Clic Para Compartir

El PRI de Quintana Roo bajo secuestro de la cúpula nacional y acuerdos con el presidente de la república

En la sección Política por el 7 octubre 2021 a las 9:34 am

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez

La candidatura al gobierno del estado de Quintana Roo, así como a las diputaciones del Congreso local, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en este momento se encuentran secuestradas por agentes y circunstancias externas a ese instituto político que ha gobernado a la entidad en gran parte de su corta vida, de 1974, a la fecha.

Pero ahora, lo que suceda y deje de pasar en el priismo quintanarroense lo decidirán otros actores políticos, incluso fuera de la entidad, porque el reacomodo de las fuerzas políticas al interior del Revolucionario Institucional estará sujeto a las negociaciones que realice la dirigencia nacional con la presidencia de la república para sacar adelante un paquete de reformas constitucionales, en las que van incluidas cambios en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en la Guardia Nacional y en el rubro electoral.

Alejandro Moreno Cárdenas, presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI se encuentra entre la espada y la pared, porque la sobrevivencia del PRI después de los comicios federales de 2024, pero sobre todo los comicios de su estado, Campeche, depende que se coaligue con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados, para aprobar en el Congreso de la Unión el paquete de reformas constitucionales de Andrés Manuel López Obrador, pero ello implicaría una ruptura catastrófica con sus aliados del 2021, los Partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática.

Un reacomodo de esta naturaleza si bien le daría respiración artificial al PRI, su militancia de hueso colorado, que no lo ha dejado a pesar de la debacle, fortalecería las filas de partidos como el de la Revolución Democrática y con ello, la representación plurinominal priista en los Congresos estatales que se renovarán en 2022 y 2023, así como después de las elecciones federales y estatales de 2024, sería casi nula.

La respiración de boca a boca que le daría López Obrador al PRI, no será suficiente para que salga de la terapia intensiva para el proceso electoral de 2024, si su dirigencia nacional acepta poner a su servicio los pocos votos que aún tiene en el Congreso de la Unión, para que el gobierno de la 4T alcance la mayoría calificada para lograr la reforma constitucional para fortalecer, según el punto de vista del presidente, a la CFE, restarle facultades y autonomía a órganos electorales para poder impulsar a consejeros electorales y magistrados proclives al lópezobradorismo, así como asentar en la Constitución la pertenencia de la Guardia Nacional, un cuerpo policial de Seguridad Pública, a la Secretaría de la Defensa Nacional, con lo que esta tarea de la autoridad civil quedaría militarizada.

EL PRI BUSCA SOBREVIR A LAS ELECCIONES DE 2024 AUNQUE RECIBA RESPIRACIÓN DE BOCA A BOCA DEL GOBIERNO FEDERAL MORENISTA

Convencido que los tiempos del PRI son difíciles y representan grandes retos, en medio de la polémica si las y los legisladores priistas se sumarán a la mayoría morenista para sacar adelante las reformas de López Obrador, Alejandro Moreno Cárdenas, este seis de octubre, dio a conocer nuevos nombramientos para reforzar la dirigencia nacional y contar con la asesoría necesaria para negociar directamente con la presidencia de la República.

Con nombramientos como los de Jorge Carlos Ramírez Marín, Manuel Añorve, Miguel Alonso Reyes y Claudia Anaya, entre otros, quiere retomar el camino al perder ocho gubernaturas durante las elecciones de junio pasado, para enfrentar los retos que implica llegar con vida, aunque sea artificial, para el 2024, aunque para ello tenga que vender su alma a AMLO, quien desde su nombramiento como dirigente nacional priista lo ha tratado bien y le ha dado su lugar como líder de un partido, pues sabía que en algún momento tendría que utilizar sus buenos oficios para hacer mayoría calificada en las dos cámaras.

Morenos Cárdenas, informó que el secretario de elecciones será el ex presidente municipal de Huixquilucan,  Carlos Iriarte Mercado, mientras que el secretario de operación política será el ex gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes; Jorge Carlos Ramírez Marín será el representante del PRI ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Manuel Añorve el enlace del tricolor en el Senado, y Roberto Carlos López en enlace del partido en San Lázaro. 

Para el 2022, Aguascalientes tendrá elecciones para la gubernatura; Durango, la gubernatura, 39 presidencias municipales, 39 Sindicaturas,

y 327 Regidurías; Hidalgo, gubernatura; Oaxaca, Gubernatura; Tamaulipas, gubernatura y; Quintana Roo, gubernatura, 15 diputaciones de mayoría relativa y 10 diputaciones representación proporcional.

Estas seis candidaturas a los gobiernos de los estados, así como a sindicaturas, presidencias municipales, regidurías y diputaciones, en el caso de Quintana Roo, van a depender sus procedimientos de selección a los acuerdos que llegue a tener la dirigencia nacional priista con el presidente de la República, porque al final de cuentas, los intereses que se priorizarán son los de aquellos que hoy en día tienen el control de los despojos del otrora poderoso partido de la revolución mexicana.

Las dirigencias y militancias estatales, como en el caso de Quintana Roo, poco pueden hacer para delinear su estrategia electoral  para el 2022, como tampoco pudieron incidir en el proceso electoral del 2021, cuando desde el centro les impusieron la coalición con sus enemigos políticos e ideológicos del pasado, como fueron el Partido Acción Nacional y el de la Revolución Democrática.

PRI DE QUINTANA ROO PREFIERE CONTENDER SOLO, QUE MAL ACOMPAÑADO, PERO LA DECISIÓN LA TOMARÁN DESDE EL EXTERIOR

Quienes operan con la militancia priista en Quintana Roo están convencidos de que por dignidad y praxis política, lo mejor es irse solos en las elecciones del 2022, ya no quieren nada ni con el PAN ni con el PRD, pero mucho menos están dispuestos a ir en alianza con Morena  y mucho menos con las traiciones del Partido Verde Ecologista de México. Al final de cuentas, la disciplina partidista los llevará a guardar silencio del anémico debate en que se encuentran hoy.

Pero, por el momento, están ejerciendo su derecho a la libertad de expresión y a manifestar sus aspiraciones políticas, como es el caso de Cora Amalia Castilla Madrid, quien desde el mes de agosto ya pidió no ser invisibilizada en la búsqueda de la candidatura al gobierno del estado, pues sus 35 años de militancia partidista, los cargos que ha ostentado en los distintos ordenes del gobierno, la avalan como la mejor opción, a pesar de que durante los comicios del 6 de junio pasado no pudo derrotar a la candidata de Morena para la diputación federal en el Distrito 02 con cabecera en la ciudad de Chetumal, Alma Anahí González Hernández.

Castilla Madrid sostiene que a pesar de la violencia política en razón de género que ha sufrido en carne propia, no se ha detenido en sus aspiraciones “y hay que abanderar las causas del sur y lograr el equilibrio con el norte y el centro que hasta el momento solo se han quedado en el discurso”.

“Vamos a alzar la voz para dignificar la capital del Estado porque hay un gobierno que no habla ni dice nada. A los priistas nunca nos perdonaría nada y en estos momentos se gobierna por ocurrencias que ha dejado en el abandono a la capital y el que sabe trabajar lo hace hasta sin dinero”, dijo durante una conferencia de prensa.

En ese entonces, ella consideraba que la mejor estrategia era continuar la coalición con el PAN y PRD, pero los tiempos políticos cambian drásticamente y hoy en día esa posibilidad está en veremos.

El PRI en Quintana Roo ya no tiene casi nada que perder en las elecciones del 2022, porque ya lo perdió casi todo.

Mantuvo la gubernatura del estado desde su fundación en 1974 hasta el 2016, cuando el expriista Carlos Joaquín ganó con las siglas de Acción Nacional y del PRD.

Mientras que en la XIV Legislatura de Quintana Roo, el PRI, 16 diputaciones, el Congreso estaba conformado por 25 curules (2013-2016); en la XV Legislatura, integrada por 25 curules, el PRI, tuvo 10 y; la XVI Legislatura, con 253 diputaciones, (2019-2022), el PRI solo ganó una curul.

Pero no solo Cora Amalia Castilla Madrid tiene interés en obtener la candidatura del PRI al gobierno del estado de Quintana Roo, sino también hay otros en la lista como Pedro Joaquín Delbouis, ahora exonerado por el TRIFE, expresidente municipal de Cozumel; el maya hablante, ex secretario de salud y expresidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, Pedro Ramón Peña Xicun; Jorge Arturo Contreras Castillo, actual secretario General del Gobierno estatal; el expresidente municipal y exregidor de Solidaridad, Filiberto Martínez Méndez, pero aún hay tiempo para que se sigan anotando.

El dirigente nacional del Partido Acción Nacional Marko Cortés, después de su ratificación, dio a conocer que existen condiciones para mantener la coalición con el PRD y el PRI para la gubernatura de Quintana Roo, al igual que en Durango e Hidalgo, pero para ese entonces aún no se hacían públicos los cortejos de López Obrador con la dirigencia nacional del PRI para que se sume a la votación del paquete de reformas constitucionales, lo que equivaldría a una ruptura con el PAN y el PRD.

Aunque el propio Moreno Cárdenas, este 6 de octubre, desde su sede en la Ciudad de México, aclaró que la reforma eléctrica de Andrés Manuel López Obrador no romperá la alianza opositora ni dividirá a la bancada tricolor en San Lázaro, la cual votará en bloque esta iniciativa, sobre la cual se tendrá una postura para diciembre próximo; considera que la comunicación permanente entre los lideres de la coalición es garantía para que no se fracture.

Mientras eso pasa en Quintana Roo, es anémico el debate de los priistas frente al sunami de MORENA en el sur y nulo en los priistas del norte del estado pese a los efectos nocivos de la alianza, muchos priistas continúan con su discurso anacrónico impregnado de la rancia demagogia y su patología por recuperar sus privilegios que  en uno o varios sexenios les dio el poder. 

Con tan pobres estrategias en la orfandad los triunfos del PRI solo quedaran en los recuerdos de quienes acaudalaron y añoran y de quienes no les toco absolutamente nada, acá los resultados del recuerdo, en el año 2005 que hicieron gobernador a Felix Gonzalez Canto del PRI, PVEM con 140, 484 votos frente a Juan Ignacio Garcia Zalvidea con PRD/PT 120, 032 votos con una diferencia de 20,452 votos. En el año 2010 Roberto Borge Angulo del PRI/PVEM/PANAL registro 197, 555 votos frente a Francisco Gerardo Mora Vallejo con PRD/PT/PC 97,927 votos la diferencia fue de 99,626 votos. Para 2016 Carlos Manuel Joaquin Gonzalez bajo las siglas del PAN/PRD registro 228,703 votos frente a José Mauricio Gongora 178,667 votos con una diferencia 50,036 votos. 

Frente a estas cifras, historias van e historias vienen el caso es solo recordar que sin estrategia los priistas llegan a la sucesión del estado de más a menos…..

Deja un comentario