Clic Para Compartir

Gobierno federal declara desierto concurso del tramo Cancún-Tulum

En la sección Turismo sin Fronteras por el 9 septiembre 2020 a las 11:34 am

Necesariamente Incómoda

**Tren Maya se quedará con más del 90 % del presupuesto 2021 para turismo.
**ONU-Habitat y sus contribuciones al Proyecto del Tren Maya para Mérida.
Graciela Machuca Martínez
Conforme van pasando los meses y avanza el proceso de licitación de las obras del Tren Maya, la tarea del gobierno federal, al respecto, se va complejizando y la piel de las personas servidoras públicas encargadas del megaproyecto se va volviendo más sensible, quienes aprovechan la mínima oportunidad para descalificar a grupos opositores al proyecto o a sectores críticos como los medioambientalistas, periodistas y medios de comunicación que ejercen su derecho a expresarse y disentir.
Como quedó documentado recientemente, cuando el director General del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, orquestó una campaña negra en contra de organizaciones civiles y medios de comunicación, a quienes acusó que desde el extranjero les pagaban para atacar al proyecto del Tren Maya, lo cual le fue desmentido horas después, pero, como lo comenté en otra entrega, ya había involucrado al presidente de la República en acusaciones que no las pudo sostener.
Hace unos días señaló de hipócritas a los ambientalistas que cuestionan al proyecto, quienes, según él, nada hicieron cuando las carreteras que atraviesan la selva maya se ampliaron. Desde luego que él le pagan por defender al proyecto, pero como servidor público, cuyo salario proviene de la hacienda pública debe escoger sus batallas y no dedicarse a dar sombrerazos sin ton ni son, debe guardar las energías para cuando tenga, por ley, transparentar y rendir cuentas el enorme presupuesto que el presidente de la república ha puesto en sus manos.
Ante tanta presión, ya que de promotor de turismo pasó a constructor de un tren, a Fonatur se le está haciendo bolas el engrudo, porque de última hora, a pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador ya había dado su bendición, tuvo que declarar desierto el concurso público del tramo 5 que irá de Cancún a Tulum, al considerar como no solvente la oferta económica del único consorcio que presentó una propuesta para esta vía.
La propuesta económica del consorcio –por más de 16,750 millones de pesos (mdp), incluyendo IVA– no reunió los requisitos solicitantes en las bases generales, de acuerdo con el fallo publicado en la plataforma CompraNet.
La propuesta del Tramo 5, de 121 kilómetros, fue desarrollada por Greenfield SPV VIII en participación conjunta con BlackRock México Infraestructura II; Promotora y Desarrolladora Mexicana; Promotora y Desarrolladora Mexicana de Infraestructura; PRODEMEX Construcciones y Constructora de Infraestructura Nacional.
El presidente negoció hasta el último momento con BlackRock
López Obrador defendió a BlackRock hasta el último momento, durante su conferencia del día 7 de septiembre dijo: “En el Tramo 5 venía haciéndose un trámite desde el 2017 para una llamada APP, precisamente con BlackRock, porque no es para el Tren, sino para ampliar la carretera de Tulum a Cancún, de modernización de Tulum-Cancún mediante un financiamiento de este sistema APP. Estamos revisando la propuesta y es en efecto BlackRock que tiene fama de abusar.
“Es el fondo de inversiones más grande del mundo y por otro lado, en mi experiencia, han llegado a tener acuerdos. Por ejemplo, me tocó participar en la reestructuración de la deuda de Argentina y fue con ellos, BlackRock. Y la quita que hicieron a la deuda de Argentina fue considerable, casi la mitad de la deuda”, argumentó el presidente de México.
Además, comentó: “Conozco al presidente de BlackRock, del Consejo de Administración, llevamos buena relación con este financiero, coincidimos porque él también es politólogo, no es economista. Entonces, ahora estamos viendo lo del Tramo de Cancún-Tulum, pero no vamos a pagar más que el financiamiento que requiere el Gobierno cuando solicita deuda; es más ni queríamos aceptar las condiciones de las famosas APPs. Lo haríamos si nos sale igual que la deuda soberana que paga Hacienda, si es mayor no”, señaló.
Con este discurso, Fonatur y los embajadores plenipontenciarios de la Presidencia volverán a sentarse con los negociadores de BlackRock para replantear la propuesta, porque al fin de cuentas, aunque el gobierno no quiera contratar la magnitud de la deuda propuesta, el consorcio, entre sus haberes tiene la concesión del tramo carretero por donde se pretende que pase el trazo del tramo 5 del Tren Maya.
El Tren Maya se quedará con más del 90 % del presupuesto para turismo
El gobierno federal y en particular Fonatur, ya tienen un nuevo frente político que sortear, por lo menos de esta fecha a que la Cámara de Diputados Federal apruebe el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021, porque el proyecto considera que para el Ramo 21 de Turismo, clave para la reactivación económica posterior a la pandemia, se propusieron 38 mil 613 millones 400 mil pesos, un 645.5 por ciento más que en 2020, principalmente para seguir financiando al Tren Maya, lo que en un periodo preelectoral no le traerá muchos adeptos al partido del Presidente, en aquellos sitios turísticos que se quedarán sin recursos para su rescate económico.

En el Paquete Económico 2021 se dice: “Para el proyecto Tren Maya se tiene previsto la ejecución de 36 mil 288 millones de pesos para 2021, los cuales permitirán generar un impacto directo en el empleo, la protección del medio ambiente y el ordenamiento territorial, además de potenciar la derrama económica del turismo en la región de la península de Yucatán, a través de la modernización y el fortalecimiento del transporte ferroviario en el sur-sureste del país”. Lo que significa que solo unos dos mil millones de pesos serán para reactivar el turismo en el resto del país.
ONU-Habitat y sus contribuciones al Tren Maya en Mérida
Para continuar integrando la crónica de este proyecto gubernamental, registraremos que el pasado 4 de septiembre se dio a conocer como parte de la actualización del Programa Municipal de Desarrollo Urbano de Mérida, llevada a cabo por el IMPLAN, ONU-Habitat ha desarrollado estudios técnicos del Tren Maya para facilitar su integración en el proceso de planeación municipal y posteriormente en la planeación metropolitana a cargo del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (IMDUT).
El documento, elaborado por la referida agencia de la ONU, contiene un análisis de proyectos similares y casos de éxito en ciudades de Europa, América y Asia; un diagnóstico de la ciudad de Mérida, proyecciones y posibles impactos ante el inicio de operaciones del Tren Maya; delimitación del polígono de actuación -alrededor de la estación y de las vías-; lineamientos de intervención urbanística para implementar medidas que mitiguen el impacto y potencien los beneficios, así como identificación de otros proyectos alrededor de la estación, como áreas verdes, zonas peatonales y de servicios, entre otras.
ONU-Habitat sostiene que “los impactos derivados del trazado del Tren Maya y de su propia actividad hacen necesario que los municipios localizados en su recorrido deban elaborar o actualizar sus instrumentos de planeación para que estos se adecúen a la nueva situación. Lo anterior, con el fin de garantizar que los beneficios a mediano y largo plazo alcancen a toda la población y que el proyecto responda a las necesidades de los municipios”.
El organismo aclaró, que en el caso de Mérida, “la actualización del PMDU estaba prevista previo a la presentación del proyecto del Tren Maya, si bien se ha aprovechado para analizar su integración en el proceso de planeación, así como para revisar estudios y proyectos previos, además de leyes y reglamentos para la intervención urbanística y posibles riesgos en cuestión de movilidad, impacto ambiental, social y urbano”.
Tras compartirse con el IMPLAN, los estudios se han incorporado como anexos de la propuesta de actualización del PMDU, que se encuentra en la actualidad en la fase de audiencias públicas. Posteriormente, el IMPLAN los analizará junto con el Consejo Municipal de Ordenamiento Territorial, Desarrollo Urbano y Vivienda para, enviar luego el PMDU al Cabildo para su aprobación, prevista para el mes de diciembre, de acuerdo a un comunicado de ONU-Habitat publicado en su página Web.
Detalla, que de forma paralela a este proceso, “Fonatur y ONU-Habitat organizarán actividades de participación ciudadana, con la finalidad de socializar y posteriormente validar los estudios técnicos realizados y que estos se incorporen en el nuevo PMDU del municipio de Mérida. El primer proceso participativo tuvo lugar el pasado 14 de agosto en modalidad virtual, debido a la actual situación de pandemia por COVID-19”. Desde luego que la ciudadanía de Mérida tiene la palabra.

Deja un comentario