Clic Para Compartir

El EZLN y su rechazo al Tren Maya, a pesar de la “consulta”

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA, Medio Ambiente por el 27 mayo 2020 a las 12:28 pm

Necesariamente Incómoda

Graciela Machuca Martínez
En los actuales discursos sobre la construcción del Tren Maya se van dejando de lado voces opositoras al proyecto que se han venido escuchando desde que el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, los planteó como uno de los ejes principales de su gobierno, una de ellas es la postura del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), así como la de sus aliados que tiene por diferentes partes del mundo. Quiérase o no, estemos de acuerdo con sus argumentos o no, este grupo político, más que armado, presenta argumentos ideológicos y sociopolíticos, los cuales se deben escuchar si decimos que vivimos en un país democrático.
Desde luego que López Obrador no se ha quedado callado y ha manifestado sus desacuerdos con el EZLN, buscando caminos de dialogo, los cuáles aún se ven distantes, quizás por la falta de oficio político de sus asesores del área indígena o porque ya perdieron credibilidad en las filas del zapatismo, luego de integrarse al proyecto político electoral del Movimiento Nacional de Regeneración Nacional (Morena). En esta entrega solo recordaremos las posturas que se fijaron en enero de 2019.
A un mes que el líder de Morena tomara posesión como presidente de México, el EZLN festejó el 25 aniversario de su aparición pública, durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, en esa reunión indígena, el llamado comandante Moisés manifestó que no permitirán “que pase aquí ése su proyecto de destrucción, no le tenemos miedo a su guardia nacional que lo cambió de nombre para no decir ejército, que son los mismos, lo sabemos”.
Reiteró que el EZLN y sus bases: “Vamos a defender lo que hemos construido y que lo estamos demostrándole al pueblo de México y del mundo que somos nosotros los que estamos construyendo, mujeres y hombres, no vamos a permitir a que vengan a destruirnos ¿O sí? La multitud congregada respondió con un No.
En otra parte de su discurso advirtió: “Ahora estamos viendo que viene por nosotros, los pueblos originarios. Esa consulta que hacen, tenemos que decirlo claro, cómo manipulan al pueblo, esa consulta le está pidiéndole permiso, a través de voto, para que nos vengan a atacar a nosotros los pueblos originarios. Ésa es la consulta eso, pero al pueblo le hace falta que se despierte y hoy no vamos a poder más atender los veinticinco años, ya nos cansamos. Están dice y dice, como decimos aquí, entra en su lado derecho en su oído y le sale por su izquierda, o sea, no queda en su pensamiento.
“Eso es lo que hace el nuevo gobierno que está ahora, está consultando a que nos vengan a enfrentarnos, nosotros los pueblos originarios y en especial a nosotros, al Ejército Zapatista de Liberación Nacional con ese su porquería Tren Maya y todavía ponen su nombre de nuestros anteriores”.
En tanto el vocero del Comité Clandestino Revolucionario Indígena, dijo ese primero de enero de 2019, leyó un documento que dice:
“Aquí en los pueblos zapatistas, gobernados por las juntas de buen gobierno y los municipios autónomos rebeldes zapatistas, donde no caben las humillaciones, manipulaciones, engaños, ni mentiras, ni consultas disfrazadas. Por eso no permitiremos ningún proyecto que destruya la vida de la humanidad y la muerte de nuestra madre tierra, porque detrás de todo esto están los intereses de los grandes capitalistas nacionales y trasnacionales”.
El EZLN considera que “Por más que intenten humillarnos con todas las fuerzas represivas, como es la guardia nacional, no descansaremos en defender nuestra madre tierra, porque en ella nacimos, porque en ella vivimos y en ella moriremos”.
Otro párrafo que es preciso destacar de ese documento dice: “Desde 1492 a este 2018, han pasado 525 años de resistencia y rebeldía contra las grandes humillaciones extranjeras y mexicanas; nunca nos pudieron exterminar. Nosotros, los de la sangre morena, color de la madre tierra, reiteramos que aquí estamos y aquí seguiremos”. Esa reunión de conmemoración de los 25 años del EZLN se realizó en el Caracol de La Realidad, Chiapas.
El día 2 de enero de 2019, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le respondió al EZLN y dijo que “está en todo su derecho de manifestarse al respecto de este proyecto, sin embargo, le aclaró que su gobierno tiene el respaldo de la ciudadanía y no buscará ningún conflicto, por lo que estará abierto al diálogo.
“No vamos a caer en ninguna provocación, todos tenemos derecho a manifestarnos y somos respetuosos al derecho de disentir […] Nosotros queremos la paz y la reconciliación, puede haber diferencias, las hay, pero eso no significa que se vaya a caer en una confrontación o en un pleito”, comentó López Obrador, durante su conferencia de prensa matutina.
Días después se dio a conocer una carta suscrita por organizaciones políticas de diferentes estados del país, así como artistas, académicos, investigadores y comunicadores, en apoyo al EZLN, por medio de la cual manifestaron su rechazo a los proyectos del Tren Maya y el Corredor Transístmico, por ser capitalistas y ante los cuestionamientos del gobierno federal a la postura del EZLN en torno al Tren Maya.
“Denunciamos, que la imposición del Tren Maya, el Corredor Transístmico, la Extensión de las Zonas Económicas Especiales, la Iniciativa de Ley para el Desarrollo Agrario y la velada decisión, de convertir a México en “un Paraíso de la Inversión”; representa un PLAN DE CONTRAINSURGENCIA en contra de los pueblos y comunidades indígenas zapatistas, y que más allá de la simulación de la consulta, el “nuevo gobierno” impone políticas neoliberales y capitalistas. Frente a ello, nosotros no sólo declaramos sino que asumimos, que nuestr@s herman@s Zapatistas, nuestr@s herman@s del EZLN, ¡NO ESTÁN SOL@S!, pues en México y el mundo, muchas miradas, pensamientos y palabras, pero sobretodo, Resistencias y Rebeldías, caminamos con la palabra digna y los pasos rebeldes de nuestr@s herma@os zapatistas, en una apuesta de lucha mundial contra el capitalismo y el patriarcado”.
Recordaron que cuando las izquierdas del mundo habían bajado sus banderas tras la caída del muro de Berlín, la aparición sorpresiva del EZLN les devolvió el aliento, la inspiración y la moral de combate. Cuando Salinas de Gortari se perfilaba como “el Gorbachov mexicano” y la izquierda no tenía manera de afrontarlo, el alzamiento armado del EZLN, justo cuando entraba en vigor el TLCAN, el 1o de enero de 1994, derrumbó al falso ídolo neoliberal.
También se hace referencia a que el 9 de febrero de 1995, con Esteban Moctezuma al frente, el gobierno de Ernesto Zadillo, concretó la traición al EZLN, argumentando, la “preparación” de acciones violentas contra su gobierno y reveló la supuesta “identidad” de los dirigentes zapatistas, contra quienes se libraron órdenes de aprehensión, cateos, detenciones y mientras tanto, el Ejército mexicano, avanzaba sobre un gran número de poblaciones zapatistas.
El 16 de febrero de 1996, el Gobierno Federal y el EZLN, suscribían históricamente los Acuerdos de San Andrés, Sakam’chen, de los Pobres. Con la firma, el Estado mexicano, parecía reconocer los derechos colectivos y cultura de los pueblos indígenas. Este inédito proceso de diálogo, elevaría a rango constitucional los derechos colectivos de los pueblos indígenas. Empero, esto nunca sucedió. Es decir, el Estado Mexicano y la clase política, incluidos los que hoy gobiernan, faltaron a su palabra, traicionaron, afirma la misiva.
El 1 de diciembre de 2000, Vicente Fox toma posesión y el EZLN, anuncia ese mismo día, la Marcha del Color de la Tierra, que tres meses después, “echaría abajo la indiferencia del impostor, y pondría de nueva cuenta, en la agenda política, la voluntad de diálogo y la búsqueda de un acuerdo que pudiera reconocerse en el marco constitucional, esto jamás sucedió, y como una traición más, el día 28 de abril de 2001, el gobierno de Fox, promulgó la Reformas Constitucional en materia de Derechos y Cultura indígena, que nada tenían que ver con los Acuerdos de San Andrés, por lo tanto, el EZLN se declara en resistencia y rebeldía”.
Quienes suscribieron, añaden que frente a la traición, “común denominador del Estado mexicano, en agosto de 2003, nace la “Autonomía” de los pueblos y comunidades indígenas zapatistas, nacen los “Caracoles Zapatistas” y nacen las “Juntas de Buen Gobierno”; es decir, nace la esperanza de “Otro Mundo es Posible”, y nace por consecuencia, el hecho más “subversivo” y más importante “referente mundial de autonomía y construcción colectiva”, la organización zapatista”.
Manifiestan que las y los zapatistas “han sido críticos de toda la clase política, incluido el actual presidente. El tiempo les ha dado la razón sobre lo que han dicho de todos ellos. En el marco del 25 aniversario del alzamiento zapatista, han alzado su voz para decir: “aquí estamos”, “resistimos”, “vamos a defender lo que hemos construido” y “no vamos a permitir, que vengan a destruirnos”, es su derecho decirlo y nosotros estamos con ell@s.”
Entre quienes firman la carta se encuentran la Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Antipatriarcal con el CIG, Colectivos, Organizaciones, Redes de Apoyo al CIG, individuos y adherentes a la Sexta, Regeneración Radio, Sexta Obrera/UAM Azcapotzalco, UPREZ Benito Juárez, La Voz del Anáhuac, Sexta Azcapotzalco, Café “Zapata Vive”, Colectivo Aequus, Colectivo Chanti Ollin, Colectivo Plantón por los 43, La Bisagra, Coordinacion de Familiares de Víctimas de la Violencia en la UNAM, Colectivo Gaja, Colectivo Ve’Ñuu Savi, Medio Libre Noticias de Abajo, Comunidad Indígena Otomí residente en la CDMX, Frente por el Derecho a la Salud, Colectivo Zapatista, Neza, Movimiento Multisectorial de Trabajadores, Resonancias Radio, entre una veintena más de organizaciones prozapatistas en diferentes regiones del país.
El proyecto del Tren Maya ya empezó a caminar, los tramos ya están distribuidos, los recursos planeados, desde luego que el gobierno federal ya debe tener una estrategia para hacer frente a las voces discordantes como la del EZLN, ambientalistas, antineoliberales por convicción ideológica, así como los pueblos originarios de carne y hueso, los cuales aún no han sido considerados como descendientes de la cultura Maya, todo ello, a pesar de la consulta.

Deja un comentario