Clic Para Compartir

Siempre sí, 690 kilómetros del Tren Maya, de Mérida a Chetumal serán electrificados

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 10 agosto 2020 a las 8:47 am

Necesariamente Incómoda


**El resto de la ruta será un tren Diésel-Eléctrico; podría llegar a moverse con hidrogeno.
**Costo de la obra ferroviaria tuvo un incremento del 12 % en segundo trimestre de 2020.
Graciela Machuca Martínez
Las voces críticas a proyectos gubernamentales de infraestructura pública, así como de las diferentes acciones institucionales tienen una razón de ser en una sociedad democrática, porque permiten que las autoridades puedan rectificar y rediseñar sus decisiones, como ocurre con el Tren Maya.
En fechas recientes, se informó que este medio de transporte sería movido con diésel por ser económico y para impulsar la producción nacional de este combustible, pero el 6 de agosto el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), organismo público del gobierno federal, encargado de construir el Tren Maya, dio a conocer que este proyecto “siempre ha contemplado la posibilidad de electrificación”.
Por medio de un comunicado de prensa Fonatur dio a conocer que la ingeniería básica desarrollada consideró incorporar la infraestructura del tren eléctrico (postes, cableado y catenarias) a futuro.
Se argumentó que con base en diferentes estudios “cuyas conclusiones han sido recibidas recientemente, Fonatur ha decidido incorporar la electrificación en más del 40% de la ruta al inicio de la operación de todo el sistema, lo que refleja el compromiso del Gobierno de México con la protección del medioambiente y la eficiencia energética”.
Por lo tanto, los tramos correspondientes a la ruta Mérida-Cancún-Chetumal serán electrificados. Esto representa 690 kilómetros de ruta, incluyendo laderos y vías dobles para servicios múltiples. El diseño para estos tramos de mayor demanda prevista se ajustó para incorporar la tracción eléctrica en el material rodante y en la infraestructura ferroviaria.
Además, se aclara que únicamente “se adelanta la electrificación al inicio de operaciones del tren. Para el resto de la ruta, existe la posibilidad de electrificar en un futuro”.
Ante estas nuevas decisiones, Fonatur incorporará la más alta tecnología en el material rodante para el sistema ferroviario dual que operará con trenes híbridos (diésel-eléctrico) y trenes eléctricos.
Los trenes duales conjuntan ambos tipos de tracción. Tienen versatilidad porque una misma locomotora presta servicios en tramos electrificados y no electrificados. Éstos mismos pueden operar en su modo eléctrico y en plena vía hacer el cambio de modalidad y prender el motor diésel-eléctrico para tramos sin cableado ni catenaria. En un momento futuro se podría transicionar (SIC) a locomotoras impulsadas por hidrógeno.
Los ajustes para la electrificación incluyen elección de trenes duales. Éstos pueden funcionar como híbrido diésel-eléctrico o como un tren eléctrico puro que toma la energía de la catenaria y la transmite directamente a los motores de tracción.
Instalación de catenarias a lo largo de la ruta. Éstas son las estructuras auxiliares que sostienen los cables eléctricos a lo largo de la ruta.
Construcción y operación de subestaciones eléctricas a lo largo de la ruta y modificación a la red eléctrica ya existente, en caso de ser necesario. En conjunto con la CFE, se modernizarán y adecuarán las redes que atenderán a la infraestructura ferroviaria.
Fonatur y la Comisión Federal de Electricidad colaboran para materializar este plan en beneficio de las comunidades del sureste.
El Tren Maya incrementa costo para segundo trimestre de 2020
La bitácora que llevo en este espacio periodístico sobre la información que se genera en torno a la construcción del Tren Maya nos permite tener datos que podrán utilizarse posteriormente para analizar y evaluar la obra, así como el contenido informativo que generó el gobierno federal al respecto.
El mismo 6 de agosto, en diversos medios de comunicación, como el periódico El Economista, se dio a conocer que el costo del Tren Maya, al segundo trimestre del año, es de 156,000 millones de pesos, 12% más que lo registrado en abril, debido a que se incluyó el costo de las obras carreteras de los tramos Mérida-Cancún y Cancún-Chetumal, y se le tendrán que sumar, por lo menos, 25,000 millones de pesos de la parte que será electrificada, según Rogelio Jiménez Pons, director de Fonatur.
Sin embargo, durante el primer semestre, se han invertido en la obra 3,079 millones de pesos, de los 24,440 millones de pesos que tiene asignados en el Presupuesto de Egresos.
El titular de Fonatur dijo el jueves 6 de agosto que está dialogando con las autoridades de la Secretaría de Hacienda para que la parte de las ampliaciones carreteras no se incluya en el proyecto ferroviario, de tal forma que el monto de inversión final ronde los 165,000 millones de pesos: los 139,000 millones de pesos que se habíamos mencionado más la infraestructura para alimentar de energía al tren (catenarias y pantógrafos)”.
Desde luego que esto obliga a que se diseñe una nueva licitación, la cual ya está en proceso de preparación, “aunque será lanzada hasta principio del 2021”, dijo Jiménez Pons.
Dicho proceso es el segundo más costoso, luego de la que tiene que ver con el material rodante y sistemas electromecánicos (que se estima en unos 40,000 millones de pesos y sus bases se publicarán el próximo nueve de noviembre).
“Luego de diversos análisis se optó por la parte de electrificación en donde habrá mayor actividad y son los tramos de vía doble, el resto será dual. Tendremos más eficiencias con las catenarias y los pantógrafos en términos económicos en el largo plazo, no en el corto. Ahora aumenta un poco el precio, pero el mantenimiento es más fácil y la planicie de la parte donde está también ayuda. Es una inversión adicional que estamos viendo cómo ajustar”.
Esta nueva información, nos demuestra, como lo he venido advirtiendo que el gobierno federal decidió iniciar la obra del Tren Maya, sin saber en qué se estaba metiendo. Esperemos, como sociedad, que la falta de claridad técnica y financiera, no choque con las prisas electorales del próximo año y que la obra se acelere sin tener los proyectos acabados, porque se trata de una obra que será financiada con recursos de los contribuyentes y ello obliga a la autoridad a dar pasos firmes y no estar cambiando de rumbo cada rato, porque los daños y perjuicios se pagan de la hacienda pública, prueba de ello son las multimillonarias indemnizaciones que está pagando el gobierno de México, por haber tomado la decisión de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.
Protestas sociales contra el Tren Maya se incrementan
Desde Mérida, Yucatán, se nos informa que el próximo 30 de agosto se realizará una marcha en contra del Tren Maya por sus afectaciones patrimoniales y ambientales.
Entre los inconformes se encuentran propietarios de casas que serían afectados con el trazo del tren. Se prevé que asistan personas procedes de diversas ciudades del sureste del país.
De Campeche llegarán habitantes de las colonias Santa Lucía, Camino Real y La Ermita, quienes han integrado un colectivo para dar una lucha legal y política. Hasta el momento han obtenido dos suspensiones provisionales por parte de un juez federal, tienen esperanza que la justicia federal los ampare en definitiva, lo cual sabrán hasta el 24 de agosto próximo.

Deja un comentario