Clic Para Compartir

Rafael Marín Mollinedo, empresario, servidor público federal, exdirigente de Morena en Quintana Roo y amigo de AMLO

En la sección Política por el 20 octubre 2021 a las 11:03 am

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez

Rafael Fernando Marín Mollinedo, economista de profesión, es director general del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), uno de los principales proyectos de infraestructura del gobierno federal, para comunicar a los puertos de Salina Cruz, Oaxaca y Coatzacoalcos, Veracruz y así cumplir el sueño de muchos desde hace siglos de comunicar a los mercados asiáticos y americanos a través de la región del Istmo de Tehuantepec.

Empresario en Quintana Roo, tiene una antigua amistad con Andrés Manuel López Obrador, incluso antes de que fuera jefe del gobierno del Distrito Federal, a pesar que solo se le relaciona por ser primo de Nicolás Mollinedo Bastar, el famoso Nico, quien se desempeñó como chofer del ahora presidente de la República.

Marín Mollinedo, originario de Teapa, Tabasco, al igual que la esposa fallecida de AMLO, Rocío Beltrán Medina, con quien lo unía una profunda amistad, colabora con el ahora presidente de la República desde el año de 1988 cuando fue candidato a la gubernatura de Tabasco por el Frente Democrático Nacional (FDN).

En la Riviera Maya se le conoce a Rafael Marín Mollinedo, como empresario de frutas y verduras con su empresa Tabana Banana S.A. de C.V., que hizo crecer en toda la zona. En esta empresa tiene un 20 por ciento de las acciones, mientras que el 80 por ciento restante está a nombre de María Amada Mollinedo Valencia.
El funcionario ha declarado a la prensa que llegó a Quintana Roo en 1987 y fundó en 1990 Tabana Banana, “con la que hemos vendido muchas cosas, principalmente yo llegué con el negocio del banano y cultivamos, frutas y verduras, distribución de azúcar”.

Se desempeñó como presidente del Comité Directivo Estatal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Quintana Roo.
A la llegada de López Obrador a la presidencia de la República en diciembre de 2018, Marín Mollinedo fue encargado de dar continuidad a las todavía activas Zonas Económicas Especiales (ZEE), dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que serían sustituidas por la Autoridad para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZEE).

El 24 de junio de 2019 AMLO confirma su nombramiento como director general del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, del cual ya venía fungiendo como encargado.
Marín Mollinedo ya había trabajado con López Obrador en la administración pública, como director de Servicios Urbanos del Distrito Federal, cargo del que se separó en 2005.

Antes de crear su empresa de distribuidora de frutas y verduras en el naciente Quintana Roo, Marín Mollinedo laboró para un despacho de asesores del expresidente José López Portillo, así como en Petróleos Mexicanos (Pemex) institución en la que se desempeñó como coordinador de la Zona de Reclamación en Villahermosa, Tabasco.

El primero de noviembre de 2005 la Agencia de Noticias Proceso, publicó una nota, en la que decía, entre otras cosas, que el entonces jefe de Gobierno interino, del Distrito Federal, Alejandro Encinas, informó que la renuncia de Marín Mollinedo a la Dirección General de Servicios Urbanos, se debió a que se trasladó a Cancún “con el propósito de realizar actividades de proselitismo en su ciudad natal”. En ese entonces López Obrador ya era precandidato a la presidencia de la República por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Marín Mollinedo, en una entrevista concedida a Salvador Canto y publicada en el Despertador de Quintana Roo el 8 de noviembre de 2020, le declaró: “no tengo aspiración a otro cargo, no me interesa y la verdad, yo tengo un compromiso, conozco al presidente desde hace muchos años y sé que no le gustaría que yo me anduviera promoviendo o distrayéndome de mi trabajo, tratando de lograr estructuras o simpatías en el estado de Quintana Roo a estas alturas. Entonces el presidente no me va a soltar, no va dejar que yo me vaya y le deje yo botado el trabajo”.

En esa entrevista recordó que luego de estar de 1987 al 2000 en Cancún, “me invitó el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, a trabajar en el gobierno de la Ciudad de México y estuve con él cinco años y pico, y al concluir la administración me regresé a mi negocio a Quintana Roo. Ahora, desde el 2018 estoy trabajando en el gobierno federal en un encargo muy importante para su gobierno y principalmente para el país, como es el corredor multimodal interoceánico del Istmo de Tehuantepec”.

Recordó: “solamente una vez fui candidato a diputado en Tabasco, en 1988, cuando iniciamos el movimiento con el licenciado López Obrador porque me lo pidieron, pero yo realmente nunca he tenido aspiraciones de ocupar un cargo de elección popular sinceramente y tampoco lo tengo para la gubernatura que es lo que mucha gente me ha estado preguntando, porque yo estoy entregado a este proyecto del Istmo de Tehuantepec que es un reto porque es uno de los compromisos prioritarios de este gobierno y queremos que salga adelante”.

Apenas, el pasado 11 de octubre, concluyó una etapa del trabajo de Marín Mollinedo, en el Corredor Interoceánico, cuando los gobiernos de los estados de Oaxaca y Veracruz, en el marco del Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, como apoyo a los planteamientos del Corredor Interoceánico para contar con insumos y sumar esfuerzos al Programa Istmo, presentaron el estudio «Plan Estructural y Plan Maestro Conceptual del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec», según un comunicado oficial.

Este estudio contiene propuestas, recomendaciones y proyecciones a largo plazo, es decir, hacia el año 2050, las cuales representan un incentivo para la implementación del Programa Istmo; sin embargo, serán considerados conforme a su viabilidad y pertinencia, y no constituyen un instrumento normativo, ni de planeación.
El instrumento rector es el Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, que busca impulsar el desarrollo económico con sentido social, generador de bienestar y que promueva la inclusión de todos los sectores y comunidades, con pleno respeto a la cultura e identidad istmeña y al medio ambiente.

No cabe duda que el encargó que le hizo López Obrador a Marín Mollinedo es de vital importancia para su gobierno, de allí la confianza y lealtad que se tienen mutuamente.
El 15 de diciembre de 2020, se presentó el Informe Final de la Elaboración del Plan Estructural y el Plan Maestro Conceptual del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), en el marco del Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec (Programa Istmo), por parte de la empresa singapurense Surbana Jurong.
El objetivo del Programa Istmo es fortalecer y diversificar la economía de una de las regiones que durante décadas fue dejada al margen de las prioridades del desarrollo nacional, informó el organismo.

Rafael Marín Mollinedo, director general del CIIT, mencionó que “el Programa Istmo está orientado a generar los cambios estructurales indispensables para dinamizar la economía y la sociedad, cubriendo una deuda histórica que el país tiene con el Istmo de Tehuantepec y con la región Sur-Sureste. Para la actual administración, revertir esta situación es un tema prioritario de justicia social”.

Marín Mollinedo agregó que “el proyecto de consultoría se incorpora como una más de las herramientas de apoyo al proceso de instrumentación del Programa Istmo, que propone recuperar la esperanza, la capacidad de imaginar un futuro distinto y recobrar la seguridad de que es posible construirlo”.

Durante la presentación del Informe, el cual es una herramienta que refrenda los estudios y diagnósticos del Programa Istmo, las y los expertos de Surbana Jurong mencionaron que estos planes son una guía para clarificar el ordenamiento de la región, en temas de infraestructura, transporte, ordenamiento territorial y potencial industrial. Mr. Wong Heang Fine, director general de la empresa Surbana Jurong, mencionó que se busca “crear empleos, un ambiente favorable para la inversiones y una mejor calidad de vida para las personas de la región”.
Las proyecciones realizadas muestran que para el 2050, la nueva dinámica regional, a través del Programa Istmo, generará 550 mil nuevas oportunidades laborales y aumentará 16 veces el potencial de la región.

A grandes rasgos, el Plan Estructural considera un plan de crecimiento geográfico, donde se propone la descentralización, diversificación y densificación como parte de las estrategias del desarrollo industrial; y puntualiza estrategias para lograr una conectividad directa y efectiva a través del transporte y la infraestructura.
El Plan Maestro Conceptual considera estrategias de planeación inteligente y flexible, la optimización del terreno y la eficiencia del diseño, como la base de instrumentación de cuatro de los 10 Polos de Desarrollo para el Bienestar que serán los espacios donde se impulsará el potencial de la región a partir de las fortalezas, herramientas y conocimientos locales.

La planeación y diseño del proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, ya está avanzado, la ejecución es harina de otro costal. Rafael Fernando Marín Mollinedo espera la siguiente encomienda de su amigo Andrés Manuel López Obrador.

Deja un comentario