Clic Para Compartir

Luis Alegre, candidato del Yunque a la gubernatura de Quintana Roo

En la sección LA COLUMnita NECESARIAMENTE INCOMODA por el 16 septiembre 2021 a las 8:13 am

Necesariamente Incómoda


Graciela Machuca Martínez


Luis Javier Alegre Salazar, es el candidato del Yunque para gobernador de Quintana Roo. Actual militante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se desempeñó como diputado plurinominal por la Tercera Circunscripción de la LXIV Legislatura Federal del 29 de agosto de 2018 al 31 de agosto de 2021, pero desde meses atrás de que concluyera su función como legislador morenista, ya tenía una nueva meta en su carrera política, la candidatura al gobierno del estado de Quintana Roo, pero no por Morena, sino por el Partido Acción Nacional (PAN) y de los partidos políticos que vaya en coalición para los comicios estatales del primer domingo del 2022.


El proyecto político de Alegre Salazar forma parte de un proyecto más amplio que ejecuta a nivel nacional la ultraderecha que participa dentro del panismo y que ha visto en Quintana Roo una tierra firme para consolidarse, no solo porque actualmente el PAN tiene a su cargo la gubernatura de la entidad, sino por el fuerte financiamiento que recibe de empresarios, fundaciones y de la clase política que están dispuestos a impedir que el proyecto de Andrés Manuel López Obrador se extienda a Quintana Roo y al vecino estado de Yucatán, dos importantes bastiones del panismo a nivel nacional.


Pero la candidatura de Luis Javier Alegre Salazar puede ser un proyecto personal y de su padre, el empresario radiofónico, Gastón Alegre, a quien AMLO le debe muchos favores, pero dentro de las filas de Morena ese proyecto no se puede hacer realidad, debido a que los lugares para las precandidaturas morenistas ya están ocupados, por personas que han demostrado ganar en las urnas voto por voto por el principio de mayoría, mientras que Alegre Salazar obtuvo la diputación como una concesión y por ello lo enviaron en los primeros lugares en la lista plurinominal de la Tercera Circunscripción para los comicios del primero de julio de 2018.


Desde la llegada de Carlos Joaquín González a la gubernatura de Quintana Roo, el 25 de septiembre de 2016, la cercanía de Luis Alegre con su gobierno se hizo evidente, incrementándose la relación al llegar a la diputación federal, convirtiéndose en el acompañante imprescindible del gobernador, así como de los integrantes del gabinete estatal, se convirtió en un elemento más de la decoración de toda actividad del gobierno estatal.


Sabedor que no tendría cabida en la lucha por la gubernatura al interior de Moreno, decidió hacerse presente y necesario dentro del proyecto del PAN en Quintana Roo, que lleva como aliados al PRI y a PRD, no como una decisión de las cúpulas estatales, sino por la línea emitida desde las dirigencias nacionales.
Ahora que se hizo pública la relación entre la ultraderecha panista, los neoliberales del PAN, PRI y PRD, con el partido ultraconservador español Vox, empezaron a sonar las alertas sobre la defensa de los intereses de las empresas españolas en estados como Campeche, Yucatán y Quintana Roo, las cuales buscan seguridad para sus capitales a través de la experiencia de injerir e infiltrarse en la política de otros países.


La Cámara Española de Comercio en México (Camescom) destacó que datos de la Unidad de Inteligencia Económica Global de la Secretaría de Economía señalan que México cuenta con una inversión comprometida para este 2021 de 1,024 mmd por parte de empresas de capital español.


Proyectos como el Tren Maya, el corredor Transístmico, la construcción de tramos carreteros, hospitales, infraestructura hidráulica o el Sistema Aeroportuario de la Ciudad de México, cuentan con presencia de inversión española constante y con una visión a futuro; así como la transferencia de tecnología que aplican en el desarrollo sus actividades.
El organismo empresarial español en México, refiere que dichos proyectos tienen impacto en diversos Estados de la República como Hidalgo, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Chiapas, Estado de México, Oaxaca , Guerrero, Ciudad de México y la región del Bajío. Es en estos estados donde las empresas españolas llevan a cabo la implementación de buenas prácticas aplicadas en los proyectos estratégicos del país.


El periodista Carlos Ramírez, desde su columna Indicador Político, que el PAN “aparece como el organismo articulador de los grupos de derecha que han pululado en el régimen político priísta del nacionalismo revolucionario: el Yunque, el MURO de Diego Fernández de Cevallos, los Tecos de Guadalajara, la Asociación Católica Mexicana de la iglesia en los sesenta como pivote contra el efecto en México de la Revolución Cubana (la novela Redil de Ovejas de Vicente Leñero retrata esa época), la Asociación de Padres de Familia hoy en la Alianza PRI-PAN-PRD-Coparmex, los resabios del inexistente Partido Demócrata Mexicano como refugio sinarquista, las viejas formaciones nazis dormidas en los repliegues del PAN y las fundaciones estadounidenses financiando a la derecha mexicana”.


Luis Alegre no solo tiene dinero y la empresa radiofónica de su padre, el empresario Gastón Alegre, para contender por la gubernatura de Quintana Roo, sino, además, una red de empresarios nacionales y extranjeros con intereses en toda la Península de Yucatán, personas servidoras públicas en los poderes Judicial, Legislativo y Ejecutivo de Quintana Roo, más sus alianzas con grupos de poder político y económico a nivel nacional, sin olvidar que formaría parte del grupo de candidatos a gobernador opositores a Morena, pero con luz verde por parte de Andrés Manuel López Obrador, como ya se están documentando casos en Oaxaca e Hidalgo.
Esta red de alianzas, ubica a Luis Alegre como el candidato idóneo para que salga a defender los colores de la ultraderecha del Yunque que opera dentro del PAN, corriente ideológica que se ha convertido en la tabla de salvación de los neoliberales al interior del mismo PAN, PRI y PRD, que han ido perdiendo el control del país, conforme avanza el gobierno de la Cuarta Transformación.


Este tema lo seguiré abordando en este espacio de manera recurrente, porque se trata de un proyecto político que se ha ido fortaleciendo a través de los años, independientemente que Luis Alegre aún sea militante de Morena, partido en el que ya no le dejaron lugar, pero su perfil, relaciones políticas y empresariales, así como la coyuntura nacional entre El Yunque y el Partico Vox, terminan ubicándolo como el abanderado del PAN, PRI y PRD, partidos que solo tienen la posibilidad de ganar la gubernatura con él, con nadie más.


La senadora panista por Quintana Roo, Mayuli Martínez Simón, ha declarado abiertamente su decisión de buscar la candidatura al gobierno de Quintana Roo, pero en sus primeros intentos de destacar a nivel nacional, fue duramente cuestionada, precisamente al firmar la Carta Madrid promovida por el Partido Vox y la ultraderecha mexicana, a pesar, que después se deslindó y minimizó los efectos de la alianza entre el partido conservador español y el PAN.
En Quintana Roo, la ultraderecha empresarial y política sabe muy bien que sola no gana la gubernatura, pero si en alianza con los grupos neoliberales representados al interior del mismo PAN, del PRI y del PRD, así como de las cúpulas empresariales a nivel nacional, que saben muy bien que Quintana Roo es la entrada a México de capitales extranjeros, los cuales tienen que proteger y para ello deben frenar y revertir la expansión del proyecto político y económico de López Obrador no solo en la Península de Yucatán, sino en estados como Veracruz, Tabasco, Campeche y Chiapas, donde ya gobierna Morena, además, de Oaxaca, donde habrá elecciones para la gubernatura en el 2022.


Una muestra que Luis Alegre ya tiene su equipo operador para su proyecto político emanado de organizaciones como El Yunque, es el hecho que su abogada para litigar el caso de violencia familia y divorcio de su esposa, es nada más ni nada menos que la abogada Araceli Andrade Tolama, nada más ni nada menos la abogada de Lidya Cacho, vinculada al PAN desde que llegó a residir a Cancún y quien forma parte de los grupos representativos de la ultraderecha en la entidad, además, quien oculto y omitió difundir casos de pederastia de empresarios en Quintana Roo, mientras publicitaba internacionalmente las acusaciones de otros empresarios y políticos.


Andrade Tolama es egresada de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, dos años después de terminar sus estudios, se trasladó a Cancún donde se integró al equipo de Lidya Cacho, después como litigante se vinculó a grupos empresariales de ultraderecha. Ahora defiende a Luis Alegre en un litigio que éste sostiene con su esposa por violencia familiar, la cual niega en todo momento, al argumentar que la sociedad quintanarroense no aceptan como titular del Poder Ejecutivo Estatal a un violentador.

Deja un comentario