Clic Para Compartir

Quienes gobiernan Oaxaca, en contubernio con los asesinos de Marí­a del Sol

En la sección SOLEDAD JARQUíN EDGAR por el 2 junio 2021 a las 9:09 am

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martí­nez
Escribir sobre Marí­a del Sol duele. Hace tres aí±os, durante la madrugada del 2 de junio de 2018, en plena temporada electoral rumbo al primero de julio cuando se elegirí­an diputados locales y presidentes municipales en Oaxaca, a nivel nacional al presidente de la república y se renovarí­a el Congreso de la Unión, en la ciudad de zapoteca de Juchitán, en la región del Istmo de Tehuantepec, fue asesinada Marí­a del Sol Cruz Jarquí­n, fotoperiodista, junto con Pamela Terán Pineda, candidata del PRI a una regidurí­a y Adelfo Guerra, familiar de Pamela y quien fungí­a como su chofer.
Marí­a del Sol era una joven creativa, inquieta, amorosa y dispuesta a realizar sus sueí±os en el mundo de la fotografí­a, pero las balas de los enemigos polí­ticos de Pamela Terán Pineda, le cortaron la vida, sin que hasta el momento la justicia haya llegado, porque el grupo polí­tico que gobierna Oaxaca, incluido el gobernador Alejandro Murat Hinojoza y el entonces fiscal Rubén Vasconcelos Méndez, hicieron todo para proteger a los asesinos intelectuales y materiales, prueba de ello, es el bloqueo de las carpetas de investigación por parte del fiscal y la impunidad que enfrentan las familias de las personas asesinadas.
Marí­a del Sol Cruz Jarquí­n fungí­a como servidora pública en el área de Comunicación Social de la Secretarí­a de Asuntos Indí­genas del Gobierno del Estado de Oaxaca, pero como se estila entre la clase polí­tica, su jefe inmediato, el entonces titular de esa dependencia, Francisco Javier Montero López, la comisionó para que fuera a cubrir la campaí±a de su hermano Hageo Montero López, a quien el Partido Revolucionario Institucional (PRI) al que pertenece el gobernador Alejando Murat, lo postuló candidato a la presidencia municipal de Juchitán.
A pesar de su negativa de involucrarse en una campaí±a polí­tica, siendo servidora pública del gobierno del estado, fue presionada para aceptar la encomienda o perderí­a su trabajo.
Sin viáticos y trabajando con su equipo personal, Marí­a del Sol permaneció por mas de un mes en Juchitán, hasta que la noche del primero de junio de 2018 fue a cenar con Pamela Terán y otras personas a un restaurant de la localidad, saliendo del establecimiento durante los primeros minutos del dí­a dos de junio hombres armados les dispararon a quemarropa a Marí­a del Sol, a Pamela y Adelfo, con armas de fuego de grueso calibre, las tres personas murieron en el lugar.
Pamela Terán era candidata a regidora en la planilla de Hageo Montero López, siendo regidora con licencia y lí­der de un fuerte movimiento social y polí­tico para hacer frente a las empresas eólicas que se instalaron en la región del Istmo de Tehuantepec.
Tuve acceso a una entrevista que los colegas Agustí­n Galo Samario y Ví­ctor Ruiz Arrazola de Somosmass99 le hicieron, en diciembre pasado a Soledad Jarquí­n Edgar, madre de Marí­a del Sol, una periodista y feminista reconocida a nivel nacional e internacional, tomo parte de esa pieza, en la que expone quien era Marí­a del Sol, detalles de los hechos y de la primera fase de la investigación, que a tres aí±os, sigue sin avanzar, porque Rubén Vasconcelos Méndez, fiscal en ese entonces, y hoy secretario de Bienestar del gobernador Murat, obstruyó la justicia.
Dejaré que Soledad Jarquí­n Edgar, en primera persona, nos transmita lo que dijo hace seis meses en aquella entrevista, porque nos narra la personalidad de su hija, sus sueí±os, sus pasiones, así­ como detalles de la frustrada investigación por indicaciones del grupo de poder polí­tico que gobierna Oaxaca.
Marí­a del Sol, estudió la carrera de videoasta y habí­a hecho varios cursos de fotografí­a, porque desde pequeí±a le gustaba mucho la fotografí­a, entonces, cuando regresó de estudiar la carrera de una escuela de la Ciudad de Guadalajara, en Oaxaca era muy difí­cil encontrar un trabajo, un tiempo estuvo trabajando en varias cosas que ella organizaba, estuvo un tiempo trabajando en la ciudad de México, donde realizó un diplomado en papel, Ingenierí­a de Papel se llamaba el diplomado, me daba mucha risa cuando le preguntaba y que cosa es eso y consiste en aprender a hacer cosas con papel, incluso esos libros que se despliegan y que sacan figuras, esos libros en tercera dimensión, fantásticos, todo eso lo aprendió a hacer, siempre tení­a ese entusiasmo en el corazón, muchas ganas de aprender.
Otras de las cosas que aprendió fue el lenguaje de seí±as, ella decí­a que las personas tení­an que comunicarse a través del lenguaje de seí±as, que ese deberí­a ser un lenguaje universal para que todo el mundo pudiera entenderse pensando en las personas que no pueden escuchar. Durante un rato, ella hizo muchos esfuerzos para tener un empleo más o menos digno, ustedes saben que las condiciones en este paí­s, para los jóvenes, para las jóvenes es sumamente difí­cil y bueno, finalmente le llegó una oportunidad, decí­amos, una oportunidad con un sueldo decente, dentro de lo que cabe, porque trabajaba desde las ocho de la maí±ana hasta las diez de la noche, como titular o encargada del Departamento de Comunicación Social Intercultural de la entonces Secretarí­a de Asuntos Indí­genas de Oaxaca. A ella la llamaron en diciembre de 2017 y se incorpora formalmente, ya con su contrato en enero de 2018.
Ella estaba muy contenta, realmente era muy feliz de estar en esa secretaria, como un aí±o atrás habí­a trabajado unos cuantos meses en la delegación de lo que era la Sedesol y a ella le gustaba mucho porque le permití­a viajar, ir a las comunidades y ella tomaba muchas fotografí­as de los rostros, a ella le encantaba fotografí­ar los rostros de los hombres y las mujeres de Oaxaca y cuando llega a la Secretarí­a de Asuntos Indí­genas se encuentra que tiene nuevamente esa posibilidad, además de hacer su trabajo, tiene nuevamente la posibilidad de tomar, de encontrarse con la fotografí­a de las personas de Oaxaca.
Nosotros logramos rescatar, bueno, yo y sus amigas cercanas, logramos rescatar más o menos 30 fotografí­as, con las cuales después hicimos una exposición y digo logramos rescatar, porque su equipo fue robado, entonces no supimos que pasó con el resto del material de al menos tres aí±os de trabajo. Estando en la Secretarí­a ella estaba muy feliz, muy contenta, pero llegó un momento en que su jefe le pide que se incorpore o que vaya incorporándose a un equipo de trabajo que el conforma, su jefe era Francisco Montero López, que se incorpore a este equipo que tendrí­a que irse a la ciudad de Juchitán de Zaragoza, para apoyar lo que serí­a la campaí±a polí­tica de su hermano Hageo Montero López, como candidato del PRI, del Verde Ecologista y el Partido Nueva Alianza a la presidencia municipal de Juchitán de Zaragoza.
Marí­a del Sol habí­a tenido ya unos desencuentros con el personal directivo de la Secretarí­a porque en varias ocasiones habí­a viajado al Istmo, en realidad, los pocos meses que ella estuvo en la secretarí­a, ella estuvo viajando mucho, estuvieron yendo a las comunidades y en algunas ocasiones estuvieron yendo al Istmo y el jefe, para ahorrarse los viáticos, el dinero, ya saben cómo actúan, lo que hací­a era quedarse con el dinero de los viáticos y colocaba al personal en casas de sus parientes o de sus amigos y Marí­a del Sol habí­a tenido una mala experiencia y no querí­a que eso se repitiera y ese fue uno de los reclamos que le hizo a su jefe, quien terminó diciéndole o vas o pierdes tu trabajo y ella pensando que habí­a estado tanto tiempo sin trabajo y que era un trabajo que le gustaba de alguna manera, pero ya estaba desencantada, dijo, está bien, voy a ir y cuando llegó aquí­, yo platiqué con ella, porque siempre llegaba y me contaba lo que sucedí­a y me contó lo que estaba pasando y yo le dije, lo que está haciendo tu jefe es un delito electoral y me dijo, yo se lo dije, que como servidores públicos no podí­amos estar allí­, pero él se enojó muchí­simo y le dijo que si no le gustaba el trabajo que se fuera, que se fuera de la Secretarí­a, entonces me dijo, voy a hacer ese trabajo mamá y después renuncio, después busco a ver a qué me dedico; ella se va, era una persona muy fácil de acomodarse a las circunstancias, le fascina, porque yo la vi unos dí­as antes de su asesinato, platicamos, ella estaba muy contenta, con lo que estaba sucediendo allá, me platicaba lo qué hací­a, estaba fascinada, habí­an contratado a personas que llevaban un equipo de video y ella estaba dirigiendo parte de los videos que resultaron de esa campaí±a, habí­a tomado fotografí­as, vino tres veces en ese mes, casi de entrada por salida, llevaba impresiones, cosas de esas, y se las llevaba a Juchitán.
Ella era muy amiguera, se adaptaba fácil a las circunstancias y a la gente, jamás preguntaba de dónde viene la gente, qué hace la gente, ella simplemente, se hací­a amiga de las personas y yo creo que esa fue la circunstancia en la que se hizo amiga de Pamela Terán, lo cual yo no juzgo ni lamento, ni nada, en el sentido de que tú te puedes acercar a las personas, yo no sabí­a que Pamela Terán estaba dentro de la planilla de Hageo Montero López. Reamente ella estaba muy contenta, todaví­a el dí­a primero de junio, ya habí­a iniciado la campaí±a para entonces, ella va a La Venta y a La Ventosa durante todo el dí­a están trabajando ahí­ en la campaí±a, ella se toma todaví­a la última selfi, tengo todaví­a esa fotografí­a, la última selfi que ella se toma en La Venta o en la Ventosa y regresan a Juchitán, ella va acompaí±ada a su hotel de un fotógrafo de nombre José Eduardo y de la persona que yo creo, nadie me lo ha aclarado, porque yo no he tenido contacto con gente de la Secretarí­a, que es el otro muchacho Geu, que era así­ como al que poní­an a choferear, como decimos, que la acompaí±ara a todos los lugares a donde ella tení­a que estarse trasladando por los asuntos de la campaí±a.
Se van al hotel, se instalan en la alberca, ella desde allí­ trabaja, enví­a el material que tiene que enviar a los medios, salen del hotel, van a comer ya cuando empieza a entrar la tarde-noche a un restaurante que se llama Wins, allí­ de Juchitán, estando en el Wins llega Pamela Terán, los alcanza Pamela Terán, su chofer se queda afuera, platican, se toman unas cervezas y deciden irse del restaurante al Bar Jardí­n, allí­ en el Bar Jardí­n, tengo entendido, que ellas siguen platicando, siguen riéndose, cantan y bailan; alrededor de las dos de la maí±ana del dí­a dos de junio, uno de los muchachos que las acompaí±aba, Jeu, que resultó ser pariente de los Montero López, empieza a recibir llamadas telefónicas en las que le decí­an que se tiení­a que ir de allí­, que ya se vaya a su casa, entonces, el muchacho dice, yo ya me voy, me están llamando, mi mamá me está llamando por teléfono, para que yo me vaya a mi casa, que ya me vaya, estamos hablando de un muchacho de más de 25 aí±os, no me acuerdo que dice el expediente, pero era más o menos de unos 25 aí±os, que, bueno, a esas alturas, a las dos de la maí±ana su mamá le está llamando para que se vaya y se retire del lugar, va, paga la cuenta y se retira, ellos, es decir, Pamela, Marí­a del Sol y el chofer Adelfo Jiménez Guerra y el otro fotógrafo, José Eduardo, salen del lugar cinco minutos después.
Yo tuve la oportunidad de ver, de las pocas cosas que rescató la Fiscalí­a, un video, donde Marí­a del Sol va caminando platicando con Pamela Terán, es un video que solamente abarca un espacio de diez metros hacia el frente, donde ellas atraviesan ese espacio nada más, van platicando, atrás va José Eduardo, va hablando por teléfono, se mete la mano a la bolsa y luego les pone las manos a ellas dos, a cada una le pone una mano encima de la espalda, muy tranquilo todo, saliendo ellas del cuadro, lo que se ve es mucho polvo chocando con la luz, ya ven como se ve el polvo chocando con la luz, pero mucho polvo chocando con la luz, es el momento del artero ataque con armas, una R-15 y una nueve milí­metros, ellas son atacadas, el chofer ya habí­a subido a la camioneta y ellas estaban a punto de subirse a la camioneta, a él lo acribillan dentro de la camioneta y a ellas cuando iban caminando. José Eduardo sale ileso y desparece de la escena durante muchos meses.
Quiero decir que a raí­z de esto, lo que he estado exigiendo es que se aplique la justicia, es que se detenga a los autores materiales, a los autores intelectuales de este triple asesinato, que en el caso de mi hija y en el de Pamela también, fue clasificado como un homicidio doloso y no como un feminicidio que es otra de las discusiones que yo he tenido.
Al principio, las cosas como que avanzan, hay como buena voluntad e incluso, la fiscal especializada en delitos electorales, porque yo digo que esto tiene una raí­z, recién asesinan a mi hija, yo digo que tiene que ver con un probable delito electoral. A raí­z de eso, algunas compaí±eras y compaí±eros periodistas entrevistan a Aracely Pinelo, quien es la fiscal especializada en delitos electorales. Esto ocurrió la madrugada del dos de junio, el mismo domingo apareció una nota en la que la fiscal dice que no ve ningún delito electoral, sin hacer una investigación, sin mirar de que se trata, ella dice no veo ningún delito electoral.
Sepulto a mi hija el dí­a 4 de junio, el dí­a 5 de junio estoy en la Fiscalí­a para hablar con toda la gente que tiene que ver en el caso, es decir, la gente que intervino en Juchitán, los ministerios públicos, el fiscal general y ya estaba en la mesa la fiscal especializada en delitos electorales, quien dice que sí­ se va a abrir la carpeta, reconoce que si hay un probable delito electoral.
Entonces, ya allí­ tengo dos escenarios de dos carpetas de investigación, una por el crimen y otra por un probable delito electoral. Estando allí­, yo pido que se abra otra carpeta de investigación, porque un directivo de la Secretarí­a de Asuntos Indí­genas, de apellido Charis, tení­a un cargo de director en ese momento, va al hotel, a las ocho de la maí±ana. Los hechos ocurrieron a las dos con 27 segundos y a las ocho de la maí±ana él está en el hotel donde se hospedaba mi hija y dice, vengo a recoger las cosas de Marí­a del Sol, porque es mi amiga y además, ella ha sufrido un accidente.
El personal del hotel lo acompaí±a a la habitación, deposita las cosas, el equipo fotográfico, su ropa, sus enseres personales, los mete a la maleta y cuando iba saliendo, la encargada del hotel le pide una identificación, por eso sabemos quién es exactamente, le toman foto a la credencial de elector y yo pido que por favor recuperen la cámara fotográfica, la cámara de video, que a nosotras como familia nos costó muchí­simo comprar, cooperó su abuela, cooperé yo, cooperó la misma Marí­a del Sol, porque no era una cámara cualquiera, era una cámara profesional de video y también se llevan su computador Mac, de esas pequeí±as portátiles, donde ella hacia la edición fotográfica y de video. Ese equipo desapareció a las ocho de la maí±ana, volvió este seí±or de apellido Charis, al hotel como a las diez de la maí±ana y dijo vengo a devolver las cosas de Marí­a del Sol para no meterme en problemas o porque ya me metí­ en problemas.
El personal del hotel se percata que falta el equipo de video, la computadora y la cámara y él dice, no, así­ me lo llevé y se sale del hotel. Ese seí±or estuvo trabajando en la Secretarí­a de Asuntos Indí­genas hasta diciembre de 2018, es decir, seis meses después y nunca la Fiscalí­a lo llamó para preguntarle que hizo con el equipo, absolutamente nada, nunca, ni para hacerle una entrevista, jamás, entonces estamos hablando de que la Fiscal Especializada en Delitos Electorales, erróneamente coloca el delito de robo dentro de la carpeta de delitos electorales y lo saca de esa carpeta muchos meses después. Yo trabajo muchas horas con ambas fiscalí­as para aportar pruebas, para aportar dichos, para decir por donde pueden investigar, para decirles lo que la gente me estaba diciendo a mí­, gente de Juchitán me estaba diciendo que es lo que debí­a de buscarse, yo se lo comunicaba inmediatamente al fiscal.
El pasado 31 de mayo, Soledad Jarquí­n escribió en su columna Mujeres y Polí­tica, lo siguiente:
…este dí­a último de mayo, y a poco más de 48 horas de conmemorar el tercer aniversario luctuoso del asesinato de Marí­a del Sol Cruz Jarquí­n, con una campaí±a en la que se exige cárcel contra el ex fiscal Rubén Vasconcelos Méndez, por diversos actos para entorpecer el esclarecimiento del triple asesinato ocurrido en Juchitán de Zaragoza el 2 de junio de 2018, el gobernador Alejandro Murat lo designa titular de la Secretarí­a de Bienestar del gobierno estatal.
Esto confirma la dupla de complicidades y muestra cómo al gobernador de Oaxaca le importa un bledo la justicia o lo que eso signifique para el mandatario, pues con su decisión premia la ineficiencia, como un reflejo de lo que ha sido esta administración pública que pronto iniciará su cuenta regresiva.
Han pasado tres aí±os y la justicia para Marí­a del Sol no llega. Los hermanos Montero López han ido saliendo de la escena polí­tica, pero su padre, un reconocido priista y pastor evangélico en la región del Istmo de Tehuantepec, regresa por sus fueros, actualmente realiza campaí±a como candidato a diputado local por el Distrito XX con cabecera en Juchitán de Zaragoza, pero ahora, por el Movimiento Ciudadano.
Consultar el video Oaxaca: Marí­a del Sol, 30 meses de impunidad en: https://www.youtube.com/watch?v=lpEu1IN_TsY&t=7s

Deja un comentario