Una cifra que es muy importante analizar, por lo que representa tomando en cuenta el total de habitantes en las entidades es la que se refiere a presuntos delitos por cada cien mil habitantes. Estos datos son de marzo de 2020.
Quintana Roo ocupa el tercer lugar a nivel nacional con 241.8 delitos por cada cien mil habitantes, solo antecedido por el estado de Colima con 276.3 y Baja California con 243.8.
Yucatán tuvo 36.4 y Campeche 19.8 presuntos delitos por cada cien mil habitantes durante el mes de marzo de 2020.
En el rubro de homicidios dolosos por entidad federativa, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, ubica a Quintana Roo con 72 víctimas, a Campeche con 8 y a Yucatán con 2.
Mientras que en Víctimas de homicidios dolosos por cada cien mil habitantes, Quintana Roo registró 3.8, Campeche 0.8 y Yucatán 0.1. La media nacional fue de 2.3.
“Urge que te quedes en casa”……
El incremento de los casos confirmados de Covid-19 y el número de defunciones nos obligan a todos los que vivimos en Quintana Roo y en todo el país a quedarnos en casa para poder disminuir el número de contagios, porque de seguir la tendencia como se ha presentado en los últimos días, se llegará a la desafortunada situación de que los servicios hospitalarios colapsarán, porque no habrá camas, equipos de terapia intensiva, ni personal médico ni de enfermería que atienda a los miles de casos que se lleguen a presentar.
Este 24 de abril, los Servicios Estatales de Salud (SESA), dieron a conocer que el número de defunciones llegó a 71, de los que 511fueron casos positivos, de los cuales 176 son mujeres y 335 hombres. De acuerdo a las cifras oficiales, Benito Juárez es el municipio que ocupa el primer lugar con 43 muertes.
No seamos parte de las estadísticas, quedémonos en casa. Todas las personas tenemos pendientes y compromisos por los cuales salir, pero hay quienes tienen que salir por realizar alguna actividad esencial durante esta contingencia y esas personas son las únicas que deberían estar en la calle, así como quienes tienen que salir a buscar la comida del día a día, pero quienes los demás debemos solidarizarnos con la comunidad, porque si uno se enferma pone en riesgo al resto de la sociedad, porque podrá contagiarlos, y eso llevará al colapso de los servicios hospitalarios.
Un asunto que debe atender de inmediato para no seguir poniendo en riesgo al personal de los hospitales, es la escasez de insumos, porque a pesar de que hay acciones de los gobiernos federal y estatal para agilizar el abastecimiento, este no ha llegado a todos los hospitales.
Evidencia es la protesta que realizaron este 22 de abril personal de enfermería de la clínica 510 del IMSS en Cancún, debido a que no han recibido el equipo de protección necesario para dar el servicio durante la contingencia, por lo que su salud está en peligro.
A los directivos del Hospital Jesús Kumate, así como al de Felipe Carrillo Puerto, sus jefes inmediatos les prohibieron que reciban donaciones de equipo de protección, ya que si lo hacen los despedirán, sin embargo, ambos hospitales tampoco han recibido el equipo necesario.
Tal parece que los políticos que están al frente del Sector Salud en Quintana Roo buscan que los trabajadores busquen el amparo de la justicia federal para ausentarse de su trabajo, ya que no les proporcionan las condiciones de seguridad para desarrollarlo, como ocurrió en el hospital de San Luis Río Colorado, Sonora, en la frontera con Arizona (EEUU), donde 32 médicos y enfermeras dieron positivo al coronavirus. El resto del personal ganó una suspensión de amparo y abandonaron el hospital. Ahora las autoridades de salud buscan contratar personal para sustituirlo, pero nadie quiere ir a trabajar, a pesar que se han mejorado las ofertas salariales.
Quienes también se han olvidado de los trabajadores del Sector Salud son sus líderes sindicales, mismos que no aparecen por ningún lado evidenciando así sus históricos contubernios con las autoridades, en tanto la inconformidad por la falta de equipo e insumos que pone en riesgo a sindicalizados, a quienes mes con mes les descuentan sus cuotas para hacérselas llegar al mafioso líder.
Esas cuotas han permitido que el dirigente sindical de los Servicios Estatales de Salud, Barbaciano Sansores, tenga 14 casas, en tanto, otra, además, de diversas propiedades es propietaria de una universidad y así por la misma calaña esta el líder del sindicato del IMSS y del ISSSTE, todos calladitos sin mover un solo dedo por la exposición tan peligrosa que están viviendo sus cotizadores.
Por otro lado les comento que en Quintana Roo, a pesar de la contingencia, la carrera al interior de Morena por la candidatura a titular del Poder Ejecutivo no cesa y se agudizó cuando el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador nombró al senador José Luis Pech Vásquez, como enlace con el gobierno del estado para atender los asuntos de la emergencia sanitaria, esto motivó que la senadora Maribel Villegas difundiera fotos distribuyendo cubre bocas.
Unir los temas de la violencia y la contingencia sanitaria en esta columna tiene el propósito de visibilizar el gran reto que tienen las autoridades estatales y federales para sacar adelante el empleo de miles de familias que apuntalan la industria sin chimeneas que es Quintana Roo y sus 110 mil cuartos de hotel.

Deja un comentario